¿Gobernar para el pueblo? ¿Qué diablos implica eso?!

nunca-te-fies-hay-cosas-que-por-bonitas-que-parezcan-son-letales

Es muy preocupante que los gobernantes sólo intenten mantener el poder “gobernando para el pueblo” de forma totalmente independiente a su IDEOLOGÍA… Es decir, piense lo que yo piense como político, voy a hacer lo que PARECE que la sociedad quiere, incluso aunque me hayan votado para hacer todo lo contrario…

El ejemplo más reciente de este comportamiento tan anti-democrático se puede ver en el gobierno actual del PP, en España. Este gobierno fue elegido por su ideología en general y por su programa en particular. Pues bien, el PP acaba de retirar una de las leyes que más se ajustaba a ambos criterios de voto: La ley de la reforma del aborto… Y esta sólo es otra de tantas acciones similares del gobierno del PP. En mi opinión, la que ha colmado el vaso.

Independientemente de que me pueda resultar REPUGNANTE la actual ley del aborto libre y que no ha querido cambiar el gobierno, lo me parece realmente muy, muy, muy preocupante es que un gobierno democrático se deje llevar por este mal llamado “pulso social”, que no es más que la apariencia de una MINORÍA de la población muy ruidosa, intolerante y anti-democrática. En el otro lado está la otra parte MAYORITARIA (según las urnas). Una mayoría muy TÍMIDA, que no le gusta la BRONCA… y se deja lleva estúpidamente por esa minoría autoritaria.

¿Los partidos políticos que salgan de las urnas en un futuro van a seguir con esta línea, claramente ANTI-DEMOCRÁTICA o van a empezar a ser fieles a los votantes que le dieron el poder, independientemente de sean más o menos “ruidosos”? ¿Realmente es necesario “recordarle” al gobierno qué es lo que DEBEN hacer y hacer oídos sordos a los intolerantes que no aceptan el resultado de unas elecciones democráticas? ¿Realmente es necesrio eso?! No, por supuesto que no es necesario tan estúpida actitud: Unas elecciones son el proceso democrático por excelencia y deberían ser respetadas como tales.

De momento, el gobierno actual del PP está yendo en esa senda anti-democrática. De ahora en adelante, ya todo es posible… Porque cuando la democracia sólo existe en teoría, y en la práctica gobiernan pequeños grupos de presión/poder, la PAZ está en peligro. El peligro es que llegue un momento en el que la mayoría tímida REVIENTE y quiera hacerse respetar de una forma también muy radical y extrema… Y ahí ya dejo la imaginación de cada cual para que concluya este escrito… :O

¡Qué mal amigo soy! ;)

128793_la-sinceridad-les-duele

Soy un pedazo de cabrón, jajaja! Ale, “pisando fuerte”, como diría Alejandro Sanz, jajaja!

¿Qué diablos le pasa a la gente que no acepta que puedan estar haciendo algo mal y se enfadan muchísimo cuando sus amigos se lo dicen?

Si en algo se caracteriza un amigo es precisamente en que es SINCERO contigo, nooo? Entonces, deberíamos, lo primero, AGRADECER las muestras de sinceridad evidentes (qué mayor sinceridad que te llamen “gilipollas” a la cara?!, jajaja!). Después, deberíamos CONTENER nuestro EGO enfurecido por el resultado nefasto de algo tan bueno como es un acto de sinceridad, jejeje… Más tarde, una vez relajados, pedir EXPLICACIONES… 😉 Seguidamente, si vemos incoherencias en esas explicaciones, REPLICAR con nuestras propias ideas… Eso podría llevar a un DEBATE, apasionado incluso… Finalmente, cuando no hay pretensión de GANAR, el debate suele derivar en una VARIACIÓN de la ideología de ambas partes…

Con todo ese fantástico proceso COMUNICATIVO, iniciado con una aparente “agresión” (que no lo es, dadas las explicaciones posteriores), uno consigue incrementar más el AFECTO por su amigo… Milagro!…, lo que empezó con una aparente agresión, resulta que ha acabado incrementando la amistad! 🙂

Por otro lado, si todo ese proceso COMUNICATIVO no se establece, la amistad se resiente e incluso se ROMPE… Lo más lamentable de todo es que nuestros mejores amigos son los que pueden aportar más a nuestras vidas… y alguien “igual” a nosotros no nos aportará nada nuevo… Es decir, con esa actitud nos quedaremos sin verdaderos amigos…

La conclusión es muy interesante: Ante alguien que te moleste por sus ideas, no te enfades, PREGÚNTALE… De eso depende de que podáis ser grandes y verdaderos amigos o grandes y verdaderos enemigos… Como muchas veces se ha dicho, LO OPUESTO A LA AMISTAD, NO ES LA ENEMISTAD, ES LA INDIFERENCIA… 😉

Corolario: Sin SINCERIDAD (aunque sea “molesta) sólo obtendremos amigos “de pacotilla”… Yo paso de amigos de pacotilla, y tú? 😉

Corolario 2: Por eso vivimos en una sociedad tan superficial, aparente y artificial: La gente no es sincera… Y la gente no es sincera porque no tienen valores… (si no tengo criterios, no tengo argumentos con los que sincerarme). Vaya dramática conclusión, no es cierto? :O

La falsedad no es lo mismo que la mentira


mascaraFalso es aquel que, sin intención directa de mentir, no es real…, no actúa conforme a sus características personales. Y además, lo hace de forma continuada.

El objetivo de la persona falsa es aparentar. El falso no se conoce o no se gusta e intenta dar una imagen que no coincide con su personalidad real:

  • Inmadurez: La persona no se conoce y va adoptando papeles que puedan satisfacerle. En lugar de “buscarse a sí mismo”, va camuflándose en su entorno social para ser aceptado o, por lo menos, pasar desapercibido.
  • Inseguridad personal: La persona se conoce pero no se gusta y, en lugar de cambiar, aparenta ser otra persona sin cambiar realmente su personalidad, que permanece oculta la mayor parte del tiempo. Su objetivo es que, ya que él no se quiere, los demás lo quieran.

Otro caso diferente es aparentar algo para conseguir algún objetivo muy claro y concreto. Eso creo que más de mentirosos que de falsos. Además, el mentiroso no tiene porqué aparentar: Puede intentar camelar a sus víctimas por otros medios. El falso siempre intenta aparentar, meterse en el papel. El falso “vive en su mentira”… El falso es una víctima de su propia mentira, mientras que el mentiroso no se ve perjudicado por sus mentiras.

Un caso típico de falsedad es la del materialista que adora él dinero y, si no lo tiene, intenta aparentar que lo tiene… En este caso, además de materialista, está persona es falsa (menuda pieza!).

Otro caso de falsedad es de tipo sentimental. Son “falsos sentimentales” aquellos que, por no poder estar al mismo nivel sentimental de su pareja lo intentan simular constantemente… Estas personas intentan de este modo ganar tiempo para poder estar en la misma dimensión sentimental que su pareja… Esa intención no es mala inicialmente. Pero mantener esa falsedad demasiado tiempo puede ser muy doloroso para la otra persona. Habitualmente los “falsos sentimentales” nunca consiguen asimilar su papel porque el sentimiento no puede ser nunca forzado ni representado. Y como muchas veces es una falsedad inconsciente  la víctima lo tiene complicado para salir de esa “trama sentimental”… Suelen ser relaciones muy dañinas… Los “falsos sentimentales” debería estar “etiquetados” para así poderlos evitar: “Atención! Peligro! Persona inmadura y/o insegura! Riesgo elevado de falsedad!“… Una pena que no sea detectable “a simple vista” ese problema… Supongo que la vacuna consiste en la paciencia, en conocer poco a poco a la persona…

Y es que intentar aparentar sólo es admisible en etapas de inmadurez evidentes: Infancia y adolescencia. En esas etapas la personalidad no está formada y no sabemos cómo actuar y “vamos probando”. Es normal. Pero es muy lamentable que haya adultos que usen y abusen de las apariencias en su vida y en cualquier ámbito de la misma…

Por lo tanto, se podría concluir que falsedad y mentira no son el mismo concepto y que ambos tienen sus antónimos correspondientes:

  • Mentiroso – Sincero
  • Falso – Auténtico

Evidentemente, tampoco se puede considerar que sinceridad sea sinónimo de autenticidad…

¿Y tú qué eres? ¿Eres más auténtico que sincero o al revés? Por mi parte, tengo que reconocer que soy más auténtico que sincero… Aunque tampoco no me considero un mentiroso declarado! 😉

La felicidad genera miedo

miedoHay personas que tienen verdadero pánico a dejar de ser felices… Si no somos felices seguro que no nos decepcionaremos… Y como la infelicidad tampoco interesa, finalmente, hay gente que busca activamente el término medio o incluso, el medio-bajo… Resulta asombrosa esta conclusión, verdad?

Dentro de este extraño grupo de personas que no quieren ser verdaderamente felices, existe un subconjunto que, para soportar ese absurdo en sus vidas, necesitan engañarse y, de paso, engañar a su entorno. Son los “eternos felices”. Los que, pase lo que pase, siempre son felices… Son aquellos que se comparan al resto, intentando imitar sus “poses felices” para demostrarle al “mundo” y a sí mismos sobretodo, que ellos también son felices…, que no necesitan arriesgar tanto para serlo. Pero en lo más hondo de su ser…, de su consciencia…, de sus emociones y sentimientos más profundos… lo saben… Saben que su felicidad es una “felicidad de cartón piedra”… Pero creen que a base de auto-mentiras, muy repetidas y prolongadas en el tiempo, pueden llegar a ser realmente felices… Es una de las estupideces más grandes que una persona puede cometer en su vida…

Habitualmente, se trata de personas muy imaginativas, ilusorias e incluso, personas patológicamente afectas que viven dos vidas, dos “sensaciones” simultáneamente… Una vida interior… muy caótica, muy contradictoria, y por lo tanto bastante angustiosa… Y una vida exterior, aparentemente muy feliz, exitosa y rica… Creo humildemente, que esta dualidad vital, es muy perniciosa para estas personas. Ya no sólo porque están constantemente angustiadas y necesitan esconderlo, sino porque todo eso repercute finalmente en su propia salud física…

Suena absurdo, pero hay mucha gente que prefiere no ser realmente feliz para así no sentirse realmente deprimido si deja de ser feliz… Entonces optan por una felicidad “mediocre” que no vayan a echar de menos si la pierden… Supongo que esa actitud es lo más contrario al espíritu “carpe diem”: En lugar de vivir intensamente, estas personas viven “a medio gas” para no sufrir grandes decepciones… Resulta realmente … patético?

Tenemos miedo a la decepción, tenemos miedo a perder la felicidad, tenemos miedo a hacer daño a quien le implique nuestra propia felicidad, tenemos miedo a traicionarnos por la “tonta felicidad”… Nuestro ego, nos juega una terrible pasada. Este ego estúpido nos grita en nuestra cabeza:

“No!, yo debo asegurarme de que esta felicidad que siento es consistente, que es real, que no se basa en tonterías!”

Menuda gran estupidez… ¡Nuestro Ego nos hace creer que la felicidad necesita de algo más para ser válida! Es alucinante cómo caemos en su trampa mortal! Una trampa mortal porque nos condena a la PASIVIDAD en nuestras vidas: Puede que no obtengamos TRISTEZA en nuestra vida si obedecemos a nuestro ego y cedemos a nuestro miedo… Pero tampoco obtendremos nunca FELICIDAD, felicidad auténtica y verdadera, porque estará debajo de la gran piedra del miedo impuesto por nuestro ego, que nos hace pensar que estamos SOLOS en el mundo, que sólo nosotros valemos algo y que el resto de las personas sólo están ahí para fastidiarnos la existencia… Grandísimo error de base que, finalmente, no nos hará realmente FELICES… Un gran drama personal para una gran parte de la Humanidad…

Hay un miedo especialmente cruel: El miedo que genera el Amor de pareja… Miedo a perderlo, claro… Ese miedo, además de fastidiar nuestra vida, también fastidia la de la persona amada… Por eso, hay que luchar contra ese miedo especialmente… No hay que dejar que ese miedo dirija nuestra vida… Hay que ayudar a nuestro amor a vencerlo… El Amor sólo, puede dejar en evidencia al escurridizo miedo, creando mucho caos y confusión en nuestra mente y nuestro corazón… Pero el amor no puede vencer al miedo por sí mismo… Ese es un gran error que muchos cometemos al abandonar una relación sentimental…