La eterna confusión entre Amor y Sexo lleva a la “Corrupción Sentimental”

images¿Por qué será que todos (hombres y mujeres) no dejamos de confundir Amor con Sexo?

Siempre he pensado que el término “amor” se utiliza con demasiada ligereza. Puede que con el tiempo una relación sentimental acabe siendo eso, amorosa, sentimental… Pero no tengo ninguna duda de que, al menos en los tiempos que corren y para la gran mayoría, en absoluto empiezan de esa forma.

Quiero creer que una pareja debería comenzar con una amistad, sin más. Pero no. Creo que es un acto de sinceridad y humildad aceptar que la mayoría de las relaciones de pareja no empiezan con una amistad. La gran mayoría de las relaciones de pareja empiezan con una, más o menos intensa, atracción sexual. Una atracción que no tiene porque “llevarlos a la cama” inmediatamente, aunque hoy día es muy habitual esa práctica. Pero no hace falta irse a ese extremo. Me refiero a que la gran mayoría de los que “no se van a la cama” de inmediato, por lo menos, sienten ese “cosquilleo estomacal” , esa “tontería” que nos hace desear contactar con esa persona a todas horas. Una persona que, a todos los efectos, es inicialmente una total desconocida. Por lo tanto, es imposible que sea una verdadera amiga.

Consecuentemente, ¡dejemos ya de auto-engañarnos! ¡Ni “flechazo”, ni “química”, ni “algo especial”, ni ocho cuartos! Todos estos apelativos los utilizamos para disfrazar algo tan natural y esencial como es el impulso sexual y sus consecuencias. Aceptemos que somos animales sexuales y que el sexo es realmente importante en nuestras vidas. Sin más. Una vez hayamos aceptado esa realidad será cuando podremos empezar a ser libres (de verdad) para iniciar las relaciones de pareja que queramos:

  • Podremos optar por dejarnos llevar por ese impulso sexual esencial, ya sea de la intensidad “cama” o de la intensidad “flechazo”.
  • O también podremos optar por NO dejarnos llevar por el impulso sexual e intentar que nuestras relaciones de pareja se fundamenten en una buena y real amistad.

Parece obvio que lo más “interesante” es que una relación de pareja se fundamente en la amistad desde el principio. Más que nada porque la atracción sexual es poco estable. Es arrolladora en los inicios pero decepcionante a posteriori. Lo que nos lleva a otros problemas relacionados (aburrimiento, infidelidad, etc) y finalmente, a la ruptura de la pareja. Aunque, en el peor de los casos, se soporta indefinidamente una relación de pareja muy inestable y dañina a nivel personal.

Frente a los dos extremos expuestos anteriormente, aparece una tercera opción:

  • No reprimir totalmente nuestro impulso sexual ni tampoco caer ciegamente en sus resultados inmediatos y casi “mágicos”.

No soy un experto pero es muy interesante estudiar antropología y otras ciencias similares para aprender que la sexualidad provoca que dos personas se sientan realmente “enamoradas” aunque no se conozcan… Es como si la Naturaleza supiera qué “caramelito” darnos para que hagamos finalmente lo “correcto”: Reproducirnos! El problema es que a la “diosa Naturaleza” le importan más bien poco nuestros problemas de convivencia en la pareja… Además, la Naturaleza tampoco tiene en cuenta que una fuerte atracción sexual ya no es hoy en día un sinónimo de reproducción asegurada… Pero estas cuestiones son ya de otro debate…

Sólo un dato curioso de tipo antropológico: Después del acto sexual, las hormonas segregadas nos infunden la “sensación de amistad” con todo lo que ello implica: Confianza, admiración, compromiso, etc… Y evidentemente, si no conocemos a la persona, es sólo una sensación, no es real. Es un hecho probado científicamente. Un hecho que nos indica que, hasta cierto punto, tener sexo “inmediato” con un desconocido es casi un acto de auto-traición a uno mismo: ¡Te hace confiar de forma exagerada en un desconocido!

Volviendo al tema en cuestión, parece que un equilibrio entre el impulso sexual y el “impulso amistoso” debe ser lo más correcto para iniciar una relación de pareja. Es decir, no dejarse llevar absolutamente por el impulso sexual y, en la medida que se haga, no darle más importancia que la necesidad de cultivar una verdadera amistad. Se podría decir que es el camino más práctico y realista para el verdadero “Amor de pareja”.

En este punto de la exposición es cuando aparece un concepto ya mítico: La Madurez. Creo que la madurez es lo que nos da la capacidad de poder ser equilibrados en muchos casos y en éste que nos compete ahora, más. La madurez nos ayuda a re-interpretar las sensaciones sexuales, quitándoles toda esa “exageración instintiva” que conllevan. Nos ayuda a tener relaciones sexuales con esa persona sin sacar conclusiones precipitadas sobre el tipo de relación personal que en un futuro podrá haber con ella. Esa madurez, nos debe ayudar a ser pacientes y a esperar si una amistad, verdadera y realmente “sentida”, aparece entre esa persona y nosotros mismos.

La madurez, que no aparece necesariamente con la edad, es la única que nos puede ayudar a iniciar y mantener nuestras relaciones de pareja realmente sanas y placenteras en todos los aspectos. Unas relaciones que realmente compensen en todos los sentidos y no sólo para tener una vida sexual más o menos regular, o para disfrazar problemas personales, como la falta de autoestima, el miedo a la soledad, la comodidad, las apariencias, etc…

Muchas veces he dicho lo de que el “amor es egoísta”, en alusión al “amor de pareja”. No es cierto. Lo que ocurre es que si la relación de pareja se basa en su atracción sexual, ya sea al principio o no, al final se trata de una relación egoísta. Es egoísta porque el “sexo por el sexo”, sin aporte sentimental real (amistad), es la búsqueda del placer propio. Es egoísta por definición. Y aunque muchas parejas “estables” piensen que están por encima de eso, convendría que analizarán hasta qué punto son verdaderos amigos de sus parejas. Muchas de estas parejas “estables” no son realmente amigos. Son más bien compañeros de un “negocio”, de un acuerdo… Un acuerdo de convivencia, un acuerdo “familiar”, un acuerdo de “comodidad”… Pero en absoluto sienten esa “cercanía amistosa” que puedan tener con otras personas realmente amigas…

Sólo en la verdadera amistad, ya sea en el seno de una relación de pareja o ya sea en el seno de una relación amistosa en sí misma, puede existir el ALTRUISMO… Es decir, la ausencia de EGOÍSMO. Es cuando podemos hablar de verdadero Amor. Cuando tenemos esa situación ya no valoramos realmente nada más que la Amistad. Y como con cualquier otro amigo, ya no hay un interés superficial sobre esa persona: Ni sexo, ni dinero, ni comodidad, ni costumbre, ni apariencias, ni… nada!, sólo “estamos ahí” por Amistad…, es decir, sólo nos “interesa” la ESENCIA de la persona… Su PERSONALIDAD… Nada más.

Cuando uno NO basa su sentimiento en la personalidad de su pareja tiene un problema de “corrupción sentimental“. Es cuando dice estar enamorado y es totalmente falso. Y es grave para sí mismo pero también para el otro. El otro es engañado en algo “sagrado”: El sentimiento. Es lo mismo que cuando nos aparecen amigos falsos que sólo quieren sacar algún provecho superficial de esa amistad… Son personas muy dañinas a nivel sentimental. Muchas veces son inconscientes de su actitud porque no entienden otra opción más que la superficialidad y el materialismo en sus vidas. Creen que es lo normal… En cualquier caso es una traición… Una traición que se convierte en una auto-traición porque uno no puso en cuarentena esa pasión o ese “cosquilleo tontorrón” de los inicios… Y eso es lo peor: La auto-traición generada por la inmadurez propia…

Por eso, es necesario madurar sin necesidad de ponerse muros. Es lo más difícil. Aprender que el sexo, en cualquiera de sus variantes, no es lo único, sino sólo uno de los ingredientes de la relación. Pero el ingrediente más importante es la Amistad verdadera. Cuando asimilamos esa lección, entonces podemos enfrentarnos abierta y directamente a cualquier “interacción personal” con otros individuos “sexualmente apetecibles”. En ese momento ya no necesitamos huir de ellos… En ese momento de madurez personal, las “bombas sexuales con patas” dejan ya de tener ese poder sobre nosotros… El mérito es llegar a ese punto antes de la vejez, cuando las hormonas nos hacen ignorar ese tipo de personas de forma automática.

Por otro lado, muchas de estas “bombas sexuales con patas” acaban sus días también solas o en relaciones de pareja vacías. Estas personas no han sabido asimilar este concepto y se han dejado llevar por el poder de su atractivo sexual… Muchas veces echan mano de la cirugía plástica para seguir alimentado el “amor” en sus relaciones de pareja… Es patético… En nuestra sociedad, tan superficial y egoísta, el sexo es uno de los grandes poderes…. Y quién tiene tiene ese poder lo tiene difícil para salirse del juego… Por lo tanto, es un gran mérito personal que, en la sociedad actual, haya personas atractivas y profundas a la vez…

En fin, yo ahora estoy solo. Pero me gustaría llegar a tener una relación sentimental en la vejez como la que se aprecia en la fotografía que encabeza este artículo. Me sorprendo grátamente cuando veo a dos abuelitos con esa actitud sentimental en público… ¿Será porque tengo razón en toda mi exposición? ¿Será que el verdadero amor está sólo reservado para unos pocos afortunados que han sabido madurar y mantenerse al margen de una sociedad superficial como la nuestra? ¿O será simplemente que la Naturaleza no tenía entre sus planes que la Amistad realmente fuera uno de los ingredientes esenciales del Amor y que estas raras excepciones son sólo eso, excepciones a la regla?…

12 Comments

  1. Excelente columna, Alberto. Me encantó la perspectiva con la que trataste el asunto. Estoy totalmente de acuerdo con lo que planteas. Esta reflexión además me ha resultado muy útil en este momento. Gracias!!

    Responder

    1. Gracias por tu comentario Fran y disculpa la demora de esta respuesta. No vi tu comentario hasta ahora mismo. Me alegro que te gustara mi columna y que te haya servido de ayuda. Saludos!

      Responder

  2. Gracias Alberto por este articulo, me senti identificada con el, me catalogan como una vieja anticuada y que no soy realista, pero al leer este articulo me da gusto saber que otras personas piensan y sienten de igual manera. Gracias de nuevo

    Responder

    1. De nada Marysol. Gracias a ti por leerlo y por el comentario. Como bien dices, siempre es una alegría comprobar la afinidad con otras personas y que no sólo escribo para mi mismo. Saludos.

      Responder

  3. Hola. Me encontré con tu blog hoy, por tanto apenas sí he leido algunos artículos tuyos. Éste me ha gustado mucho. Es difícil en estos tiempos encontrar gente que piense de forma profunda. La hay, lo sé. Pero relativamente poca. No suelo meterme a escribir en ningún foro ni en nada de internet. Me gusta más el cara a cara. Pero algunas veces, como este caso, no hay otra forma de llegar. Un gran saludo para ti. Procuraré estar en contacto contigo

    Responder

    1. Hola Lara (imagino que ese es tu nombre, disculpa si me equivoco).

      Gracias por leerme y me alegra que me te haya gustado éste especialmente. Estoy muy de acuerdo contigo en que en los tiempos que corren a los que nos gusta pensar un poquito nos tratan de “raritos” (cuando menos!). Y así nos va a la sociedad occidental en general y a la Española en particular…

      Dado que no sueles hacer comentarios en este tipo de “lugares cibernéticos”, quiero agradecerte de nuevo tu interés y tu comentario.

      Saludos.

      Responder

  4. Hola !! Excelente de verdad, deberías escribir un libro.

    Últimamente e estado muy confundida por que en mi caso yo tengo mi novio,pero me confundo
    aveces ya que todos hablan del supuesto cosquilleo y eso yo nunca lo sentí por el, solo una
    profunda amistad el por mi y yo por el, que nos hacia vernos todos los días,compartir y reírnos
    siempre como locos, hasta que después de un año en una noche sin nunca imaginarlo me hice su novia pero sentía dudas por que no había sentido el famoso cosquilleo y para confundirme mas el es mi primer novio,mi primer beso, y mi primer todo,debido a estas confusiones consecuencias que me provocaban querer estar lejos de el pero al mismo tiempo no poder estar separada (y el igual con migo) ahora que leo esto, estoy mas clara y me siento muy orgullosa de haberlo conocido.

    Me gusta mucho tu manera de pensar me gustaría mantenerme el contacto como puedo hacerlo?

    Responder

    1. Hola Alice,

      Gracias por tu comentario y tus halagos, de verdad. Suelo ser muy polémico por lo que “recibo muchos palos”. Aunque también es cierto que es en otros temas que también me interesan mucho, como la política y la sociedad en general.

      Gracias también por compartir tu experiencia personal conmigo y todos mis lectores (pocos pero cada vez más!, jejeje!). Si me dejas opinar sobre lo que has comentado, sólo decirte que no soy muy “creyente” en las relaciones que nacen sin “pasión”. Me explico. Tanto aquellas relaciones que empiezan por un “bueno, es un buen amigo/a, vamos a ver qué pasa”, como aquellas que empiezan por algo como “bueno, parece un/a chico/a majo/a, vamos a ver qué pasa”; yo no confío en que esas relaciones sentimentales puedan llegar a cuajar, al menos desde un punto de vista general. No nos conocemos, pero aún así, te deseo que tu seas una de esas excepciones, claro!🙂 Pero te voy a explicar por qué creo en eso…

      El amor no es un “invento” humano. El amor es fruto de la Naturaleza. Es muy complejo pero está muy relacionado con el sexo y la amistad, como se puede entender en mi artículo. Por lo tanto, parece ser que la atracción sexual no es lo más importante pero sí necesario. Además, al ser muy instintivo, no se debe “buscar”: Si hay atracción o afinidad sexual, se supone que aparece más o menos “rápido”. Por lo tanto, “forzar” una relación que no ha empezado con una atracción sexual “mínima” no parece ser muy interesante en muchos aspectos: Decepciones, frustraciones, sentimientos de mentira y traición, etc… Pero bueno, lo dicho; todo eso no son más que conjeturas puesto que la psicología no es una ciencia, es una parte del humanismo, así que yo y cualquier otro que sea realmente un experto (no como yo) puede estar totalmente equivocado.

      Finalmente, en cuestión de emociones y sentimientos casi lo único que sirve es experimentar. Así que, si estás a gusto con tu chico, adelante. Eso sí, me gustaría saber cómo evoluciona vuestra relación, aunque sea en privado (me puedes escribir al email si no quieres hacerlo demasiado público, jejeje!).

      Saludos y hasta la vista!🙂

      Responder

  5. Alberto, acabo de dar por casualidad con tu artículo y sólo puedo felicitarte!! ME consuela ver que hay que gente con un pensamiento similar al mio, porque de verdad hay ocasiones en las que me siento el raro del mundo por pensar esto mismo que has expuesto. Sin embargo, las personas que pensamos de esta manera estamos, cada vez más, vendidos a la suerte: si das con alguien que piense como tú, creo que puedes ser la persona más feliz del mundo, porque la relación así vista es lo más estable, feliz y cabal que puede existir; ahora bien, las probabilidades de dar con alguien que piense así son ínfimas y no sé si cada vez menos, de tal manera que o bien te harán sufrir o bien terminarás pensando como el resto para no sufrir.

    UN abrazo y felicidades de nuevo por el articulo!

    Responder

    1. Hola David. Pensé que ya te habría respondido pero me parece que no. Desgraciadamente, el trabajo es una prioridad…

      Muchas gracias por tu felicitaciones. No tengo “muchos, muchos” lectores, pero ya me son suficientes para seguir escribiendo cada vez que se me ocurre alguna idea que expresar al “mundo” (al menos, a los que me leáis!).

      En fin, entiendo perfectamente tu aparente desánimo al comentar lo difícil que es encontrar a alguien especial con el/la que compartir esta forma de pensar. Mi consejo personal (y muy subjetivo, lo “siento”) es que, sin dejar de ser tu mismo, te abras mucho a relaciones que, aparentemente no “llevan a ningún sitio”: Nuestra mente y nuestra emoción van a menudo muy separadas pero soy Naturalista por excelencia y, a pesar de ser “hombre de ideas”, he aprendido que mi intuición y, sobre todo, mi emoción es mucho más sabia que las ideas que pueda tener.

      Ahora estoy con una mujer extraordinaria… (y esto es una “primicia internacional” porque ni en mi muro de Facebook lo he comentado!, jejeje!). Fue complicado empezar por muchas razones evidentes (la distancia, por ejemplo) pero también por nuestra “separación ideológica”… Pero algo me decía que esta es mi chica (instinto, intuición, pasión, emoción??? quien sabe). Ahora, poco a poco, mediante el Amor, la tolerancia y sobre todo, mucha comunicación, nuestras “posturas” se están acercando mucho… Y eso no sólo te llena de “buen rollo sentimental” sino que te hace seguir evolucionando al contemplar de una manera muy especial “el lado oscuro de la luna”, ese que no sabías ni que existía…😉

      En fin, no sé si te habrán servido de algo mis opiniones/comentarios subjetivos, cargados de comillas (por lo complicado de la terminología y mi incultura lingüística, jejeje!); pero espero que pronto logres encontrar esa persona especial que, lo más probable, no es tal cual esperas ahora mismo…😉

      Un abrazo y hasta siempre!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s