Conexión visual

Imagen

Hoy ha pasado algo muy especial … Ha sucedido una “conexión visual” … Para mí es increíble cómo podemos conectar entre nosotros a través de los ojos …

Hace unos días vi un discurso acerca de los síntomas de la mentira. En particular, el orador dijo que la mentira, al contrario que la gente pensaba , no se ve en los ojos … Hay muchos otros síntomas que un mentiroso puede mostrar cuando alguien miente. Ok , es posible , pero ¿qué pasa con…  los sentimientos … la atracción … el amor … ?

Hoy he experimentado algo que yo no había experimentado hace bastante tiempo : Fijar mi mirada en los ojos de otra persona, mientras estábamos hablando … Un mirada muy profunda, como si estuviera leyendo su mente. Es una sensación increíble … Parece como si conocieras a esa persona desde hace muchos años … “Tan preciosa” , estaba pensando al mismo tiempo estaba hipnotizado por esos enigmáticos ojos … Unos ojos asiáticos con cultura brasileña … Es preciosa , pero muy normal, también. En cualquier caso , me ha hipnotizado esta tarde en nuestra clase de Inglés …

Me hace recordar la última vez que viví esa situación tan especial. Fue con mi ex -novia … Fue increíble … tan increíble que yo siento que fue muy real, muy importante, muy … no sé , tal vez es sólo un “juego hormonal ” , tal vez soy demasiado ” estúpido y romántico ” , jejeje …. No sé , pero es un momento muy sorprendente , no hay duda de eso! Con mi ex, podíamos pasarnos horas mirándonos a los ojos, casi sin hablar … El lenguaje de los ojos … Parecía un acceso directo a nuestras mentes, nuestras almas …

En fin … , hoy, después de algunos años después de esa relación, he sentido algo muy similar a esta sensación … ¿Cuál es el problema? Ella tiene pareja, un ” pequeño gran” problema … , jejeje … De todos modos , estoy contento porque este tipo de experiencias me hacen sentir muy … vivo! 🙂

——

Este texto fue escrito hace varias semanas … Algo muy especial ha sido ” cocinado ” entre nosotros, pero ella es una persona muy honesta y responsable y nada más ocurrirá … La semana que viene es mi última semana de mi actual curso de Inglés. Después de eso , probablemente no nos veamos nunca más … Sé feliz a mi ángel temporal … y muchas gracias por hacerme sentir vivo otra vez … Hasta siempre 🙂

La eterna confusión entre Amor y Sexo lleva a la “Corrupción Sentimental”

images¿Por qué será que todos (hombres y mujeres) no dejamos de confundir Amor con Sexo?

Siempre he pensado que el término “amor” se utiliza con demasiada ligereza. Puede que con el tiempo una relación sentimental acabe siendo eso, amorosa, sentimental… Pero no tengo ninguna duda de que, al menos en los tiempos que corren y para la gran mayoría, en absoluto empiezan de esa forma.

Quiero creer que una pareja debería comenzar con una amistad, sin más. Pero no. Creo que es un acto de sinceridad y humildad aceptar que la mayoría de las relaciones de pareja no empiezan con una amistad. La gran mayoría de las relaciones de pareja empiezan con una, más o menos intensa, atracción sexual. Una atracción que no tiene porque “llevarlos a la cama” inmediatamente, aunque hoy día es muy habitual esa práctica. Pero no hace falta irse a ese extremo. Me refiero a que la gran mayoría de los que “no se van a la cama” de inmediato, por lo menos, sienten ese “cosquilleo estomacal” , esa “tontería” que nos hace desear contactar con esa persona a todas horas. Una persona que, a todos los efectos, es inicialmente una total desconocida. Por lo tanto, es imposible que sea una verdadera amiga.

Consecuentemente, ¡dejemos ya de auto-engañarnos! ¡Ni “flechazo”, ni “química”, ni “algo especial”, ni ocho cuartos! Todos estos apelativos los utilizamos para disfrazar algo tan natural y esencial como es el impulso sexual y sus consecuencias. Aceptemos que somos animales sexuales y que el sexo es realmente importante en nuestras vidas. Sin más. Una vez hayamos aceptado esa realidad será cuando podremos empezar a ser libres (de verdad) para iniciar las relaciones de pareja que queramos:

  • Podremos optar por dejarnos llevar por ese impulso sexual esencial, ya sea de la intensidad “cama” o de la intensidad “flechazo”.
  • O también podremos optar por NO dejarnos llevar por el impulso sexual e intentar que nuestras relaciones de pareja se fundamenten en una buena y real amistad.

Parece obvio que lo más “interesante” es que una relación de pareja se fundamente en la amistad desde el principio. Más que nada porque la atracción sexual es poco estable. Es arrolladora en los inicios pero decepcionante a posteriori. Lo que nos lleva a otros problemas relacionados (aburrimiento, infidelidad, etc) y finalmente, a la ruptura de la pareja. Aunque, en el peor de los casos, se soporta indefinidamente una relación de pareja muy inestable y dañina a nivel personal.

Frente a los dos extremos expuestos anteriormente, aparece una tercera opción:

  • No reprimir totalmente nuestro impulso sexual ni tampoco caer ciegamente en sus resultados inmediatos y casi “mágicos”.

No soy un experto pero es muy interesante estudiar antropología y otras ciencias similares para aprender que la sexualidad provoca que dos personas se sientan realmente “enamoradas” aunque no se conozcan… Es como si la Naturaleza supiera qué “caramelito” darnos para que hagamos finalmente lo “correcto”: Reproducirnos! El problema es que a la “diosa Naturaleza” le importan más bien poco nuestros problemas de convivencia en la pareja… Además, la Naturaleza tampoco tiene en cuenta que una fuerte atracción sexual ya no es hoy en día un sinónimo de reproducción asegurada… Pero estas cuestiones son ya de otro debate…

Sólo un dato curioso de tipo antropológico: Después del acto sexual, las hormonas segregadas nos infunden la “sensación de amistad” con todo lo que ello implica: Confianza, admiración, compromiso, etc… Y evidentemente, si no conocemos a la persona, es sólo una sensación, no es real. Es un hecho probado científicamente. Un hecho que nos indica que, hasta cierto punto, tener sexo “inmediato” con un desconocido es casi un acto de auto-traición a uno mismo: ¡Te hace confiar de forma exagerada en un desconocido!

Volviendo al tema en cuestión, parece que un equilibrio entre el impulso sexual y el “impulso amistoso” debe ser lo más correcto para iniciar una relación de pareja. Es decir, no dejarse llevar absolutamente por el impulso sexual y, en la medida que se haga, no darle más importancia que la necesidad de cultivar una verdadera amistad. Se podría decir que es el camino más práctico y realista para el verdadero “Amor de pareja”.

En este punto de la exposición es cuando aparece un concepto ya mítico: La Madurez. Creo que la madurez es lo que nos da la capacidad de poder ser equilibrados en muchos casos y en éste que nos compete ahora, más. La madurez nos ayuda a re-interpretar las sensaciones sexuales, quitándoles toda esa “exageración instintiva” que conllevan. Nos ayuda a tener relaciones sexuales con esa persona sin sacar conclusiones precipitadas sobre el tipo de relación personal que en un futuro podrá haber con ella. Esa madurez, nos debe ayudar a ser pacientes y a esperar si una amistad, verdadera y realmente “sentida”, aparece entre esa persona y nosotros mismos.

La madurez, que no aparece necesariamente con la edad, es la única que nos puede ayudar a iniciar y mantener nuestras relaciones de pareja realmente sanas y placenteras en todos los aspectos. Unas relaciones que realmente compensen en todos los sentidos y no sólo para tener una vida sexual más o menos regular, o para disfrazar problemas personales, como la falta de autoestima, el miedo a la soledad, la comodidad, las apariencias, etc…

Muchas veces he dicho lo de que el “amor es egoísta”, en alusión al “amor de pareja”. No es cierto. Lo que ocurre es que si la relación de pareja se basa en su atracción sexual, ya sea al principio o no, al final se trata de una relación egoísta. Es egoísta porque el “sexo por el sexo”, sin aporte sentimental real (amistad), es la búsqueda del placer propio. Es egoísta por definición. Y aunque muchas parejas “estables” piensen que están por encima de eso, convendría que analizarán hasta qué punto son verdaderos amigos de sus parejas. Muchas de estas parejas “estables” no son realmente amigos. Son más bien compañeros de un “negocio”, de un acuerdo… Un acuerdo de convivencia, un acuerdo “familiar”, un acuerdo de “comodidad”… Pero en absoluto sienten esa “cercanía amistosa” que puedan tener con otras personas realmente amigas…

Sólo en la verdadera amistad, ya sea en el seno de una relación de pareja o ya sea en el seno de una relación amistosa en sí misma, puede existir el ALTRUISMO… Es decir, la ausencia de EGOÍSMO. Es cuando podemos hablar de verdadero Amor. Cuando tenemos esa situación ya no valoramos realmente nada más que la Amistad. Y como con cualquier otro amigo, ya no hay un interés superficial sobre esa persona: Ni sexo, ni dinero, ni comodidad, ni costumbre, ni apariencias, ni… nada!, sólo “estamos ahí” por Amistad…, es decir, sólo nos “interesa” la ESENCIA de la persona… Su PERSONALIDAD… Nada más.

Cuando uno NO basa su sentimiento en la personalidad de su pareja tiene un problema de “corrupción sentimental“. Es cuando dice estar enamorado y es totalmente falso. Y es grave para sí mismo pero también para el otro. El otro es engañado en algo “sagrado”: El sentimiento. Es lo mismo que cuando nos aparecen amigos falsos que sólo quieren sacar algún provecho superficial de esa amistad… Son personas muy dañinas a nivel sentimental. Muchas veces son inconscientes de su actitud porque no entienden otra opción más que la superficialidad y el materialismo en sus vidas. Creen que es lo normal… En cualquier caso es una traición… Una traición que se convierte en una auto-traición porque uno no puso en cuarentena esa pasión o ese “cosquilleo tontorrón” de los inicios… Y eso es lo peor: La auto-traición generada por la inmadurez propia…

Por eso, es necesario madurar sin necesidad de ponerse muros. Es lo más difícil. Aprender que el sexo, en cualquiera de sus variantes, no es lo único, sino sólo uno de los ingredientes de la relación. Pero el ingrediente más importante es la Amistad verdadera. Cuando asimilamos esa lección, entonces podemos enfrentarnos abierta y directamente a cualquier “interacción personal” con otros individuos “sexualmente apetecibles”. En ese momento ya no necesitamos huir de ellos… En ese momento de madurez personal, las “bombas sexuales con patas” dejan ya de tener ese poder sobre nosotros… El mérito es llegar a ese punto antes de la vejez, cuando las hormonas nos hacen ignorar ese tipo de personas de forma automática.

Por otro lado, muchas de estas “bombas sexuales con patas” acaban sus días también solas o en relaciones de pareja vacías. Estas personas no han sabido asimilar este concepto y se han dejado llevar por el poder de su atractivo sexual… Muchas veces echan mano de la cirugía plástica para seguir alimentado el “amor” en sus relaciones de pareja… Es patético… En nuestra sociedad, tan superficial y egoísta, el sexo es uno de los grandes poderes…. Y quién tiene tiene ese poder lo tiene difícil para salirse del juego… Por lo tanto, es un gran mérito personal que, en la sociedad actual, haya personas atractivas y profundas a la vez…

En fin, yo ahora estoy solo. Pero me gustaría llegar a tener una relación sentimental en la vejez como la que se aprecia en la fotografía que encabeza este artículo. Me sorprendo grátamente cuando veo a dos abuelitos con esa actitud sentimental en público… ¿Será porque tengo razón en toda mi exposición? ¿Será que el verdadero amor está sólo reservado para unos pocos afortunados que han sabido madurar y mantenerse al margen de una sociedad superficial como la nuestra? ¿O será simplemente que la Naturaleza no tenía entre sus planes que la Amistad realmente fuera uno de los ingredientes esenciales del Amor y que estas raras excepciones son sólo eso, excepciones a la regla?…

El amor versus “la fluidez sentimental”…

¿Por qué insistimos la gran mayoría en que las relaciones de pareja siempre deben “fluir”? ¿Y que si no “fluyen” por si solas es porque no deben existir? ¿Qué majadería es esa? Jejeje… ¿Es que acaso la Naturaleza previó que los Seres Humanos íbamos a tener costumbres, cultura y, sobretodo, unas “mochilas emocionales” que a muchos les cuesta descargar de una forma inaudita?

En fin señores, por mucho que lo divulgue me siento (como en otras ideologías mías) bastante solo al afirmar que NO ES CIERTO QUE LAS RELACIONES SÓLO MEREZCAN LA PENA CUANDO “FLUYEN”… (maldita palabra estúpida!)… No obstante, lo voy a exponer brevemente de nuevo por si alguno “cae en la cuenta”…

Una relación sólo es potencialmente válida si existe algún indicador de que lo sea… Parece una obviedad lo que acabo de escribir, pero es una frase que da paso a la gran pregunta:

¿Cuál es el indicador que determina que una relación recién iniciada podría llegar a funcionar?

Yo, ahora, tengo una respuesta muy contundente: La “química”… Sí, eso que muchos llaman “flechazo”, “tontería”, “gusanitos en el estómago” y otros términos que no acaban de ser demasiado objetivos pero que cualquier Ser Humano creo que puede entender… Y no!, no hablo de sexo, ni siquiera de la burda atracción puntual y temporal de una “noche de sábado” o en la cola del supermercado… Hablo de aquella sensación que te hace dejar precisamente el sexo de lado para entrar en un mundo de sensaciones que no parecen objetivas a nuestros torpes ojos pero que son unas sensaciones seguramente muy objetivas y razonables para la propia Naturaleza que nos “diseñó”…

Para que se entienda mejor, voy a usar una analogía Natural, también muy extendida en la población y muy poco meditada en lo que se le asemeja a esta fase de “química” entre dos personas que son casi desconocidas entre sí…

¿Por qué una madre adora a su bebé recién nacido? La respuesta es muy simple: Es el mecanismo natural (instintivo) que permite que ese bebé pueda vivir… Esa “personita” no tiene nada de lo que consideramos como valioso a nivel Humano: No habla, no tiene consciencia ni de sí mismo y por lo tanto no sabe ni quién es su madre, etc… Pero aún así, una madre daría su propia vida por ese “pedazo de carne y huesos”…

El ejemplo anterior nos da una prueba de que la Naturaleza no hace nada si no tiene un objetivo claro y evidente… Como dijo Einstein, “Dios no juega a los dados”… Para los laicos, se puede substituir “Dios” por “Naturaleza” y la frase tiene el mismo valor…

Es decir, cuando en la Naturaleza observamos un proceso tan potente como el amor de una madre por su bebé recién nacido, o esa atracción tan demoledora por otra persona… NO ES CASUALIDAD señores… No es un capricho natural…No obedece sólo a unas reglas sexuales que sólo buscan la burda reproducción… El Ser Humano también tiene INSTINTO SOCIAL del que, seguramente depende directamente esa capacidad de sentirse atraído de esa forma tan integral y poderosa por otra persona… Esa atracción, sin ser aún amor, es el precedente del mismísimo Amor…

Por lo tanto, de la misma forma que una madre no desprecia ese amor incondicional por su bebé recién nacido, una persona no debería despreciar tampoco esas sensaciones que le llevan a “glorificar” a otra persona y no querer separarse de ella aunque… apenas se conozcan!

A efectos prácticos, esta conclusión se traduce en que debemos SACRIFICARNOS mucho más de lo que popularmente y en la actualidad se cree. Porque no es un sacrificio baldío… Al igual que el sacrificio de la madre por su bebé, ese sentimiento o “pre-sentimiento amoroso” es el inicio de GRANDES experiencias vitales que son casi más importantes que la propia vida! De hecho, el amor es la fase previa a la propia concepción de ese bebé que después adoraremos incondicionalmente… Por eso, la Naturaleza “estimó apropiado” que esa “química inicial del amor” fuera tan intensa, tan arrolladora… Por que es IMPORTANTE…

Pero no, nosotros, estúpidos soberbios e “ignorantes naturales” nos cavamos una y otra vez nuestra propia “tumba sentimental” argumentando verdaderas falacias para no sacrificarnos por ese “sentimiento incipiente”, por ese “amor fetal” que, con esa actitud prepotente con nosotros mismos, jamás nacerá… Es por esta causa que creo que las relaciones de pareja en el mundo occidental son un auténtico desastre… Y por extensión, es por esta causa que las familias están súper desestructuradas… Y finalmente, es por eso que la sociedad occidental está sumida en una auténtica crisis global… Porque hemos corrompido la misma base de cualquier sociedad Humana: El Amor.

Conclusión final: Aunque evidentemente hay circunstancias que son intolerables, EL AMOR MERECE MUCHO SACRIFICIO… y no tanta absurda y banal “fluidez”…