Fascismo de derechas y de izquierdas

censura1Recuerdo haber tratado este tema antes, pero lejos de mitigarse el problema, veo que cada día se acrecenta, por lo que me veo con ganas de volver a tratarlo. Se trata de la típica falacia de llamar fascista a la derecha política. También analizaré algo el tema para ver quienes son los verdaderos fascistas en nuestra sociedad.

Definiciones

Como buen punto de partida, conviene irse a la RAE para ver de qué estamos hablando:

fascismo
Del it. fascismo.
1. m. Movimiento político y social de carácter totalitario que se desarrolló en Italia en la primera mitad del siglo XX, y que se caracterizaba por el corporativismo y la exaltación nacionalista.

corporativismo
De corporativo e -ismo.
1. m. Doctrina política y social que propugna la intervención del Estado en la solución de los conflictos de orden laboral, mediante la creación de corporaciones profesionales que agrupen a trabajadores y empresarios.
2. m. En un grupo o sector profesional, actitud de defensa a ultranza de la solidaridad interna y los intereses de sus miembros.

nacionalismo
De nacional e -ismo.
1. m. Sentimiento fervoroso de pertenencia a una nación y de identificación con su realidad y con su historia.
2. m. Ideología de un pueblo que, afirmando su naturaleza de nación, aspira a constituirse como Estado.

Según estas definiciones se podría resumir que fascismo es básicamente totalitarismo, es decir, un sistema político anti-democrático y que, como es lógico, se apoya en un Estado todo-poderoso para imponer esas ideas únicas del totalitarismo.

Implicaciones

Para empezar, dos implicaciones generales importantes:

  1. El fascismo puede ser de cualquier ideología. Sólo es necesario que se intente imponer una idea para que sea una actitud fascista.
  2. Derecha e izquierda, apuestan por un Estado muy poderoso, que controle de forma generalizada a la sociedad.

Yendo a las diferencias entre las dos grandes ideologías políticas, izquierda y derecha, dado que la derecha apuesta por el libre comercio, el control estatal es, al menos en teoría, más moderado en la derecha. Al menos, por lo económico. En el lado social, es claro que la derecha es conservadora y la izquierda progresista. Muchos pensarán que progresismo es sinónimo de libertad y,  por lo tanto, lo que la derecha gana en libertad económica, lo gana la izquierda en libertad social. Pero no, no debemos confundirnos en este punto. Lo aclaro a continuación.

El progresismo no apuesta por la libertad social, sino por imponer un modelo “moderno” a la sociedad, al igual que la derecha apuesta por imponer un modelo “conservador”. Pero ninguno apuesta por un modelo de libertad individual en el plano social. Sólo los liberales o libertarios (corriente política muy minoritaria) son los que apuestan por libertad también en el plano social, sin que el Estado imponga a “golpe de ley” ninguna opción social.

El progresismo no apuesta por la libertad social, sino por imponer un modelo “moderno” a la sociedad, al igual que la derecha apuesta por imponer un modelo “conservador”.

Por lo tanto, en cuanto a libertad, está claro que la derecha se muestra claramente más libre, aunque sea sólo en la faceta económica. La izquierda, sin embargo, se muestra más impositiva y controladora en ambos grandes sectores: El económico y el social.

Democracia

Pero este debate no tendría la más mínima importancia si, al final, las políticas administradas (de derechas o izquierdas) estuvieran legitimadas de una forma clara y evidente. Pero es que esta legitimación no existe realmente.

Lo que legitima una política es que provenga de un proceso democrático… real. El adjetivo “real” es sumamente importante, puesto que la democracia puede corromperse en según qué situaciones. Lamentablemente, estamos en un momento de la historia, donde la democracia está muy corrupta y lo que tenemos, sea lo que sea, no proviene de una actitud realmente democrática. Por lo tanto, la conclusión es muy clara: Estamos ante Estados teóricamente democráticos pero que en el fondo, son bastante totalitarios…

Demagogia y mentira

¿Por qué digo que la democracia actual, concretamente en España, no es real? Por dos razones básicas, dependiendo de cuál sea la opción de gobierno final:

  • Si gobierna la izquierda, el voto ganador proviene básicamente de la demagogia
  • Si gobierna la derecha, el voto ganador proviene básicamente de la mentira

La demagogia se utiliza para manipular las mentes más débiles o perezosas, que no saben o quieren analizar más allá de lo aparente y se quedan sólo con la apariencia de una idea, típicamente muy atractiva. Esta manipulación del prójimo se da por muchas razones: Ignorancia, simple orgullo (ego), poder o dinero… O una combinación de las anteriores. Pero en ningún caso esa manipulación se hace por el bien ajeno, común o social, como los demagogos de la izquierda indican todo el tiempo. Cuando la demagogia se lleva al terreno de lo político se le llama Populismo: El “arte” de engatusar a la gente para que te vote aunque ese voto no les convenga. También hay un tipo de populismo de derechas, pero es mucho menos frecuente dado la naturaleza intrínseca del pensamiento de derechas.

Por otro lado, las ideas de la derecha son, o bien complicadas (economía) o bien tradicionales (sociedad). Ambos calificativos no son realmente atractivos a primera vista. Por esa razón, el político de derechas utiliza a menudo la mentira para lograr votos, intentando no explicar las complicadas ideas económicas o vender las conservadoras y “aburridas” ideas sociales.

Por lo tanto, parece claro que estamos ante un panorama político bastante mediocre, donde se presume mucho de democracia pero que en la práctica existe una sociedad, o bien muy traicionada (mentira) o bien muy manipulada (demagogia). Es normal pues que el nivel de descontento político sea enorme.

Conclusión: ¿Quién es más fascista?

Pero volviendo al asunto con el que inicié este artículo, si existe una ideología fascista en la sociedad, ¿sería más de derechas o más de izquierdas?

Ya sea a través de la mentira o de la demagogia, parece que ambas grandes opciones políticas no practica la democracia plenamente, por lo tanto, ambas son relativamente fascistas. Pero hay dos diferencias sutiles pero importantes que hacen que una sea más fascista (menos demócrata) que la otra. Ya han sido apuntadas antes, pero a continuación se enumeran:

  1. La izquierda apuesta más por un gobierno estatista. Es decir, la izquierda reclama más control e intervención del Estado en la sociedad. Esto es una característica incluida en el fascismo.
  2. La derecha, pese a apostar por establecer leyes que intervienen en las opciones sociales, al igual que la izquierda, deja mucha más libertad en el aspecto económico. Por lo tanto, la izquierda, al imponer unos modelos económicos, vuelve a ser más fascista que la derecha.

Para quién tenga un mínimo de capacidad analítica, es muy evidente quién es más propenso al fascismo y curiosamente son los que acusan más de fascistas: Los de ideología de izquierdas o progresistas. Con esto, no quiero decir que cualquier progresista sea fascista, ni que todos los conservadores dejen de serlo. Sino quién es más propenso a serlo, según sus propias características ideológicas. Lo que sí me parece indignante es que se de por válido en muchos ámbitos, incluso entre los propios conservadores, que el fascismo es casi un sinónimo de ser de derechas, cuando en realidad es más bien lo contrario y, aún así, por parte de la derecha, no se ha usado esa baza argumental casi nunca por una especie de exceso de respeto hacía los progresistas que no cesan en acusar a los conservadores de fascistas. ¿Será que realmente existe una gran parte de fascista en cualquier progresista?… 😉

La alternativa: Liberalismo.

A pesar de considerarme aún muy conservador (o naturista, que para mi es equivalente), actualmente opto más por el Liberalismo (o Libertarismo, según las fuentes).

En el Liberalismo la prioridad es la libertad del individuo, no los Principios que tenga. Es decir, algo que está muy en contra de las dos ideologías tradicionales de izquierdas y derechas. De todas formas, al contrario de lo que pueda parecer, un liberal está más cerca de uno de derechas que no de uno de izquierdas, porque el de derechas apuesta por la libertad de mercado mientras que el de izquierdas apuesta por un Estado paternalista que lo controle todo, incluso las relaciones sociales.

Por lo tanto, al declararme liberal (total, no sólo económico) freno la demagogia y la manipulación de la izquierda y puedo impedir que me impongan sus ideologías sociales progresistas mediante el Estado, sin el temor que me acusen de lo mismo al intentar imponer una idelogogía social, en este caso conservadora.

Por lo tanto, viva el liberalismo y abajo el fascismo!, provenga de donde provenga! 😉

Anuncios

2 Comments

  1. Me ha parecido muy interesante tu perspectiva pero todavía no lo veo claro. Por un lado tenemos el comunismo teorizado por Marx y por otro el comunismo desarrollado en la práctica en la Unión Soviética 30 años después de la muerte de Marx. Según Marx, el fin máximo del comunismo es la EXTINCIÓN del Estado. Nunca habló de un Estado fuerte que lo controlase todo como fin a perseguir sino que dijo que había que aprovecharse de la estructura del Estado para hacer que desaparezcan las clases sociales y al ocurrir esto el Estado se extinguiría por no ser necesario ya que, como el decía, no era mas que un instrumento de las clase opresora sobre la clase dominante. Para ello, el proletariado se pondría como clase dominante y controlaría la estructura del Estado, a eso lo que llamo “Fase de la dictadura del proletariado”. Al final todo eso desemboco un Estado totalitario que controlaba cada aspecto de la economía y la sociedad del país, pero no es para eso para lo que fue ideado el marxismo. Por otro lado el fascismo si que fue ideado para tener un Estado totalitario que controlaría cada aspecto de la sociedad y la economía.

    A resumir:

    Meta del marxismo = Abolición de la propiedad privada de los medios de producción. Abolición de las clases sociales. Extinción del Estado
    Meta del fascismo = Propiedad pública y privada de los medios de producción organizada de forma corporativista y sindicato vertical controlado por empleadores y Estado. Estado totalitario que interviene en todos los aspectos de la sociedad.

    Yo creo que el dualismo izquierda/derecha para definir espectros ideológicos está muy desfasado. Al final fue donde se sentaron las diferentes “facciones” en la Asamblea Nacional francesa después de la Revolución y actualmente no define correctamente la ideología de cada persona al haber muchos matices a tener en cuenta.

    Por otro lado no confundiría los términos liberal y libertario. En España se considera libertarios a los anarquistas.

    Por todo lo demás, me ha gustado tu artículo y tu punto de vista es interesante.

    Salud.

    Responder

    1. Primero, gracias por leer mi artículo y también por comentarlo.

      Después, confesar que no soy un gran entendido en historia ni tampoco he estudiado en profundidad el marxismo. Lo que conozco del marxismo es por bocas de otros, que he intentado fueran suficientemente expertos.

      Yo también tengo entendido que el objetivo final de Marx era la abolición del Estado (anarquía comunista) pero eso pasaba por una etapa previa que, según algunos politólogos que sigo, fue lo que entendemos como SOCIALISMO… Según esa teoría, el comunismo tiene como etapa previa el socialismo, que sirve como preparación para la anarquía comunista final. Según Marx, el socialismo tenía que ser una fase en la que re-educar a la sociedad para que ésta fuera capaz de auto-gobernarse en una sociedad sin ambición capitalista, donde el altruismo fuera la actitud generalizada. De esta manera, no sería necesario un Estado que equilibrara las diferencias sociales, puesto que éstas se equilibrarían automáticamente, gracias a la buena predisposición social de los individuos.

      Entiendo tu punto cuando dices que ” no es para eso [totalitarismo] para lo que fue ideado el marxismo”. Pero, yo no juzgo una ideología por su “buena intención”, sino por sus resultados empíricos finales… Por otro lado, si el fascismo (del lado que sea) genera unos buenos y generales resultados, tampoco veo que fuera tan malo… En definitiva, sería mucho mejor una sociedad gobernada por un dictador con “buena fe” y muy inteligente que una democracia repleta de demagogia, mentira y corrupción, no crees?

      En lo que no estoy de acuerdo, es en tu asunción velada de que el fascismo es equivalente a la ideología de derechas. De la misma forma que el marxismo “puro” no es realmente progresismo-socialismo (según lo expuesto antes), el fascismo tampoco (creo) que se pueda igualar al conservadurismo o política de derechas. Yo me ciño a la definición de la RAE, para entender que un movimiento fascista puede ser cualquiera que intente IMPONER una idea o ideas a la sociedad. La imposición, en mi opinión, es lo que lo caracteriza más y no creo que me equivoque mucho.

      Yo sí que creo que la dualidad izquierda-derecha identifica de forma general dos perspectivas de pensamiento: La “moderna” (izquierda) y la “conservadora” (derecha).

      La modernidad o el progresismo es el “dios” de la izquierda y además, de una forma bastante literal, puesto que nunca es cuestionada la modernidad como la mejor opción: Simplemente se da por hecho que “lo moderno es lo mejor”, sin discusión alguna. Y la tradición, las leyes naturales y también la religión (como parte de la tradición también) son los dioses de la derecha. Es cierto que la derecha tampoco cuestiona demasiado a sus “dioses” (alguno literales, si hablamos de la religión), pero también es cierto que es una actitud más moderada y humilde, puesto que sus bases no dependen del Ser Humano directamente sino de algún factor externo: Historia, tradición, naturaleza, religión… Sin embargo, la modernidad del progresista depende directamente del Ser Humano; es decir, para el progresista, su dios es él mismo; lo que denota un alto nivel de arrogancia y/o prepotencia.

      Yo no llamaría libertario (acepto tu cambio de terminología) a un anarquista… Si bien es cierto que el libertario es anarquista, se puede confundir con el anarco-comunista y no tienen nada que ver. Un libertario, hasta donde yo entiendo, es un anarco-capitalista. Es decir, un libertario tiene como meta una sociedad sin estado, gobernada por acuerdos económicos y contratos explíticos entre los individuos; nada del “altruismo comunista”, que yo entiendo es una idea tan anti-natural como naif e inútil (no hay nada como la competitividad respetuosa para hacer avanzar a una sociedad).

      En fin, disculpa la extensión de mi réplica. Con gusto leeré la tuya, si la crees oportuna.

      Saludos.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s