El placer de la gratitud

Image: LULO

Recientemente he visto una película que me ha dejado huella, que me ha hecho sentir algo realmente distinto de lo que, hasta ahora había sentido: El placer de la gratitud…

La película es “Lo Imposible”. Para los que no la conozcan, es una película que narra la experiencia vital de unas personas en medio del tsunami que arrasó Asia en el año 2004.

Esa película me mostró un placer que no era desconocido para mí, pero que no sabía que podía llegar a ser tan reconfortante…, tan intenso… Sólo lo percibí, puesto que no he llegado a experimentarlo en persona. Pero es igual, algo en mi interior me dice que ese placer, esa felicidad existe y que es tan grande como yo la presiento.

En mi vida reciente me etiquetaba a mí mismo como una persona NO solidaria y me gustaba presumir de eso… Como contrapartida, solía argumentar que, mejor que la solidaridad, era la responsabilidad personal, los principios, los valores, el compromiso… de las personas con su entorno más próximo… Si todos obráramos de esa misma forma, no seria necesaria la solidaridad, porque todos aportaríamos lo mejor de nosotros mismos al mundo…

Además, solía decir que la solidaridad, tal como se suele entender, podía ser hasta contraproducente, porque podía ser empleada como una forma de encubrir nuestras bajezas… Como una especie de “dispensa papal” para poder tener otras actividades no tan altruistas…

Para acabar con mi argumentario “anti-solidaridad”, también tenía la sensación de “improductividad solidaria”. Es decir, pensaba que la solidaridad era muy poco eficiente. Que era mejor dedicarse a nuestras especialidades laborales, aunque fuera cobrando y que con eso, indirectamente, al ser más eficientes también seríamos finalmente más solidarios en el marco general de la sociedad…

Bueno, no eran argumentos vacíos… Pero ahora creo que no decantan la balanza una forma clara….

———————————————

No es que ahora diga que la solidaridad es la solución directa a todos los problemas de la Humanidad. No, no pienso eso ahora. Pero ahora, entiendo que la solidaridad también es una actitud personal de quien quiere disfrutar del placer de la gratitud

En la película que he mencionado, lo que me impactó tremendamente es lo feliz que se puede llegar a ser en medio de la mayor de las tragedias… Y ese camino es el de la solidaridad… La recompensa en forma de gratitud directa de quienes ayudas puede hasta con la mayor de las penas… En un entorno de muerte y destrucción como fue el tsunami asiático, noté la felicidad de mucha gente al recibir la gratitud de quienes ayudaban a sanarse, a encontrar sus seres perdidos, a esforzarse sobrehumanamente para salvar a un auténtico desconocido…

Yo sentí esa felicidad, ese placer directo… al obtener esa gratitud inmensa… Y reconozco que me sentí estúpido al no considerar ese factor a la hora de valorar el concepto de solidaridad anteriormente… Quizás porque yo pensaba en esa otra solidaridad, que no recibe esa gratitud de forma directa y evidente… Supongo que ese tipo de solidaridad es más bien un “trámite burocrático” basado en grandes principios pero poco en emociones esenciales y directas.

En fin, ahora ya no infravaloro el papel de esa solidaridad “anónima” porque entiendo que se fundamenta en algo esencial en el Ser Humano que se llaman Principios Fundamentales. Esos Principios, “obligan” al Hombre a ayudar a los demás, aunque no reciba nada a cambio. Ni siquiera gratitud.

Y tampoco desprecio el que se dedica a realizar simples tareas solidarias de “poca eficiencia” puesto que ayudar a una sola persona siempre supone un gran hito, ya que el valor de una sola persona debería (aunque no lo sea muchas veces) inconmensurable. Además, en un sistema tan corrupto como el nuestro, tengo serias dudas de que nuestro supuesto eficiente trabajo especializado, realmente tenga algún impacto en la sociedad en general, sino más bien en ciertos grupos de corruptos que se llenan los bolsillos con nuestro esfuerzo…

—————–

Por todo ello ahora también entiendo mucho mejor esa solidaridad “directa” (no anónima) a la que se dedican los misioneros, los voluntarios de ONGs,… Todas esas personas que ayudan directamente a los necesitados y que lo hacen, en gran medida, para recibir su gratitud…

Tan importante es mi cambio de percepción del concepto que estoy valorando muy seriamente en “hacer una incursión” al nivel que sea (profesional incluso) en el mundo del voluntariado y la solidaridad…

Una gran película que me abrió los ojos a una experiencia vital esencial que yo tenía muy dormida…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s