Nunca es tarde si la dicha es buena

mente“Nunca es tarde si la dicha es buena”: Un famoso dicho pero también tan poco efectivo como otros tantos. ¿Por qué?

Muchos tenemos “grandes sueños de grandeza”… Pero muy pocos conseguiremos realizar dichos sueños algún día… Y la razón fundamental es que nunca nos creemos que “la dicha sea buena”… Siempre tendemos a pensar que una alternativa aparentemente absurda lo es definitivamente, sin darle una mínima oportunidad.

Muchos factores nos hacen no vivir nuestras inquietudes de una forma plena y absoluta. Y nos condenamos a nosotros mismos a ser “uno más”. Un “animalillo” más entre la fauna Humana. Una gran pena de la que, ni siquiera, seremos conscientes nunca. Porque felicidad que no se vive nunca será felicidad (u “ojos que no ven corazón que no siente”). Así, de este modo, nuestros días pasan, nuestras semanas pasan, nuestros meses pasan, nuestros años pasan… Pero vamos desaprovechando todas y cuantas oportunidades nos aparecen en el camino, poniéndonos miles de trabas para emprender una u otra alternativa…

Sólo unos pocos valientes, unos pocos locos que sienten de verdad que lo absurdo puede llegar a ser lo mejor, son los que triunfan, los que viven plenamente, los que aprovechan su paso por esta Vida que, sin pedirlo, se nos fue otorgada… El resto, parecemos morir cada día un poco en lugar de parecer que vivimos cada día un poco más para llegar a la muerte con “un trabajo cumplido”, con una aportación personal, única e intransferible realizada a los nuestros: Todos aquellos que se quedan y que deberían imitar esa actitud…

En fin…. esto es casi un “grito en el vacío”, porque sé que muy pocos conseguiremos dar pasos realmente relevantes en ese sentido… De todas formas, siempre nos quedará el consuelo de que “Nunca es tarde si la dicha es buena”… Es decir, aunque sea en el último minuto de nuestra vida, aún podremos cambiar de actitud… Y quién sabe!, a lo mejor con un sólo minuto de “pureza y entrega total” a nuestra propia existencia, logramos más que con 80 años de vida aletargada…

Quizás la única conclusión que se puede extraer de esta exposición es que debemos darle más oportunidades a la Intuición… La intuición es como aquel hermano pequeño que jamás escuchamos pero que, al estar menos contaminado por los elementos socio-culturales, puede que esté más cerca de la Verdad… Una verdad que es inalcanzable sólo con la Razón… Una Razón cobarde que nunca nos dirá que la “dicha es buena”, aunque en el fondo lo sea… La pobre Razón es cobarde, soberbia y mucho más estúpida de lo que solemos pensar…

A lo mejor tengas suerte y tu razón no haga más que causarte angustia… Ese será el momento de mirar a la intuición cara a cara, frente a frente… ¿Serás capaz?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s