La alternativa a la democracia

frase-la-democracia-no-es-mas-que-una-dictadura-elegida-por-el-pueblo-no-nos-enganemos-bob-marley-121127

Ser demócrata implica aceptar que la sociedad puede aplastar los intereses individuales de cualquiera, si con esa acción la mayoría va a salir ganando… ¿Puede haber actitud más ruin?!

Sí, existe una alternativa al “menos malo” de los sistemas de gobierno: Que no haya gobierno.

Habría que dejar que cada individuo sea EDUCADO en total RESPONSABILIDAD de sí mismo, para hacerse cargo de su vida al 100%, aprendiendo a CONVIVIR realmente, RESPETANDO los derechos de los demás individuos y COOPERANDO con ellos para obtener mutuamente aquello que necesitamos para ser… FELICES…

En todo el proceso descrito anteriormente, no hace falta ningún Estado, coaccionador y desestabilizador de la verdadera naturaleza e intereses Humanos.

No, ya no me considero demócrata… La democracia es la dictadura del pueblo; un pueblo, además!, ignorante que no duda en aplastar los derechos esenciales de cualquier minoría, aunque sea la de un sólo individuo.

A partir de ahora me declaro abstencionista… Quizás algún día toda la sociedad se de cuenta de esta gran farsa y los Estados, como acaparadores de poder absoluto, queden ilegitimados por siempre jamás. Evidentemente, soy consciente de que eso, hoy por hoy, es una gran utopía. Pero no me distingo por ser demasiado pragmático en temas profundos. Prefiero seguir mis razonamientos personales y meditados.

2 Comments

  1. Alberto, como siempre, tan agudo en tu análisis y tan generoso por compartirloS abiertamente con nosotros. No soy experta en política o ciencias sociales, sino mas bien soy una simple ciudadana, una persona común y corriente que escucha y observa conductas u opiniones de la clase dirigente de los países latinoamericanos que muchas veces me confunden. Algo que me ha llamado mucho la atención en los últimos tiempos en esta región donde han habido recambio de lideres políticos -de populistas a mas conservadores- producto de elecciones presidenciales… es que a los que escucho mencionar frecuentemente y con fuerza la palabra ¨República¨ es a los NO-populistas. La voz República en los lideres populistas brilla por su ausencia. Puede ser que sea una mala interpretación mía? Me gustaría saber tu opinión… Quisiera saber tu punto de vista con respecto a si tu crees que en una República propiamente dicha puede existir una ¨Sana Democracia o si eso es una utopía en esta parte del mundo?¨. Se que no son sinónimos porque aluden a principios distintos. Se que República es un sistema político que se fundamenta en el gobierno de la ley, por ej.: la Constitución, y que una Democracia es una forma de organizar el estado, directa o indirectamente, por el pueblo. Pero, pueden convivir ética y sanamente? Estoy confundida… ya que aquí, por momentos, me parecen inconciliables. Que estés muy bien, que tu día te brinde alegría y bendiciones y que siempre estés presente allí con tu sabiduría y generosidad. S.

    Responder

  2. Hola Susana.

    Muchas gracias por dejarme tu comentario, al que intentaré responder lo mejor posible. Pero antes, déjame dejar bien claro que no soy experto político , ni en general, ya que sigues mi blog, no soy experto en ningunas de las áreas que toco en el mismo. Sólo me confieso como un pensador “obsesivo”, muy curioso e inquieto y al que no le convencen sólo con palabras bonitas.

    Lo primero que yo entiendo es que un POPULISTA no tiene porque ser de izquierdas o de derechas (progresista o conservador, también llamados). Si bien es cierto que es más fácil ser populista si quieres transmitir ideas de izquierdas, progresistas, socialistas o incluso comunistas (escoge el grado de izquierda y/o la etiqueta que creas oportuna). Mi idea sobre el concepto de “política populista” es que es aquella en la que impera la CONVICCIÓN EMOCIONAL más que la RACIONAL. Es decir, un populista, más que centrarse en las soluciones de los problemas, se centra en los problemas en sí mismos, e intenta culpar a la oposición de los mismos, desacreditándolo sin realmente aportar ninguna solución, REAL y OBJETIVA.

    Si te fijas, los movimientos social-comunistas es precisamente lo que intentan constantemente: Dejar muy claros los problemas y los supuestos culpables, sin dar demasiadas explicaciones de cómo solucionarlos, o dando vagas razones para ello. Sin embargo, la derecha (o conservadores) son más bien de la idea de que la gente sea la que tiene que esforzarse para conseguir ser feliz. Esa política es muy IMPOPULAR (lo contrario al populismo). Pero aún así, también es posible ver actitudes populistas en políticos conservadores, y el ejemplo más claro es Donald Trump, al decirles a los norte-americanos, que va a deportar a todos los emigrantes latino-americanos ilegales. Eso es populista porque realmente no arreglará los problemas que tienen los norte-americanos, pero es algo que “parece” interesante si no haces un análisis más profundo (te toman el pelo). Es fácil detectar a un populista: Solo PREGÚNTALE hasta la saciedad y verás como en algún momento se queda sin respuestas o sus respuestas son muy contradictorias. En España, tenemos un partido populista muy famoso ya, que se denomina “Podemos”: Se pasan el día acusando de los problemas de la sociedad al gobierno sin aportar soluciones REALISTAS a esos mismos problemas. El problema es que para “cazar” a un populista es necesario analizar mucho sus ideas y, por desgracia, no mucha gente quiere o puede llegar a ese nivel de análisis.

    En latino-américa tenéis a un excelente analista política llamada Gloria Alvarez, que ha propagado la teoría de que la República, junto a la Democracia será la receta para conseguir la tan ansiada recuperación social y económica en latino-américa. Me encanta esta chica pero se le acusa muchas veces de que se centra exclusivamente en este modelo para conseguir explicar la teoría general de la LIBERTAD, en cualquier ámbito, no sólo el económico. Es decir, es una LIBERTARIA, no una conservadora, porque apuesta por la libertad también en el ámbito social.

    Gloria Alvarez, ha empleado ese marco República-Democracia para intentar establecer una base política “esterilizada” de todos los virus que asolan casi todos los países latino-americanos, hoy día. Y no me parece mal idea, aunque, según este artículo que acabo de escribir, me parece aún así, un “mal menor”. Y esto es la crítica más usual a esta chica, aunque insisto que a mi me parecería un avance enorme para los países latino-americanos, poder llegar a una institución de gobierno MÍNIMA como la República, donde todos los poderes políticos estuvieran muy controlados por una democracia lo más ilustrada posible que eligiera a sus representantes RACIONALMENTE y no con la emoción (manipulados).

    A ver, el problema con las leyes es que no están al 100% refutadas por el 100% de la población, incluso en democracia. Y eso, es una injusticia, al menos parcialmente. El mal menor de la Democracia es que periódicamente se puede elegir a los políticos de turno. Sin embargo, esos políticos no tienen capacidad (en parte porque tampoco les interesa) para cambiar leyes esenciales como una Constitución y que no han sido votadas ni siquiera democráticamente. En España, por ejemplo, nuestra Constitución la crearon un grupo de “intelectuales” y, a partir de entonces es casi intocable. Es decir, no es realmente democrática. Pero eso que se ve muy claramente en las leyes esenciales, también pasa en menor medida con las leyes que durante el periodo legislativo un Gobierno dedica, sin consultar a la sociedad (muchas veces).

    Pero a pesar de que las TODAS leyes fueran consensuadas democráticamente mediante voto directo (referendums), siempre habría individuos violentados que serían los que perderían en frente de la mayoría. Y eso es lo que denuncio en este artículo.

    Como conclusión, a efectos PRÁCTICOS, no me parece mala la solución de una República Democrática, como propone Gloria Alvarez ya que está mucho más cerca de la idea de LIBERTAD que la que proponen casi todos los partidos políticos actuales en latino-américa.

    Yo también “firmaría” por tener un Gobierno MÍNIMO (una república por ejemplo) , al que le pudiéramos exigir resultados, como cuando contratas cualquier otro servicio privado. Y que en caso de no obtener esos resultados, pudiéramos echarlos de inmediato. Pero eso, siendo muy puristas, no es compatible con el concepto de Gobierno, La idea más parecida a esa es la de ADMINISTRADOR, como el administrador de fincas que nos lleva las tareas de mantenimiento y documentación de una finca de propietarios: Si lo hace bien, se le mantiene sino se le echa. Y si nos roba nuestro dinero, a la cárcel..😉

    Perdona que me haya extendido tanto. Espero haberte servido de utilidad.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s