Generalizar? Sí, por favor!

Quiero romper una lanza a favor del hecho de generalizar…

La verdad, estoy muy cansado de oír siempre la misma “cantinela” durante el transcurso de un debate abierto: “No podemos generalizar…”. ¿Cómo que no?!

Yo soy un “friki” (raro pero orgulloso de ello, vamos!), posiblemente tu también lo seas en gran medida… Por lo tanto, se puede establecer un debate sobre la personalidad de cada unos de nosotros, “frikis”… Y bueno, como enriquecimiento personal puede que sirva… Pero si queremos que la charla sea algo más productiva, llegando y sirviendo a más gente que a mi, o a ti, o al “otro”…, no queda más remedio que generalizar señores!

La generalización, como todo en la vida, tiene su parte mala o más bien, “delicada”… Esa parte es pensar que una idea general se debe aplicar a todo el mundo sin excepción. Pero que duda cabe que todos tenemos dos ojos, una nariz y una boca (o casi todos vamos). Por lo tanto, argumentar con supuestos genéricos no es tan incorrecto como muchos insisten en afirmar. Las generalizaciones se deben “ajustar” a las distintas personalidades, claro; pero muchas son totalmente correctas “a groso modo”.

El problema de fondo, ¿sabéis cuál es en realidad? Pues en mi humilde opinión lo que hay detrás de esa incorrecta afirmación (“no se puede generalizar”) es falta de argumentación, ni más ni menos… Es más fácil “cortar por lo sano” cualquier tipo de debate que intentar explicar las razones que uno tiene para pensar de una u otra forma. Eso si existen las razones! Porque, lamentablemente, muchos opinan sin el más mínimo razonamiento… “Opinan desde las vísceras, no desde el cerebro”. Y si bien es cierto que hay temas “indiscubibles”, incluso esos se pueden llevar a la palestra, aunque sea sólo para constatar que son tan personales que no se pueden debatir o, lo que es lo mismo, no admiten generalización ninguna. Por ejemplo, debatir porque nos gusta un color u otro es bastante estúpido, al menos a priori, claro (seguro generalizaciones de tipo antropológico o similares que hacer al respecto, por cierto).

Por otro lado, hay mucha gente insegura que antes de verse perder, prefieren directamente “no competir”, para que su inseguridad no se vea alimentada… Por lo tanto, esa típica frase es perfecta para evitar cualquier tipo de enfrentamiento dialéctico…

Otra cosa también, es que uno deba de hace uso de la empatía para ponerse en el lugar de otro o de otros… Esa es forma de generalización un tanto especial pero generalización en definitva. Es decir, aunque personalmente uno no pueda compatir cierta idea, actitud, etc…; uno siempre puede implicarse e intentar “sentir” de esa forma… Bajo ese supuesto o hipótesis uno puede generalizar cualquier temática y así comprobar qué resultados obtiene… En fin, todo un juego dialéctico y empático que puede resultar la mar de enriquecedor… Lo importante es no cerrarse en banda, con semejantes frases…

No sé vosotros, pero si queréis debatir conmigo, que os quede muy claro que yo SÍ voy a generalizar… jejeje…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s