Los túneles claros/oscuros… Reflexiones de un emigrante…

la-luz-al-final

Pues nada, ya me fui de… ¿mi tierra? (Mallorca-España)… Estoy de nuevo en Perth (Australia)…

Definitivamente, para bien o para mal, ya ni me siento de “mi tierra”, ni de Australia, ni de ningún lugar en particular. Esa es la verdad. Con mi vida, seccionada en dos trozos (de momento!), ya no me siento de ninguno en particular. Durante mi visita a España, tenía muchos de mis objetos personales en Australia; no estaba en mi propio “hogar” (que estaba alquilado) y bueno, por qué no decirlo; mi familia y amigos me consideraban algo más que una “visita agradable”… Ya no era como antes y es lógico…

Yo no soy de los que dicen que una amistad es para siempre, ni mucho menos. Puede serlo, pero que duda cabe que, la amistad es fruto de una RELACIÓN y no al revés, como muchos ingenuamente quieren creer. Por lo tanto, si por la razón que sea, una relación se debilita, la amistad también lo hace, sin discusión ni argumentos de “cuentos de hadas”, jejeje… Y el tiempo y la distancia, son dos parámetros decisivos que debilitan cualquier tipo de relación (incluso la familiar!). Seamos coherentes y maduros de una vez! 😉

Y aquí, en Australia, tampoco tengo un futuro muy definido, esa es otra gran verdad… En Australia, los emigrantes no somos bienvenidos (digan lo que digan mis amigos “australianos” que quieren tener buenas razones para seguir luchando por quedarse, jejeje!). Antes de comprobar tus actitudes laborales, incluso tu nivel de inglés, comprueban si eres RESIDENTE… Y para conseguir la residencia tienes que “lamer muchos culos” antes, jejeje… Y como yo nunca he sido un buen “lame culos” (jajaja!), creo que mi futuro no está aquí definitivamente.

¿Y dónde estará mi futuro pues?, me pregunto muchas veces, como ahora… Hasta que España no arregle sus evidentes problemas socio-económicos no me apetece en absoluto volver, lo tengo claro. Prefiero “mendigar” por el mundo antes que “humillarme” en España. Mendigar, al menos, tiene un punto de emoción pero la humillación de estar preparado para un trabajo de alto nivel y no poder pagar tu hipoteca, no tiene nada de emocionante, por supuesto.

Tengo algunas ofertas laborales en otras partes del mundo (Kuwait, Inglaterra…) pero ninguna confirmada… Pero lo mejor que he sacado de mi “aventura australiana” es que ya no tengo ningún problema en marcharme donde me den algún indicio de “mejora vital”. Ni siquiera siento esa “tristeza latente” que antes sentía en España… Sí, se podría llamar así, “tristeza latente”; porque aunque intentaba ser feliz, era complicado viendo el negro futuro que ese camino me mostraba. Ahora sigo viendo caminos oscuros en mi vida, pero además, también veo otros caminos más claros, que aunque aún no los haya tomado aún, ahí están, para cuando “yo quiera”. Antes, yo mismo los negaba. Ahora sólo se trata de decidir cuál tomar. Y mi posición de temporalidad me ayuda a eso, me ayuda a que una decisión no sea tan dramática y la pueda tomar con más facilidad y libertad. Antes, en España, dejar mi hogar, mi familia y grandes amigos se veía como un muro infranqueable… Ahora ya, esa “esclavitud” no existe, aunque aquí haya hecho muy buenos amigos. En ese sentido, ya no soy el de antes, claro.

Y es que ahora me siento más CIUDADANO DEL MUNDO que nunca antes. Y sólo por haber salido de mi “madriguera”… Definitivamente, hay que viajar. Viajar no sólo como turista, sino como emigrante, “buscándose la vida” por el mundo, como yo y mis amigos emigrantes hemos hecho… Todos ellos, en mayor o menor medida ya nos sentimos así, “ciudadanos del mundo”. Seguiremos apoyando nuestra “tierra natal” claro, pero ya sin patriotismo obsesivo, ni nacionalismos repugnantes, como en mi tierra se ven todos los días en las noticias… y como algunos (como yo) sufrimos en nuestro “día a día”…

Sentimentalmente también he tenido una evolución con mi nuevo estatus de emigrante/”ciudadano del mundo”… He podido comprobar lo que yo siempre he afirmado: La gente, en su interior, es muy parecida, sea donde sea… Al final nuestra esencia, está conectada con nuestra naturaleza y ésta es la misma, claro. Y es que las diferencias reales que hay entre las personas, normalmente no están ligadas a la sociedad y cultura de sus tierras, sino a “algo” que las desvincula precisamente de esas sociedades, pera empezar a “crear” una personalidad INDIVIDUAL y REAL. Una verdadera personalidad que, sin entrar en conflicto directo con su sociedad, sí que puede llegar a ser muy crítica con ella si es necesario, al comprobar los defectos y problemas de la misma… Yo puedo “presumir” de ser así precisamente.

Y es que un emigrante nunca podrá ser un patriota fanático porque, precisamente se ha ido de su patria. Por eso, un emigrante es una persona mucho más objetiva a la hora de analizar la sociedad de dónde proviene y las otras sociedades que conoce. Pero eso es sólo un resultado más de esa evolución personal, de los  que nos desvinculamos de alguna manera de la sociedad en la que vivimos: Somo personas más independientes y menos “animales domesticados” que siguen sin rechistar unas normas sociales que, muchas veces, son bastante absurdas y estúpidas.

Centrándose en el “tema del corazón”, aquí, en Australia, las mujeres son básicamente como las mujeres españolas, sólo que influenciadas/manipuladas (según lo expuesto anteriormente) por una “forma de vida” distinta. Pero cuando “acuden” a su “esencia como personas” (lo verdaderamente importante e interesante), siguen teniendo las mismas emociones que las españolas, por supuesto. Es decir, en el fondo no hay nada de nuevo en cada una de ellas. Todos, como yo ya preveía, reaccionamos en lo esencial de forma muy parecida.

Es un tema algo complejo de explicar… Por un lado digo que lo verdaderamente nos diferencia está en “nuestro interior”, que no proviene de nuestra sociedad ni nuestra cultura. Pero al mismo tiempo, digo que al ser básicamente naturaleza, somos “interiormente” muy parecidos… Creo que no es una contradicción: Quiero decir que las “reglas instintivas” son tan complejas que si las seguimos, podemos llegar a ser muy distintos. Pero también son muy objetivas y eso significa que en cualquier lugar del mundo, dadas algunas circunstancias “internas” (no sociales), podremos conocer a personas muy parecidas y predecibles (aunque sea intuitivamente)… Y eso es lo que yo he experimentado aquí con las personas de otras culturas que he conocido: Aparentemente puede que fueran muy distintas pero, si me han dejado “escarbar” en sus  “interiores”, he visto comportamientos muy normales o naturales y a la vez muy personales e “intransferibles”… Se podría considerar como la “magia de la naturaleza”: Las mismas reglas generan resultados siempre diferentes pero esperados… 😉

Por lo tanto, al final, sentimentalmente hablando, uno sólo debe estar atento e indagar en la personalidad de la gente que conoce para ir comprobando hasta qué punto esas “esencias interiores” de las personas que conoce, independientemente de sus culturas, “conectan” con las suyas propias… Ahora ya sé, por lo tanto, que aunque una asiática me parezca aparentemente muy lejana a mí, en el interior puede estar muy cerca. El problema, por lo tanto, siempre es intentar abstraerse de esa capa superficial que la sociedad nos impone para poder llegar a conectar con quien sea.

Consecuentemente, como siempre se ha visto, “conectar” con alguien suele ser una ardua tarea, puesto que el primer paso, es “desnudar a esa persona socialmente”… Y no todo el mundo está dispuesto a hacer eso claro! Y después, la “conexión interna” no siempre es posible, por simple, pura y “dura” incompatibilidad “genético/hormonal” (amistad/sexualidad, respectivamente). Hay sociedades donde se estimula el primer paso (libertad individual) pero hay otras donde se prohíbe literalmente y mucha gente vive sometida a esas reglas, con independencia de sus propias inquietudes personales. Particularmente, creo que aquí, el “australiano medio” está más esclavizado a esas reglas que el “español medio”. Por lo tanto, creo que me será más complicado encontrar a una australiana con la que “fundar una familia”, jejeje… Y así lo he comprobado en el último año!

Como conclusión a este escrito reflexivo y meditabundo, puedo decir que en todas las áreas de mi vida, veo túneles oscuros y algo más brillantes (trabajo, dinero, amor…). Aún no he tomado ninguno realmente brillante aunque ahora, no como en España, veo su existencia. Ahora sólo estoy tanteando cuál de ellos debo coger para seguir con mi vida… No hay nada especialmente maravilloso en mi vida pero sí bastante emoción, aunque sólo sea por tener un nivel de ILUSIÓN aceptable. Una ilusión que creo que todos necesitamos en nuestras vidas, en cualquiera de sus ámbitos.

Finalmente, creo que la ILUSIÓN, una ilusión basada en parámetros ciertos, es la que aleja esa “tristeza latente” de mi vida, no como me pasaba en España, que mirara donde mirara y en cualquiera de los ámbitos de mi vida, sólo veía “túneles oscuros”. Ojalá algún día encuentre un “túnel brillante” en ese lugar llamado España, concretamente Mallorca, pero el nombre del lugar dónde encuentre ese “túnel” ya es algo que no me importa demasiado… 😉

Anuncios

¿Genocidio cultural?

cultura_4

El concepto GENOCIDIO CULTURAL es una más de las demagogias que circulan en nuestros días, que sólo buscan MANIPULAR a los más ignorantes de la sociedad.

Genocidio cultural es ese acto que IMPIDE utilizar cierta cultura a una comunidad. Por lo tanto, existiendo una población que quiere y no puede practicar esa cultura debido a otras imposiciones culturales, se puede hablar de genocidio cultural.

Sin embargo, genocidio cultural NO es que una cultura, por la simple EVOLUCIÓN, FUSIÓN e INTERACCIÓN con otras, acabe desapareciendo…

Este término, es frecuentemente utilizado por aquellos, que no conformándose con vivir su cultura libremente, también quieren asegurarse que las generaciones futuras también lo hagan. Eso, además de ser un acto de PREPOTENCIA por no “preguntar” a esas generaciones qué cultura quieren; también es un acto de INTOLERANCIA con la “fluctuación natural” de las culturas en las sociedades. Una fluctuación, que únicamente debería estar dirigida por la DEMOCRACIA, como único sistema socio-político ampliamente consensuado en el mundo entero.

Por lo tanto, no te dejes manipular más por los que con “genocidio cultural” lo único que buscan es IMPONER su cultura a la mayoría, con burdos argumentos basados en la territorialidad y eventos históricos; ignorando el mucho más importante argumento democrático. Son “totalitarios culturales”. Descubrelos y denúncialos!

La lengua aborigen catalana

australia-aborigines-460-40343_460x316En Australia es conocido que hay una minoría social autóctona: Los aborígenes australianos… No he estudiado mucho el tema pero todo parece indicar que es un grupo social muy marginado. Lo que no tengo tan claro es que se hayan “auto-marginado” o que los hayan marginado el resto de grupos sociales, todos inicialmente forasteros en estas tierras australianas.

Independientemente de los problemas sociales e integración que tenga el pueblo aborigen australiano, hay un aspecto de su cultura y su interacción con la cultura “extranjera” que voy a utilizar para crear una analogía entre los problemas culturales, sociales y políticos que tenemos en España actualmente.

El idioma oficial en Australia es el inglés. El idioma (o idiomas realmente) aborigen no tiene apenas valor en la cultura australiana. Independientemente de las razones que hayan llevado a esta situación, lo que está claro es que sería una barbaridad que el idioma aborigen se considerara a efectos prácticos, por ejemplo en la Administración australiana. La razón es muy simple y a la vez cruel para el pueblo aborigen: Son una minoría absoluta frente al resto de la sociedad… (no llegan ni al 5% de la población aproximadamente).

Sí…, la razón más importante por la cual el idioma del pueblo aborigen australiano no es considerado ni en las escuelas es porque es MUY MINORITARIO… Por contra, un idioma que sólo lleva en este país unos dos siglos es el idioma oficial (inglés)… Además, el idioma aborigen tiene una antigüedad milenaria!

Pues bien, a mi me resulta muy “curioso” que en Australia les importe un bledo el aspecto cultural, tradicional y autóctono de una lengua y finalmente implanten otra lengua que no posee en esta tierra ninguna de las anteriores características. Mientras que en España, cierto grupo de aborígenes catalanes quieren imponer su lengua… Una lengua, el catalán, con mucha menos historia, tradición y “localización” que la lengua aborigen australiana… Evidentemente, lo de “curioso” era pura ironía…

Resulta bastante triste el destino de la cultura aborigen australiana, incluida su lengua. Seguramente acabará desapareciendo. Pero, dada esta diferencia demográfica tan acentuada (5% población aborigen) es normal que la DEMOCRACIA sea el valor fundamental a tener en cuenta en esta problemática social. Es decir, por mucho valor cultural, histórico o autóctono que tenga la lengua aborigen australiana, nunca podrá superar el valor de la democracia que hace prevalecer con muchísima diferencia al inglés como lengua vehicular y exclusiva en esta sociedad.

En la sociedad australiana, el peso democrático del inglés es muy evidente pero también lo es el peso cultural de la lengua aborigen y sin embargo es evidente para cualquier individuo realmente democrático cuál de las dos lenguas debe prevalecer: El Inglés.

La pregunta final, ya en la sociedad española, es la siguiente: ¿Por qué debemos seguir engañados por el argumento cultural, histórico y autóctono de las lenguas locales y también minoritarias en sus localidades cuando el castellano/español es la lengua mayoritaria? Y la pregunta está formulada dando por buenos los argumentos históricos y autóctonos de dichas lenguas minoritarias. Situación que ya hace mucho que se cuestiona dada la probada tendencia de los grupos nacionalistas, que imponen dichas lenguas, a la mentira, la demagogia y la manipulación.

Respuesta: Al igual que en Australia o cualquier otro país de mundo que se considere realmente DEMOCRÁTICO, en España se deberían instaurar unas leyes que favorecieran la propagación de las culturas locales minoritarias pero en ningún caso se debería permitir que esas culturas se IMPUSIERAN a la mayoría de la población. La mal llamada “discriminación positiva” otra vez vuelve a pinchar como una discriminación que atenta contra el derecho democrático fundamental de cualquier sociedad.

Cambiar el escenario de tu vida no cambiará el personaje que eres

meditacionMe fui a Australia, buscando una mejor vida…, pero la vida “está en todos lados”. Es algo que hace muchos años le repliqué a una amiga muy especial cuando se empeñaba en aleccionarme sobre las ventajas de viajar y “ver mundo”…

Viajar y conocer otras culturas está muy bien, pero por placer… Si lo haces por necesidad se puede convertir en una huida más que en una alternativa real a tus problemas.

Cuando tienes algún problema particular-personal, como por ejemplo, el trabajo, quizás no sirve de mucho “moverse” tanto… Quizás es más importante “viajar por tu interior” y encontrar alguna alternativa dentro de ti mismo… Alguna alternativa, en este caso profesional, pero en general, cualquier tipo de respuesta… El entorno te puede inspirar, pero las soluciones, definitivamente te “nacen” desde el interior… Nadie va a venir a “sacarte las castañas del fuego”, como decimos en mi país. Y menos cuando eres un pobre emigrante que no tienes nada material que ofrecer en un mundo tan materialista como el actual.

Cambiar el escenario de tu vida no cambiará el personaje que eres… En mi caso personal, debo admitir que la crisis sólo ha provocado que me “mueva” pero siga haciendo más o menos lo mismo… Y las crisis deben empezar por cambiarnos a nosotros mismos, nuestras formas de hacer las cosas, de ver las cosas, de vivir… De nada sirve hacer lo mismo en diferentes lugares. Al final conseguiremos más o menos lo mismo. Por que el lugar donde vivimos no nos representa. Ese lugar no somos nosotros. Una persona es mucho más que eso.

Al emigrar cambias el escenario de tu vida y por lo tanto, es más fácil iniciar un proceso de cambio interno. Pero ese proceso no es consustancial con el hecho migratorio. Es un grave error pensar que por cambiar tu residencia vas a “cambiar por dentro”. Hay que moverse pero lo más importante es “removerse” por dentro…