Privatizar, el punto de partida del liberalismo económico.

DINERO1

El “dinero público” no tiene intrínsecamente ningún responsable directo. Además, eso se constata cuando los gobernantes lo malgastan o lo roban y no pasa absolutamente nada… Esa falta de responsabilidad sobre el dinero público hace que algo que debería tener intrínsecamente VALOR, deje de tenerlo en gran medida.

El “dinero privado”, por otro lado, no pierde ni un ápice de su valor, porque es responsabilidad directa de uno o varios individuos que deberán RESPONDER personalmente ante cualquier muestra de derroche o robo… Si una empresa detecta que su dinero se derrocha o roba, los responsables previamente designados, pagan con su propio dinero cualquier perjuicio ocasionado (aunque sea con el despido). Una excepción, a comentar posteriormente, son los bancos…

Por lo tanto, lo más correcto es privatizar todo lo “privatizable”, por supuesto. Y el único criterio para saber si se puede o no privatizar es evitar el MONOPOLIO. Es decir, si por las características del servicio, hacerlo privado puede derivar fácilmente en un monopolio, entonces ese servicio debe ser público.

Por ejemplo, la red de carreteras no se puede privatizar porque no se pueden construir infinitas carreteras entre dos puntos geográficos. Por lo tanto, una carretera privada es susceptible de convertirse en un monopolio y asignar precios exagerados por su uso.

La Educación o Enseñanza, sin embargo, es muy difícil de monopolizar… Un colegio privado no puede poner los precios que quiera puesto que siempre sería posible que otros individuos COMPITIERAN contra esos precios y finalmente anularan el posible monopolio. En este tipo de casos, la privatización estimula la CALIDAD del servicio y asegura que se pague un precio muy justo por el servicio dado (mucho más, cuanta más competencia aparezca, claro). La Sanidad es otro ejemplo similar…

El problema que aparece a la hora de considerar la privatización de servicios BÁSICOS, como los expuestos anteriormente, es el MIEDO a la MALDAD… Sí, ni más ni menos que eso, por extraño que parezca… El que un servicio sea básico no es razón suficiente para que se haga público, en absoluto. El argumento “maligno” se basa en que no se puede dejar algunos derechos básicos (como la educación o la sanidad) a la variable capitalista exclusivamente, porque la MALDAD, supuestamente intrínseca al Ser Humano, no lo permite. Un inciso sería que, bajo esa premisa, cualquier servicio no debería privatizarse, aunque no fuera esencial. Pero hay hay dos premisas erróneas en esa argumentación.

  1. El Ser Humano no es malo por naturaleza.
  2. Que un servicio sea privado no implica necesariamente que siempre deba afrontarlo el individuo. Por lo tanto, en el hipotético caso de que existiera esa maldad intrínseca al Hombre, no afectaría demasiado. Este punto se explica a continuación.

El ESTADO debería entrar en escena como supervisor del grado de accesibilidad de la sociedad a los servicios básicos: Alimentación, sanidad, educación, etc… Y en los casos donde se demuestre objetivamente que un individuo no puede afrontar los gastos de los servicios esenciales, el Estado debería apoyar a ese individuo para que pueda acceder a ellos. “Apoyar” no implica “regalar” sino elaborar planes de “evolución individual” para que esas personas con problemas esenciales en sus vidas, puedan recuperarse sin que se conviertan en “parásitos eternos” de la sociedad, como está pasando en sociedades con mentalidades comunistas o incluso socialistas.

Incluso en casos de deficiencias y/o enfermedades crónicas, el Estado siempre debería intentar ayudar a esos individuos a encontrar una vía de AUTO-MANTENIMIENTO. Eso no sólo deriva en un ahorro de los costes públicos brutal sino que favorece un valor esencial en las sociedades: La LIBERTAD INDIVIDUAL… Un individuo que depende del Estado para sus necesidades básicas, permanece “atado” a este Estado, lo que paradójicamente limita su propia libertad individual. Y la libertad individual es un parámetro fundamental en la vida de cualquier persona que viva en una sociedad humana, por supuesto. No es casualidad que en los gobiernos comunistas, la falta de libertad sea una de las principales consecuencias. En los gobiernos socialistas, esa falta de libertad queda a menudo oculta a los ojos menos expertos y analíticos. Pero  también se da, y a veces en la misma medida que en gobiernos comunistas.

Como conclusión, un gobierno liberal-económico debería privatizarlo casi todo y establecer un servicio público muy centrado en solucionar los problemas particulares y esenciales de los individuos, sobretodo en cuanto a su acceso a los servicios sociales básicos. Es decir, todo el esfuerzo de gestión pública de unos servicios dados, debería dirigirlo a ayudar a aquellos individuos que no pueden acceder a unos servicios que el propio Estado controlara como no monopolizados (la otra gran tarea estatal, claro).

Por supuesto, la primera y más importante vía para evitar y aminorar esos problemas particulares de los individuos es intentar ASESORAR y COLABORAR muy de cerca con la EDUCACIÓN y la ENSEÑANZA (privadas, según lo expuesto), controlando la calidad de los centros de enseñanza, privados en este caso. Este punto de auditoría de la Educación sería uno de los puntos más críticos en este tipo de gobierno puesto que sería un punto de fragilidad muy evidente de la sociedad. Estas auditorias deberían estar absolutamente abiertas y trasparentes, totalmente CONSENSUADAS por la sociedad, para evitar manipulaciones de la sociedad en su conjunto por posibles políticos “fraudulentos”.

——————————

ANEXO: Los bancos privados, se salen de esa ideología “responsable” del dinero porque “chantajean” al Estado con su poder capitalista: “Si me dejas arruinarme como empresa privada, no podré ayudarte después”…. Ese es el “lema oculto” de muchas entidades bancarias privadas. Con esa premisa, muchas de esas entidades privadas pasan tácitamente a comportarse como entidades públicas, en las que de nuevo, el valor práctico del dinero vuelve a bajar en picado. Por eso, estoy totalmente en contra del RESCATE a los bancos privados con problemas económicos: El resto de bancos comprueban que no deben ser tan responsables con el dinero, se relajan y a efectos prácticos se convierten en entidades públicas que, por lo tanto, siguen derrochando y robando nuestro dinero… (aunque sólo sea para pagar los sueldos de todos sus trabajadores, altos ejecutivos sobretodo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s