La igualdad no debería ser la prioridad

(English version)

No a la igualdad1

No es lo mismo ser iguales que forzar la igualdad … La igualdad no puede ser forzada … A continuación, voy a tratar de explicar por qué.

Forzar la igualdad…:

  • Es uniformar a la gente de acuerdo con el concepto de la igualdad vigente. En otras palabras, forzar la igualdad es evitar la diversidad.
  • Es detener la creatividad porque la gente no ve la realidad. En mi país (España) hay un dicho para mostrar esa idea: “La necesidad agudiza el ingenio “.
  • Es promover la envidia de las personas que no tienen habilidades naturales para lograr el modelo especificado de acuerdo con el concepto de igualdad.
  • Es promover los grandes problemas que la envidia a menudo genera en la sociedad.
  • Es provocar otro tipo de problemas que, al final, son peores que los beneficios que reporta forzar esa igualdad.

El proceso de “igualación” (forzar la igualdad) en la sociedad tiene un error fundamental : Implica que todo puede ser clasificado como bueno o malo … Creo que es un gran error, porque todo en la naturaleza (incluso nuestras sociedades) es “correcto” … El concepto del bien y del mal es una invención del Ser Humano. En realidad y, en teoría , no hay nada absolutamente bueno o absolutamente malo. Este tipo de clasificaciones son necesarias en el ciclo normal de la vida social, pero son contraproducentes si queremos analizar un problema social complejo o esencial, como el actual.

Lo ideal sería que la gente fuera socialmente perfecta (remarcar “socialmente”, no “personalmente” perfecta). Bajo esa condición, todos podríamos elegir con libertad, sin perjuicio de la libertad de los demás. Para ello, todos nosotros deberíamos asimilar un alto nivel de humanidad. Probablemente, un nivel mucho más alto del que en realidad tenemos. Hablamos de un humanismo muy centrado en el valor del altruismo como un concepto totalmente opuesto al concepto de egoísmo.

En una sociedad perfecta, todos actuaríamos en nuestro propio beneficio, sin que eso implicara una pérdida mayor para nuestros vecinos. Pero ese nivel de intuición parece que no lo tenemos y la alternativa es lograrlo mediante la inteligencia y las razones humanísticas. Pero esta manera todavía parece más difícil que la instintiva. La conclusión es que hay personas que no sienten y no entienden que deben respetar a los demás y no por cortesía o por cuestiones religiosas o leyes, sino porque sienten que tienen que hacerlo sin ningún tipo de sensación similar a sacrificio. Creo que este es el elemento educativo más importante a considerar aunque parece el más complicado también.

Para aquellas personas que no tienen ” insertados ” los valores humanistas (la mayoría desgraciadamente) y que no pueden vivir de manera armoniosa en la sociedad, existe la política. De acuerdo con las razones expuestas, la política no debe ser un obstáculo para la libertad individual de las personas. Sobretodo, la gente que es realmente altruista no necesita la política para hacer lo correcto en todo momento en su entorno social. Por lo tanto, la política debe consistir en un conjunto de normas sociales mínimas para lograr una convivencia armoniosa. Un exceso de intromisión política haría que la tendencia general fuera forzar la igualdad en lugar de la promoción de la libertad y las alternativas naturales. Y esa situación es obviamente errónea .

Por otro lado, la política se debería evaluar a sí misma para controlar su nivel de intromisión constantemente. Pero la única herramienta legal que tenemos para cambiar la política actual es la democracia. Pero la democracia por sí sola no puede solucionar ese problema de intromisión porque la gente puede confundirse y elegir un camino equivocado, por supuesto. Por lo tanto, la democracia no es una herramienta suficiente para conseguir un buen gobierno. La democracia sólo evita el fascismo de una o un pequeño grupo de personas, pero no el “fascismo de toda la sociedad contra sí misma”… En otras palabras, la ignorancia de una sociedad puede condenar a la sociedad a ocultar una falta de libertad. En consecuencia, parece que la única buena herramienta para el control de la intromisión política, que la estamos hablando, es la educación. La educación humanista en particular.

Por cierto, los conceptos humanistas implican conceptos políticos, no al revés. Eso significa que para obtener buenas leyes, la característica más importante es conseguir un buen nivel de educación para elegir correctamente para toda la sociedad, no sólo para cada uno de nosotros, individualmente.

El último punto interesante a tratar es la hipocresía de la sociedad: En lugar de aceptar las diferencias, las personas tratan de ocultar éstas, utilizando el concepto de igualdad. La gente trata de considerar la diferencia como algo malo, aunque no se den cuenta de eso. Sin embargo, es un hecho. Esa situación la podemos ver en la controvertida cuestión de la igualdad de género: Los hombres y las mujeres no son iguales, es un hecho  No somos físicamente iguales y no somos iguales psicológicamente tampoco. Estos hechos deberían hacernos pensar que estamos siendo hipócritas cuando queremos igualar a los hombres y mujeres. Somos diferentes y la única alternativa a estas diferencias es aceptarlas y respetarlas, sin tratar de evitarlas. Si tratamos de igualarnos estaremos siendo injustos para nosotros mismos, porque vamos a bloquear nuestras propias alternativas.

En conclusión, no hay atajos para evitar los principales efectos colaterales de la política, en este caso, la intromisión que bloquea la libertad individual. La única manera es el “largo camino de la educación”. En particular, la única y verdadera educación: La educación humanística y todas sus formas similares (religiosas, por ejemplo). Todos los caminos que implican conceptos humanistas esenciales deberían ser suficientes. Después, es posible que el valor de la política en estas sociedades hipotéticas fuera realmente insignificante, ya que no se necesitaría.

Por último, con independencia de las formas de conseguir un buen gobierno, parece que forzar la igualdad en lugar de promocionar las diferencias en la sociedad no parece una buena opción, aunque a primera vista parece una muy buena alternativa, incluso en el marco del Humanismo. Por esta última razón, es necesario un análisis profundo, como puede ser el actual.

One Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s