¿Capitalismo o manipulación salvaje?

frase-por-la-ignorancia-se-desciende-a-la-servidumbre-por-la-educacion-se-asciende-a-la-libertad-diego-luis-cordoba-136334

En términos generales, yo creo que la libertad es imposible sin RESPONSABILIDAD. Y a la vez, la responsabilidad es imposible sin EDUCACIÓN. Y ahí es donde radica el problema del capitalismo, digamos ideal: Necesita que la gente esté “educada”.

Yo entiendo “Educación”, no como un concepto MORAL, sino como un concepto PRÁCTICO, para facilitar la vida de cada INDIVIDUO, sin olvidar su pertenencia a una SOCIEDAD. Es decir: No es más listo el que fastidia a su semejante en beneficio propio, porque en definitiva, esa otra persona es, un posible aliado en el futuro y, si también está instruido, esa persona detectará la “inmoralidad” previa y no le ayudará en el futuro. Esto es sólo la punta de iceberg de una teoría filosófica muy personal y basada en el “todos somos uno y uno somos todos”.

Pero como todo ideal, esta sociedad capitalista ideal, nunca será real. Pero, también con el tema del Idealismo, el que nunca se alcance plenamente, no significa que no “haya que poner rumbo hacía él”.

¿Qué hacer en sentido práctico? Pues muy sencillo: Actuar de forma NATURAL. Es decir, dejar que la gente se ENFRENTE A LA CRUDA REALIDAD de la vida para que, de esa forma, tenga motivaciones reales para progresar.

“La necesidad agudiza el ingenio”, fabulosa cita…

De ese enfrentamiento contra la Realidad, nacerá irremediablemente, la propia necesidad educativa, y el rumbo hacia una sociedad capitalista muy instruida (y por lo tanto, muy justa) ya se habrá puesto.

El concepto de ideal capitalista es realmente SIMPLE… y complicado si no se entiende y se insiste en recetas absurdas que, en lugar de apostar por la NATURALIDAD de la “crudeza de la vida”, se insiste en mentir a la gente, al decirle que tiene una serie de derechos, inventados por los que quieren mantener a la sociedad en la pobreza indefinidamente, al haber acabado con su instinto natural de evolucionar y mejorar día a día.

Como conclusión, NO existe eso que algunos llaman “capitalismo salvaje”. Lo que existe es la manipulación salvaje, que va de la mano de mantener a la gente ignorante (no educada) y que así necesite a un “papá-Estado” que sea el que dirija a la sociedad ignorante por el “camino de la luz y del bienestar”… Nada más absurdo, mentiroso y manipulador, por supuesto. Eso sí que es verdaderamente salvaje.

Querer es poder

el-que-quiere-llegar-busca-caminos-el-que-no-siempre-excusas
A mis 45 años he conseguido superar con creces (8.4 de nota final) un curso tecnológico (Machine Learning) muy complejo e intensivo, impartido on-line por una de las mejores universidades del mundo (Caltech).
 
No soy ni muy inteligente ni estoy forrado de pasta (el curso era casi gratuito), ni tengo ninguna otra especial característica personal. Sólo mi VOLUNTAD y mis ganas de VALERME POR MI MISMO, para no tener que depender de nadie, y mucho menos de nuestro captor esencial: El Estado.
 
Perdonad la falta de humildad, pero si en España hubiera sólo un poco de esos “ingredientes mágicos”, otro gallo cantaría.
 
En lugar de eso, España está plagada de “nenazas lloricas” que no hacen más que suplicarle al Estado que les permita vivir en condiciones. Eso sí, meten mucho ruido, y nos están llevando a ruina económica, social y cultural. Un auténtico desastre que aún está por llegar si, como parece, esta tendencia social no cambia rápido.

La alternativa a la democracia

frase-la-democracia-no-es-mas-que-una-dictadura-elegida-por-el-pueblo-no-nos-enganemos-bob-marley-121127

Ser demócrata implica aceptar que la sociedad puede aplastar los intereses individuales de cualquiera, si con esa acción la mayoría va a salir ganando… ¿Puede haber actitud más ruin?!

Sí, existe una alternativa al “menos malo” de los sistemas de gobierno: Que no haya gobierno.

Habría que dejar que cada individuo sea EDUCADO en total RESPONSABILIDAD de sí mismo, para hacerse cargo de su vida al 100%, aprendiendo a CONVIVIR realmente, RESPETANDO los derechos de los demás individuos y COOPERANDO con ellos para obtener mutuamente aquello que necesitamos para ser… FELICES…

En todo el proceso descrito anteriormente, no hace falta ningún Estado, coaccionador y desestabilizador de la verdadera naturaleza e intereses Humanos.

No, ya no me considero demócrata… La democracia es la dictadura del pueblo; un pueblo, además!, ignorante que no duda en aplastar los derechos esenciales de cualquier minoría, aunque sea la de un sólo individuo.

A partir de ahora me declaro abstencionista… Quizás algún día toda la sociedad se de cuenta de esta gran farsa y los Estados, como acaparadores de poder absoluto, queden ilegitimados por siempre jamás. Evidentemente, soy consciente de que eso, hoy por hoy, es una gran utopía. Pero no me distingo por ser demasiado pragmático en temas profundos. Prefiero seguir mis razonamientos personales y meditados.

Eternidad versus Humanidad y Cotidianidad

el-amor-nace-con-vocacion-de-eternidad

Siempre se nos plantea el concepto de Eternidad como algo muy alejado de nuestras vidas cotidianas. Sobre todo para los laicos y ateos, la eternidad es algo irreal, o cuando menos, tan subjetivo que no puede estar en ningún tipo de debate formal. Yo no lo creo y además creo que la Eternidad tiene una implicación importantísima en nuestro día a día y por lo tanto, en nuestro propio carácter, actitud, principios… Nuestra personalidad en definitiva. No es un debate sin sentido, ni mucho menos. Veamos.

El egoísmo

A efectos filosóficos yo soy de los que no cree en el Egoísmo. Yo creo más bien que todo lo hacemos por “puro y duro” interés personal, incluso cuando ese interés es ayudar a nuestro prójimo. La razón es que, sean cuales sean nuestros ideales vitales, lo que está claro es que buscan nuestra propia felicidad. La cuestión se reduce pues, a decidir qué nos hace felices a cada uno: A una persona le hará feliz un buen coche y a otro ayudar a los demás, por poner dos ejemplos muy simples pero evidentes.

Por lo tanto, no hay egoístas sino, hasta cierto punto, “opciones vitales”. Pero ese “hasta cierto punto” intenta subrayar que “no todo vale” para llegar a la felicidad personal. Y ese límite se establece, casi milagrosamente, considerando un concepto intrínseco a la propia Vida que, por desgracia, muy poca gente lo tiene asimilado: Todos somos uno y uno somos todos, y además eternamente; es decir que no sólo estamos intrínsecamente unidos a nuestros semejantes ahora, en vida; sino también después de nuestra muerte… Es decir, somos realmente eternos…

La Eternidad

Hay muchas evidencias científicas que nos encaminan hacia la consideración de que somos realmente eternos (no metafóricamente). La más evidente es que la biología podría generar individuos “biológicamente eternos”. Es decir, morimos porque así lo decide nuestro cuerpo. TODAS las células de nuestro cuerpo se renuevan muchas veces durante toda nuestra “vida biológica” (incluso las neuronas), hasta que esas células deciden dejar de renovarse.

Hay muchas paradojas relacionadas con el anterior hecho científico, como es el hecho de que nosotros realmente morimos “físicamente” varias veces en nuestra vida y ni siquiera nos damos cuenta; puesto que nuestro cuerpo “físico” desaparece varias veces antes de nuestra “muerte final” porque TODAS las células que lo componen mueren antes de ese momento… Curioso, ¿verdad?

Pero también hay una contradicción esencial importante: ¿Cómo se explica que sea la Vida la que programe nuestra muerte al dejar de auto-regenerarse las células? Sólo existe una explicación a esta otra paradoja: Que eso no sea cierto… Es decir, esa contradicción sólo puede ser explicada considerando que nuestra muerte no es tal, sino una etapa más de la Vida, ya considerada como un “todo”, que nos aglutina junto a todos nuestros antepasados y a nuestros descendientes en un único Ser… Y eso, incluye no sólo a los seres vivos humanos, sino al resto de seres vivos también…

La ignorancia nos conduce al egoísmo

Yo creo que lo que todos entendemos cotidianamente como Egoísmo, no es más que ignorancia sobre nuestra propia “naturaleza vital”: Si somos aparentemente egoístas es sólo porque no conocemos las verdaderas raíces de nuestro ser. Y una de las más importantes es nuestro carácter eterno, tal y como he expuesto.

Uno de los efectos más claros de ese “egoísmo ignorante” es que, al no considerar nuestra naturaleza eterna, nuestras acciones están diseñadas para “80 años vista”, o el tiempo que pensemos que nos quede de vida, sin importarnos lo que sucederá después, porque después realmente no existiremos, en ningún sentido o aspecto. La ignorancia es pues, la verdadera y esencial fuente de egoísmo en la sociedad, sin duda.

Las personas que, de un modo u otro, consiguen asimilar que sus vidas no acaban nunca, son las que realmente se preocupan de hacer lo correcto según sus ideales, incluso aunque esos ideales atropellen sus propios intereses personales actuales. Por eso, no existen ideales reales si no se cree en la eternidad de algún modo. Es decir, no hay modo objetivo de que una persona sea “de fiar” si no cree en la eternidad.

El ejemplo del moribundo

Pongamos un ejemplo extremo pero muy gráfico: ¿Podemos realmente confiar en la palabra de un moribundo que no cree en algún tipo de eternidad? No, por supuesto que no. ¿Por qué vamos a confiar en la palabra de una persona que cree que no va recibir ningún tipo de represalia por sus errores propios? ¿Qué interés real puede tener esa persona que cree que haga lo que haga, ella misma no va disfrutar de su acierto o no va a sufrir por su error?

Habrá quien responda que la creencia en el Amor es una alternativa a la de la Eternidad, y que ese moribundo sería una persona “de principios” sólo porque ama a su prójimo; a sus hijos, por ejemplo. Pero haciendo una introspección profunda, nos daríamos cuenta de que la naturaleza última del amor es la creencia en la eternidad. Por ejemplo, ¿qué sentido tiene desear la felicidad a nuestros hijos una vez nos hayamos muerto si no vamos a “conocer/disfrutar” de su felicidad de ninguna forma? De nuevo, no tiene ningún sentido final y real para un “no creyente en la eternidad”.

Lo que ocurre es que, sobre todo cuando se acerca el momento de nuestra muerte, todos creemos en la existencia de “algo más”. Si una persona muere con la firme convicción real de que no hay nada después, su muerte es necesariamente una etapa extremadamente angustiosa, básicamente porque ya no tiene sentido que ame a nadie… Y ese absurdo absoluto sobre algo tan importante como es el amor, le hace asimilar el concepto de eternidad, aunque sea inconscientemente… Se podría llegar a decir que creer en la Eternidad es creer en el Amor y viceversa. De ahí nacen muchas equipararaciones religiosas entre Eternidad y Amor.

Otra evidencia de que la Eternidad es una realidad, es que está impresa en TODOS los seres vivos a excepción del Ser Humano…  Para un animal cualquiera, no existe el concepto de muerte. Hasta ahora yo pensaba que eso nos hacía más inteligentes que ellos, pero ahora me doy cuenta de que lo estúpidos somos nosotros, al haber considerar lo contrario.

 

Consciencia versus Eternidad

La principal réplica de los “no creyentes en la eternidad” es que no somos conscientes después de morir… Aunque ese es un debate mucho más complejo, donde discutir la verdadera esencia o definición de Ser Humano (los únicos seres creemos en la muerte como un fin absoluto), puedo dar algunos puntos importantes. En este debate debería aparecer la excesiva importancia que le damos a nuestra consciencia, nuestra forma de percibir nuestra propia existencia.

Si lo pensamos detalladamente, ¿tiene realmente tanta importancia ser conscientes de nuestros actos para decidir que vivimos o no?… Es decir, si el problema para aceptar que no existe la muerte es que después de ella no somos conscientes de nada, habría que preguntarse algunas cuestiones importantes:

  1. ¿Qué papel juega la inconsciencia en todo este juego de la vida y la muerte? ¿Es posible que esos seres que nos reemplazan tengan un tipo de inconsciencia heredada de forma genética? Yo creo que es mucho más que probable. De hecho, la intuición o el instinto se podría considerar que forman parte de esa inconsciencia heredada genéticamente…
  2. ¿Mueren y vuelven a nacer realmente aquellos individuos que, por las causas que sean, no recuerdan NADA de su pasado a partir de cierta fecha y que, por lo tanto, no tienen consciencia de su vida pasada? La respuesta es obvia pero sus implicaciones muy importantes: La consciencia no es realmente un factor decisivo a la hora de valorar si se vive o no…
  3. Realmente no es cierto que nosotros tengamos asimilado el concepto de muerte. Al menos no tanto como los laicos y ateos piensan. Es decir, el hecho espiritual es intrínseco a la naturaleza del Ser Humano y eso se demuestra en que desde siempre el Ser Humano ha necesitado creer en la Eternidad, aunque no supiera como demostrar su existencia. La razón de esta obstinación es que realmente es cierto: La Eternidad realmente existe, aunque posiblemente nunca conseguiremos demostrar ese hecho de una forma totalmente lógica y científica. Por eso existen las religiones.

La Eternidad en nuestro día a día

Volviendo a las implicaciones cotidianas que tiene no creer en la Eternidad y siguiendo el razonamiento expuesto, un “no creyente en la eternidad” se convierte en una persona cada vez más egoísta a medida que su vida se va consumiendo; porque sus intereses reales cada vez tienen más corto plazo y más allá de este plazo, no tiene realmente ningún interés en nada, porque según estas personas, ellos desaparecen total y absolutamente.

Este razonamiento nos lleva a pensar que la creencia en la eternidad de los seres vivos debe forzosamente ser un parámetro muy importante en la personalidad de cualquier individuo. Porque los que tenemos este “horizonte vital eterno” consideramos todos los factores a la hora de tomar decisiones, no sólo el “aquí y ahora”, sino también el “allí y mañana”… Y ese “allí” podría estar a millones de kilómetros de distancia y ese “mañana” a muchos milenios vista…

Conclusiones

¿Qué pasaría si todos nosotros tomáramos consciencia de nuestra vida eterna?

  • Respeto máximo entre nosotros…
  • Cooperación máxima por lograr un futuro mejor para nosotros mismos…
  • Respeto a todas las otras criaturas del mundo, que ahora ya no serían ajenos a nuestra propia esencia, sino nosotros mismos…
  • Abolición de sentimientos artificiales creados para unirnos ante la ausencia de eternidad, como son el patriotismo y los nacionalismos…
  • Abolición de las leyes y las religiones, como mecanismo artificiales de dotarnos de principios universales para mantener la paz y la justicia…
  • Se acabarían las luchas de las dos tendencias esenciales en política: Los que luchan por la sociedad (social-comunismo) y los que luchan por el individuo (liberalismo). Ambas luchas quedarían integradas de forma automática en todos los individuos y cada individuo colaboraría personalmente en conseguir un equilibrio de los esos dos campos..

En fin, un mundo totalmente diferente, ¿verdad? Pero lo más esperanzador (me gusta ser positivo) es que, a pesar de la trascendencia de la afirmación esencial de este escrito, toda esta exposición se basa en hechos objetivos, no subjetividades varias, que son las que han inundado nuestras vidas hasta ahora para poder auxiliarnos ante nuestra ignorancia esencial: Considerar que la vida no era realmente eterna..😉

El progresismo es absurdo

13308686_616276288534886_8714193568942777407_o

Demostración matemática de que el progresismo es absurdo:

  1. Los progresistas afirman que la Naturaleza puede ser no perfecta. Por ejemplo, es muy cruel e injusta con los débiles.
  2. Los progresistas también dicen que el Ser Humano puede alterar la Naturaleza para mejorarla.
  3. Pero el Ser Humano es Naturaleza en sí mismo.

La contradicción es evidente (“reducción al absurdo”):

Partiendo de que la Naturaleza no es perfecta, los progresistas llegan a la conclusión de que nosotros (parte de ella) podemos solucionar los problemas de la Naturaleza, con lo que la Naturaleza, mediante nosotros mismos, sí que es perfecta.

CONCLUSIÓN: La Naturaleza sí es perfecta, incluso sin nuestra intervención. El progresismo es absurdo. El conservadurismo, la sumisión y respeto absoluto por la Naturaleza, es el único camino.

Cómo un conservador se vuelve libertario

libertario-e1324186424277A partir de ahora me declaro libertario, que no es liberal o neo-liberal, no confundir términos.

Ser libertario significa abogar por la libertad máxima del individuo. Una libertad tanto en el plano económico como en el plano social. Muchos diréis que ser liberal en el plano social es ser progresista social, pero también os estáis equivocando y ahora os explicaré porqué.

El conservadurismo es un movimiento político que busca imponer un modelo social basado en la supuesta naturaleza del individuo.

El conservadurismo es un movimiento político que busca imponer un modelo social basado en la supuesta naturaleza del individuo. Digo “supuesta” porque siempre es discutible qué se entiende por “naturaleza del individuo”.

En el otro extremo está el progresismo. El progresismo es un movimiento político que busca imponer un modelo social basado en la imposición de ideas de ingeniería social, que nunca o casi nunca tienen nada que ver con la realidad natural del individuo: Feminismo radical, ideología de género, creencia absoluta en el concepto de maldad, etc; son sólo algunas de las ideologías que se intentan imponer desde un gobierno progresista.

El progresismo es un movimiento político que busca imponer un modelo social basado en la imposición de ideas de ingeniería social.

Filosóficamente, me sigo confesando conservador porque creo que, en general, este movimiento es el más realista y general posible. No obstante, a nivel político, real y práctico, he optado por el libertarianismo porque eso libra de la imposición progresista a toda la sociedad, que yo considero poco menos que delirante en casi todos los aspectos de esa ideología.

En el libertarianismo cada individuo decide qué hacer en su vida, no sólo con su vida, sino con las de sus congéneres. Es decir, operar con total libertad. La cara amarga de tal situación es que hay que ser muy responsable de los actos que, en libertad absoluta, se realizan. Por lo tanto, si por ejemplo uno mata injustamente, se arriesga a que la sociedad le condene. Y la condena social puede llegar a ser mucho peor que la de un juez, sobre todo en la era de la globalización, donde “todo se sabe”…

En el libertarianismo cada individuo decide qué hacer en su vida, no sólo con su vida, sino con las de sus congéneres.

Puede ser que haya muchos lectores que crean que hay hechos obviamente perversos para toda la sociedad y que, por lo tanto, no es necesario que sean juzgados a nivel individual, sino colectivamente, instaurando las leyes necesarias; y que su ausencia llevaría a un caos social extremo. Pero hay un ejemplo muy claro donde esta hipótesis falla rotundamente: La aprobación/desaprobación del aborto en nuestra sociedad:

Para un conservador, un aborto es un crimen que está, cuando menos, a la misma altura que un asesinato común. Sin embargo, siendo legal, la sociedad no se derrumba. Los progresistas pueden argumentar que esta es la prueba que demuestra que el aborto no es un crimen, pero los conservadores dirán que lo que ocurre es que la justicia estatal es injusta, porque en libertad real, la sociedad acabaría por condenar el aborto, al igual que hoy todos condenamos la muerte de otros individuos totalmente indefensos, como son los bebés (nacidos).

Inciso: Yo diferencio tres tipos de justicia:

  • Justicia natural: “La ley del más fuerte”, tanto a nivel físico como mental.
  • Justicia social: “La ley de la sociedad”, como conjunto de individuos, no como Estado, ni tampoco relacionado con el concepto de democracia. Es decir, que sea la sociedad, independientemente de cómo esté organizada (Estado-anarquía), ni de donde provenga (totalitarismo-democracia) sea la que imparta justicia, según sus propias respuestas a los actos de sus individuos.
  • Justicia estatal: “La ley del Estado”, independientemente de cómo se haya instaurado ese Estado (totalitarismo-democracia).

Yo entiendo que la justicia social es una evolución de la justicia natural, cuando se trata de individuos sociales como los Seres Humanos. La justicia estatal debería ser una copia calcada de la justicia social, pero como entidad compleja que es, una sociedad es muy difícil de analizar y determinar qué es realmente justo para ella. Es decir, un Estado nunca o casi nunca estará ni cerca de determinar que es justo o no es justo en su sociedad. El ejemplo del aborto es el más claro ejemplo de esta afirmación. Por lo tanto, al contrario que progresistas y conservadores, el libertarianismo cree que la justicia social no puede provenir del Estado, sino directamente de los individuos que forman la sociedad, con sus críticas activas o pasivas y sus actitudes de aprobación o desaprobación correspondientes.

Como ejemplo de verdadera justicia social, y siguiendo con el ejemplo del aborto, si los conservadores tienen razón, la justicia social (real) acabaría por apartar a los abortistas de la sociedad y esa actitud acabaría como una actitud residual, así como otras muchas, que sólo demostraría la variabilidad del Ser Humano debido a su libertad intrínseca, que le puede llevar incluso a su propia infelicidad (ser apartado socialmente, en este caso). Lo mismo se puede decir si fueran los progresistas los que tienen la razón en este tema: Acabarían arrinconando a los conservadores. Pero mientras haya un estado manipulado por lobbies de presión, eso nunca se sabrá y siempre se mantendrá un clima de tensión social con éste u otros muchos temas polémicos y controvertidos.

Personalmente, creo que el Estado está tremendamente manipulado por pequeños grupos de presión (“lobbies”) progresistas, que dirigen la justicia estatal muy lejos de la social, la real. Por lo tanto, desde el libertarismo ya me basta que al menos los progresistas no puedan imponer a la fuerza sus ideas. Ya me encargaré yo (y los que piensan como yo) que las ideas coherentes del conservadurismo sean adoptadas libremente: Si los conservadores (filosófico en mi caso) estamos en lo cierto, nuestras ideas serán la mayoría en la sociedad y se habrá derrocado el progresismo como movimiento generalizado en la sociedad. En caso contrario, lo mismo; pero en el camino no se habrá crispado la sociedad, llena de fanatismo agresivo que, al final, no hace más que cohibir la verdadera y última expresión de… LIBERTAD INDIVIDUAL…

Sacrificio o pobreza: Una máxima tradicional pero real

esfuerzo_7Carpediem es ser muy CONSCIENTE del momento presente, NO es DISFRUTAR del presente, olvidándose del futuro. El Carpediem mal entendido es uno de los factores creadores de pobreza porque no permite programar tu vida para lograr el mayor rendimiento de la misma.

Muchas veces, una diferencia de minutos en nuestras acciones son decisivas para conseguir más o menos riqueza. Pero también, tener la voluntad de SACRIFICIO y estudiar una carrera a lo largo de varios años puede marcar la diferencia entre ser pobre o rico. El trabajo SACRIFICADO es evidentemente otra razón más para salir de la pobreza.

Saber aplazar el placer presente por más y mejor placer futuro es la clave para evitar la pobreza.

En una simple expresión: Saber aplazar el placer presente por más y mejor placer futuro es la clave para evitar la pobreza. Un valor que desgraciada y alarmantemente no tiene la sociedad española actual. Por lo tanto, a menos que este carpediem mal entendido no sea erradicado de la sociedad “moderna”, nos atormenta un futuro de pobreza muy evidente.

Artículo inspirado por la siguiente conferencia (click para acceder a ella):

Miguel A. Bastos – Los caminos y salidas de la pobreza