Diferencias sí. ¿Estupideces e hipocresías? Las mínimas.

Cuando veo este tipo de personas (“extremas”, “radicales”… podríamos decir) no pienso en ellas como individuos, sino que pienso en los extraños y misteriosos motivos de la Naturaleza para crear semejantes “loquitos”…

Esta gente, realmente consiguen el efecto totalmente opuesto al que buscan: Sentirse especiales y diferentes… Realmente, yo no los veo como personas independientes, diferentes, especiales, con fuerte personalidades, etc; sino todo lo contrario: Son personas esclavizadas a la propia imagen y con efectos totalmente nefastos para ellos mismos, por muchas razones que creo que no viene al caso analizarlas ahora.

¿Pero qué busca la Naturaleza al crear semejantes “barbaridades individuales”? ¿Crear contra-ejemplos (ejemplos a no seguir) claros y evidentes? ¿Explorar los límites de la Naturaleza? ¿Simple compensación de lo mayoritario con excepciones radicales? ¿Hacernos pensar sobre la propia naturaleza humana?…

No sé, se me ocurren decenas de preguntas relacionadas, ninguna con una respuesta totalmente clara y evidente. Pero lo que está claro para mí, es que a nivel personal, estos individuos son auténticos desgraciados que les ha tocado “bailar con la más fea”… Les ha tocado el papel de “malo” en la película… Se pasarán la vida intentando creerse lo bien que están e intentando que los demás también se lo crean. Pero nada más lejos de la realidad. Son personas muy extremistas que, en este caso, les ha tocado uno de los peores extremos: La obsesión por la apariencia física…

La Naturaleza, incluso la sociedad, puede que necesite estos individuos pero lo que no soporto son los HIPÓCRITAS que nos llaman a los demás “cerrados de mente” por decir que esto es una auténtica locura (no puede ni comer con normalidad hombre!)… Hipócritas y estúpidos, porque la locura es una enfermedad desde un punto de vista personal, pero es algo necesario a nivel de sociedad o de Civilización… En el fondo, y en un plano GENERAL, estos “loquitos” no son malos “especímenes”. Por lo tanto, no tenemos porqué luchar contra ellos. Pero si contra los hipócritas que buscan estúpidas argumentaciones para fomentar esa “ruina personal”. Las enfermedades hay que aceptarlas, respetarlas, curarlas, etc; pero nunca fomentarlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s