Encrucijadas vitales

Una del mediodía de un mes de noviembre del año 1992, es decir, hace aproximadamente unos veinte años: Era un día templado y soleado… Entraba el sol por la puerta del taller de la cristalería que regentaba mi padre. Yo trabajaba en ella desde hacía casi tres años… Estaba yo en aquel preciso momento solo, en la inmensa mesa de corte, cortando una plancha de vidrio… Esa soledad serena me permitió evadirme y reflexionar mientras deslizaba la ruleta de corte por encima de aquel cristal: “¿Esto es lo que quiero hacer el resto de mi vida?“… La respuesta fue un rotundo NO…

Y en ese mismo día le propuse a mi padre, bastante decepcionado de mis resultados académicos anteriores, estudiar una carrera universitaria. Evidentemente, en su “típica línea motivadora”, su primera frase fue “No vas a poder, va a ser una pérdida de tiempo”… No sé si su falta de confianza fue mi mejor motivación pero lo cierto que es al cabo de unos cuatros años ya tenía prácticamente la carrera acabada y con un buen expediente académico…

Hoy, unos veinte años más tarde, me vuelvo a hacer la misma y crítica pregunta… Sí, acabé mi carrera, me gustó, me “cultivó” como persona además de como profesional… Pero ahora, me veo veinte años más tarde totalmente desmotivado, aburrido, infravalorado… En una frase simple: Tengo la sensación, al igual que aquel día en la cristalería, de estar perdiendo mi tiempo…, mi vida…

Algunos pensarán que tengo “sueños de grandeza”, otros que soy un inconformista ingenuo porque la vida es muy dura y toca sufrir, aburrirse y lo que sea necesario con tal de poder seguir sobreviviendo que no viviendo… Pero yo quiero VIVIR, no sobrevivir… Siempre he querido, quiero y espero no dejar de querer vivir intensamente. No, no creo en el “carpediem puro”. También tengo sentido de la planificación, me gusta planear mi futuro, a corto, medio y largo plazo. Pero una vez tengo esa planificación (muy dinámica por otra parte) quiero vivir intensamente sin titubeos… Quiero vivir con pasión hasta mi trabajo… Para mí no hay otra forma de vivir. Lo contrario es esclavizarse a una vida “robótica” que rechazo absolutamente.

Pero algo (o algunas cosas) no me permiten ser tan decisivo como lo fui entonces para salir de la antigua cristalería de mi padre. Quizás la madurez me haya anquilosado un poco. Quizás la única responsabilidad de mi hipoteca también me frene bastante. Mis sobrinos y mi familia también “me tiran”, que duda cabe… Quizás ya no puedo arriesgar tanto porque ya no tengo tanto margen de maniobra para rectificar… No sé…, quizás es un poco de todo. Pero seguro que también hay otras tantas razones para “despegar” de nuevo con nuevo rumbo en mi vida…

Y lo cierto es que opciones no me faltan para cambiar de rumbo. Y tampoco tengo grandes impedimentos:  Pareja, hijos, etc… Pero aquí sigo… Yo creo que una de las mayores razones para justificar mi pasividad es la DUDA… La duda de cuál de todos los rumbos posibles debería coger… A diferencia de mis veinte años, ahora, en la cuarentena soy mucho más polifacético… Antes, por ejemplo, nunca me planteé ninguna alternativa profesional que no fuera absolutamente técnica: Informática, electrónica, matemáticas… Sin embargo, ahora, mi gran duda es seguir ahondando en mi actual profesión o similar, o bien cambiar 180º el rumbo y tirar por las Humanidades, el “Pensamiento”,… Sí, a mi también me parece bastante osado que, sin ninguna preparación académica explícita, vaya a intentar penetrar en este mundillo de las letras y las humanidades… Pero mis inquietudes y mis pensamientos actuales van mucho más por esos derroteros que por los “”derroteros técnicos”… Este humilde blog sirva de ejemplo para los más escépticos.

Además, aunque suene algo extraño, mi profesión actual (programador – analista) está muy saturada y es difícil hacerse un hueco, aunque uno tenga mucha valía. Pero también es cierto que nadie triunfa en ningún ámbito si no pone mucho empeño, esfuerzo y confianza en uno mismo… Y debo admitir que no estoy suficientemente motivado para afrontar ese esfuerzo en este ámbito. También es cierto que, dentro también de este sector, también tengo muchas dudas respecto del rumbo que quiero tomar… Las tecnologías actuales se han diversificado tanto que son universo en sí mismas.

Una alternativa es “tirar por el camino de en medio : Fusionar tecnología y humanidades! Ale!, ya puestos a decir “burradas”, no? jejeje… Pero, ¿Y si fuera ese mi “destino profesional? ¿Y si fuera por esa razón que no me decanto por nada y me estoy dejando llevar? ¿Cuánto más debo esperar? Si fuera esa u otra decisión drástica, ¿debo esperar ingenuamente a que “algo me impulse”? No sé, pero no parece la mejor opción…

Finalmente, mi situación personal tampoco es boyante y supongo que eso afecta. No sí si para bien o para [muy] mal… Pero qué duda cabe que el ánimo personal afecta decisivamente en la toma de decisiones drásticas en la vida de cada uno… Quizás es que me falta esa “gran mujer” que dice el dicho que siempre hay “detrás de un gran hombre”🙂 … O dicho de una forma menos machista: Quizás me falte el apoyo (fundamental?) de una compañera entregada a mí y en la que entregarme yo mismo…

No sé… Sea lo que sea… Aquí me veo: Recordando aquella mañana soleada de un mes de noviembre de hace veinte años en la que decidí dar un cambio radical en mi vida… Una situación que añoro y desearía para este momento de mi vida también… Un momento en el que casi suplico que “algo” sea capaz de hacerme decidir de una forma igual de tajante para que tome uno u otro rumbo y poder así, invertir toda mi energía en seguirlo decididamente… Seguir ese rumbo, posiblemente hasta la siguiente veintena: Mis sesenta años… ¿Tendré entonces otra encrucijada vital? Espero poder averiguarlo…😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s