Curso de filosofía básica. Clase 2. Constitución Septenaria del Hombre (7/1/2013)

¿Qué es el Ser Humano? La constitución septenaria del Hombre

constitucionseptenariaLa constitución septenaria del Hombre es una definición del Ser Humano que está incluida en muchas filosofías y en muchas culturas y civilizaciones a lo largo de toda la historia de la Humanidad.

Se llama septenaria, porque contiene siete aspectos, llamados vehículos o cuerpos, desde los que se puede entender al Ser Humano. La filosofía indú los engloba en diez, pero es una rara excepción y son esencialmente los mismos. Estos vehículos representan diferentes formas de expresión, de sensación del Hombre. Estos siete vehículos son los siguientes:

  1. Cuerpo Hetero-Físico (Stula-Sharira, en indú): Es la parte más material del Ser Humano. Es su base, claro. Este cuerpo es compartido también por el Reino mineral.
  2. Cuerpo Pránico: (Prana-Sharira, en indú): Es la parte energética de los seres vivos. Es la que da la vida a los cuerpos inertes. Este cuerpo es compartido por el Reino Vegetal también. Y éste también dispone del Hetero-Físico, claro.
  3. Cuerpo Astral (Linga-Sharira, en indú): Es la parte Humana que contiene las Emociones y sentimientos esenciales. Cuerpo compartido también por el Reino Animal.
  4. Cuerpo Kama-Manas (Kama hace referencia a los placeres y Manas a la mente): Es nuestra mente a un nivel básico que sólo tiene como objetivo nuestro bienestar propio, egoísta, en el sentido más literal del término ego. En este cuerpo están todos nuestros pensamientos orientados a auto-satisfacernos como primera prioridad. Este es el “Reino Humano” desde su perspectiva más simple.

Los dos primeros cuerpos (hetero físico y pránico) se engloban en lo que se denomina “Cuerpo“. Los otros dos (astral y kama-manas) se denominan “Alma“. Y al conjunto de estos cuatro cuerpos también se le denomina “Personalidad“. Es decir, como también solemos entender, el Hombre, se compone de cuerpo y alma.

Los otros tres cuerpos restantes son los siguientes:

  1. Cuerpo Manas: Es nuestra mente altruista, no egoísta. Implica un alto nivel de humildad para no imponer nuestros pensamientos. De este vehículo emanan muchos pensamientos importantes porque no sólo nos afectan a nosotros solos. Por lo tanto, constituye un “vehículo difícil de conducir”.
  2. Cuerpo Budhi: Representa la intuición “en estado puro”. Son todas aquellas sensaciones no explicables que nos llevan a hacer lo correcto sin saber por qué. Y lo correcto no sólo para nosotros mismos ya que es un vehículo que también implica el inferior Manas (por lo tanto, no egoísta).
  3. Cuerpo Atmá (fuego, Chispa Divina): Representa nuestra Voluntad, así de simple. Es decir, todos nuestros actos voluntariosos, que impliquen también intuición y altruismo (los cuerpos previos), son actos proveniente de este vehículo.

Estos tres últimos cuerpos son los que se denominan “Espíritu“. De esta forma, se puede observar que el Ser Humano, según las filosofías tradicionales y muchas de las grandes religiones, diferencian entre alma y espíritu, cuando en la actualidad, mucha gente considera que son términos equivalentes.

El Espíritu se considera el “Yo Eterno“… Es la parte de nosotros que no muere jamás. Cuando nuestra personalidad (cuerpo y mente) mueren, el Espíritu se puede volver a encarnar en otra nueva personalidad, según las reglas de la Reencarnación.

Finalmente, indicar que la conciencia de una persona se va “moviendo” por estos siete vehículos. Por ejemplo, una persona con un Manas muy presente, apenas sentirá emociones “básicas” o hambre (astral) o dolor físico…

Curso de filosofía básica. Clase 1. Introducción (10/12/2012)

Introducción

Hace unos años, realicé un curso de introducción a la filosofía bastante interesante. Estaba muy basado en la filosofía oriental clásica. Por una razón u otra, no me empapé mucho en dicho curso y aún tengo pendiente repasar todas mis anotaciones del curso.

La semana pasada inicié un curso similar pero me he propuesto no dejar pasar la oportunidad de asimilarlo con más profundidad de forma inmediata, no dejando esa tarea para un momento que jamás pueda venir. Así que, se me ocurrió, pasar mis apuntes a mi blog. De esta forma, asiento los conocimientos adquiridos y, además, los pongo a disposición de quien esté interesado en este curso y mis anotaciones y reflexiones mas importantes sobre el mismo.

Estructura del curso

1. Ética (y Moral)

2. Política

3. Filosofía de Historia.

1. Ética y Moral

El término “moral” se entiende como el conjunto general de normas sociales. El término “ética” se relaciona más con las “normas filosóficas”, en lugar de sociales. Es decir, la ética se suele entender más como la disciplina que estudia lo “correcto” desde un punto de la filosofía. Y la moral es aquella corriente social que define lo que es correcto o no.

Pero ética y moral son semánticamente lo mismo. Su etimología así lo indica ya que ambos términos significan COSTUMBRE. Ética viene de ETOS en griego y moral viene de MOREA en latín.

En cualquier caso, ¿qué es una costumbre? Es una acción repetida en el tiempo que implica la “voluntad consciente” de hacerla. En contraposición, existe el HÁBITO que también es una acción repetida en el tiempo pero que no implica conciencia al realizarla. Por ejemplo, muchos no recordamos si hemos cerrado la puerta de nuestro coche al aparcarlo: Es un hábito, no una costumbre. Muchas veces, una costumbre puede acabar en hábito. Por ejemplo, conducir un coche: Al principio somos muy conscientes de todo lo que hacemos para conducir. Con el tiempo, lo convertimos en un hábito.

Los hábitos son muy prácticos para la vida diaria pero tienen el inconveniente de que nos impiden “sentir” nuestra vida. Es decir, cuando actuamos por hábito no somos conscientes de esos momentos. Por eso, nos cuesta recordar las acciones que realizamos por hábito. Si no ocupamos nuestra mente en algo realmente consciente e interesante en esos momentos, perdemos minutos e incluso horas de nuestra vida sin “estar presentes”. Es decir, si no hay nada mejor que pensar, mejor ser conscientes de nuestras acciones, aunque sea únicamente la acción de cerrar la puerta de nuestro coche. En este caso, además es recomendable para que no nos roben el coche, jejeje… Un caso extremo es cuando llega el final del día, nos relajamos y nos damos cuenta de que muchas cosas no las recordamos: A veces no somos capaces de recordar ni que hemos almorzado o qué hemos hecho en nuestro trabajo… Ese estilo de vida nos convierte en “robots” más que en Seres Humanos… Debemos moderar nuestros hábitos para no caer en esa situación.

Seguramente, para huir del hábito, de forma inconsciente nos sentimos atraídos por las experiencias nuevas: Para “sentirnos” a nosotros mismos. Pero no es necesario experimentar situaciones nuevas para “vivir conscientemente”. Basta con “concienciar” esos hábitos. Yo, por ejemplo, para no dejarme las llaves de mi casa dentro de mi casa, hago ejercicios de “concienciación” de lo que estoy haciendo: Cerrar la puerta de mi casa… Puede parecer algo insignificante pero la sensación de “hacer cosas”, aunque sean mecánicas y cotidianas, nos ayuda a sentirnos mejor, puesto que alimenta la sensación de que no malgastamos nuestra vida, que hacemos algo con ella.

——————-

Inciso: “Clásico” no es sinónimo de viejo, antiguo, pasado de moda u obsoleto… Esa palabra denota lo ETERNO, es decir lo que siempre “está de moda”, lo que siempre está vigente.

——————-

Los pensadores clásicos valoraban mucho una conducta homogénea en la persona. Es decir, que en el ámbito que sea, una persona siempre se comporte de forma similar: Trabajo, familia, amigos, etc.

—————————

En la filosofía occidental antigua, existe una división de la realidad en lo que se donominan los 7 reinos naturales: Mineral, vegetal, animal, humano, de los héroes, de los semidioses y los dioses.

[Héroe: Hijo de un dios y un humano.]

Mediante ESFUERZO un individuo de un reino cualquiera puede reencarnarse en un individuo del siguiente reino. Si es un humano, resultará que en su próxima reencarnación será resultado de la unión de un dios y un humano: Un héroe.

Este esquema natural servía de gran motivación para que las personas intentaran evolucionar. Hoy día, con las religiones, por ejemplo, esto no existe puesto que éstas sólo indican que se debe evolucionar para ir a otra realidad (el “cielo”). Y eso resulta menos motivador que el hecho de regresar a la realidad actual pero con mejor “status”.

———————————

Hay una gran clasificación de ética: La TEMPORAL y la ATEMPORAL. (Temporal = circunstancial).

Ejemplos de ética atemporal: Justicia, amor a la familia, etc.

Lo ideal es que la ética temporal nunca entre en contradicción con la filosofía atemporal. Situación que suele ocurrir muy amenudo en nuestra sociedad actual: Por ejemplo, la “no explotación labora” puede parecernos mucho más prioritario (más atemporal, pues) que el derecho a tener el último modelo de teléfono inteligente. Sin embargo, parece que nos da igual que se explote laboralmente a las personas mientras podamos disfrutar de esos aparatos… Lamentablemente, hay muchos casos similares en la actualidad.

———————————-

Un buen filósofo es aquel que utiliza la diplomacia para convencer sin hacer sufrir. Se podría entender como asertividad: Expresar tus opiniones de una forma que no sean rechazadas y no ofendan. Es la mejor forma de que éstas puedan llegar a ser también las opiniones de los demás.