Eternidad versus Humanidad y Cotidianidad

el-amor-nace-con-vocacion-de-eternidad

Siempre se nos plantea el concepto de Eternidad como algo muy alejado de nuestras vidas cotidianas. Sobre todo para los laicos y ateos, la eternidad es algo irreal, o cuando menos, tan subjetivo que no puede estar en ningún tipo de debate formal. Yo no lo creo y además creo que la Eternidad tiene una implicación importantísima en nuestro día a día y por lo tanto, en nuestro propio carácter, actitud, principios… Nuestra personalidad en definitiva. No es un debate sin sentido, ni mucho menos. Veamos.

El egoísmo

A efectos filosóficos yo soy de los que no cree en el Egoísmo. Yo creo más bien que todo lo hacemos por “puro y duro” interés personal, incluso cuando ese interés es ayudar a nuestro prójimo. La razón es que, sean cuales sean nuestros ideales vitales, lo que está claro es que buscan nuestra propia felicidad. La cuestión se reduce pues, a decidir qué nos hace felices a cada uno: A una persona le hará feliz un buen coche y a otro ayudar a los demás, por poner dos ejemplos muy simples pero evidentes.

Por lo tanto, no hay egoístas sino, hasta cierto punto, “opciones vitales”. Pero ese “hasta cierto punto” intenta subrayar que “no todo vale” para llegar a la felicidad personal. Y ese límite se establece, casi milagrosamente, considerando un concepto intrínseco a la propia Vida que, por desgracia, muy poca gente lo tiene asimilado: Todos somos uno y uno somos todos, y además eternamente; es decir que no sólo estamos intrínsecamente unidos a nuestros semejantes ahora, en vida; sino también después de nuestra muerte… Es decir, somos realmente eternos…

La Eternidad

Hay muchas evidencias científicas que nos encaminan hacia la consideración de que somos realmente eternos (no metafóricamente). La más evidente es que la biología podría generar individuos “biológicamente eternos”. Es decir, morimos porque así lo decide nuestro cuerpo. TODAS las células de nuestro cuerpo se renuevan muchas veces durante toda nuestra “vida biológica” (incluso las neuronas), hasta que esas células deciden dejar de renovarse.

Hay muchas paradojas relacionadas con el anterior hecho científico, como es el hecho de que nosotros realmente morimos “físicamente” varias veces en nuestra vida y ni siquiera nos damos cuenta; puesto que nuestro cuerpo “físico” desaparece varias veces antes de nuestra “muerte final” porque TODAS las células que lo componen mueren antes de ese momento… Curioso, ¿verdad?

Pero también hay una contradicción esencial importante: ¿Cómo se explica que sea la Vida la que programe nuestra muerte al dejar de auto-regenerarse las células? Sólo existe una explicación a esta otra paradoja: Que eso no sea cierto… Es decir, esa contradicción sólo puede ser explicada considerando que nuestra muerte no es tal, sino una etapa más de la Vida, ya considerada como un “todo”, que nos aglutina junto a todos nuestros antepasados y a nuestros descendientes en un único Ser… Y eso, incluye no sólo a los seres vivos humanos, sino al resto de seres vivos también…

La ignorancia nos conduce al egoísmo

Yo creo que lo que todos entendemos cotidianamente como Egoísmo, no es más que ignorancia sobre nuestra propia “naturaleza vital”: Si somos aparentemente egoístas es sólo porque no conocemos las verdaderas raíces de nuestro ser. Y una de las más importantes es nuestro carácter eterno, tal y como he expuesto.

Uno de los efectos más claros de ese “egoísmo ignorante” es que, al no considerar nuestra naturaleza eterna, nuestras acciones están diseñadas para “80 años vista”, o el tiempo que pensemos que nos quede de vida, sin importarnos lo que sucederá después, porque después realmente no existiremos, en ningún sentido o aspecto. La ignorancia es pues, la verdadera y esencial fuente de egoísmo en la sociedad, sin duda.

Las personas que, de un modo u otro, consiguen asimilar que sus vidas no acaban nunca, son las que realmente se preocupan de hacer lo correcto según sus ideales, incluso aunque esos ideales atropellen sus propios intereses personales actuales. Por eso, no existen ideales reales si no se cree en la eternidad de algún modo. Es decir, no hay modo objetivo de que una persona sea “de fiar” si no cree en la eternidad.

El ejemplo del moribundo

Pongamos un ejemplo extremo pero muy gráfico: ¿Podemos realmente confiar en la palabra de un moribundo que no cree en algún tipo de eternidad? No, por supuesto que no. ¿Por qué vamos a confiar en la palabra de una persona que cree que no va recibir ningún tipo de represalia por sus errores propios? ¿Qué interés real puede tener esa persona que cree que haga lo que haga, ella misma no va disfrutar de su acierto o no va a sufrir por su error?

Habrá quien responda que la creencia en el Amor es una alternativa a la de la Eternidad, y que ese moribundo sería una persona “de principios” sólo porque ama a su prójimo; a sus hijos, por ejemplo. Pero haciendo una introspección profunda, nos daríamos cuenta de que la naturaleza última del amor es la creencia en la eternidad. Por ejemplo, ¿qué sentido tiene desear la felicidad a nuestros hijos una vez nos hayamos muerto si no vamos a “conocer/disfrutar” de su felicidad de ninguna forma? De nuevo, no tiene ningún sentido final y real para un “no creyente en la eternidad”.

Lo que ocurre es que, sobre todo cuando se acerca el momento de nuestra muerte, todos creemos en la existencia de “algo más”. Si una persona muere con la firme convicción real de que no hay nada después, su muerte es necesariamente una etapa extremadamente angustiosa, básicamente porque ya no tiene sentido que ame a nadie… Y ese absurdo absoluto sobre algo tan importante como es el amor, le hace asimilar el concepto de eternidad, aunque sea inconscientemente… Se podría llegar a decir que creer en la Eternidad es creer en el Amor y viceversa. De ahí nacen muchas equipararaciones religiosas entre Eternidad y Amor.

Otra evidencia de que la Eternidad es una realidad, es que está impresa en TODOS los seres vivos a excepción del Ser Humano…  Para un animal cualquiera, no existe el concepto de muerte. Hasta ahora yo pensaba que eso nos hacía más inteligentes que ellos, pero ahora me doy cuenta de que lo estúpidos somos nosotros, al haber considerar lo contrario.

 

Consciencia versus Eternidad

La principal réplica de los “no creyentes en la eternidad” es que no somos conscientes después de morir… Aunque ese es un debate mucho más complejo, donde discutir la verdadera esencia o definición de Ser Humano (los únicos seres creemos en la muerte como un fin absoluto), puedo dar algunos puntos importantes. En este debate debería aparecer la excesiva importancia que le damos a nuestra consciencia, nuestra forma de percibir nuestra propia existencia.

Si lo pensamos detalladamente, ¿tiene realmente tanta importancia ser conscientes de nuestros actos para decidir que vivimos o no?… Es decir, si el problema para aceptar que no existe la muerte es que después de ella no somos conscientes de nada, habría que preguntarse algunas cuestiones importantes:

  1. ¿Qué papel juega la inconsciencia en todo este juego de la vida y la muerte? ¿Es posible que esos seres que nos reemplazan tengan un tipo de inconsciencia heredada de forma genética? Yo creo que es mucho más que probable. De hecho, la intuición o el instinto se podría considerar que forman parte de esa inconsciencia heredada genéticamente…
  2. ¿Mueren y vuelven a nacer realmente aquellos individuos que, por las causas que sean, no recuerdan NADA de su pasado a partir de cierta fecha y que, por lo tanto, no tienen consciencia de su vida pasada? La respuesta es obvia pero sus implicaciones muy importantes: La consciencia no es realmente un factor decisivo a la hora de valorar si se vive o no…
  3. Realmente no es cierto que nosotros tengamos asimilado el concepto de muerte. Al menos no tanto como los laicos y ateos piensan. Es decir, el hecho espiritual es intrínseco a la naturaleza del Ser Humano y eso se demuestra en que desde siempre el Ser Humano ha necesitado creer en la Eternidad, aunque no supiera como demostrar su existencia. La razón de esta obstinación es que realmente es cierto: La Eternidad realmente existe, aunque posiblemente nunca conseguiremos demostrar ese hecho de una forma totalmente lógica y científica. Por eso existen las religiones.

La Eternidad en nuestro día a día

Volviendo a las implicaciones cotidianas que tiene no creer en la Eternidad y siguiendo el razonamiento expuesto, un “no creyente en la eternidad” se convierte en una persona cada vez más egoísta a medida que su vida se va consumiendo; porque sus intereses reales cada vez tienen más corto plazo y más allá de este plazo, no tiene realmente ningún interés en nada, porque según estas personas, ellos desaparecen total y absolutamente.

Este razonamiento nos lleva a pensar que la creencia en la eternidad de los seres vivos debe forzosamente ser un parámetro muy importante en la personalidad de cualquier individuo. Porque los que tenemos este “horizonte vital eterno” consideramos todos los factores a la hora de tomar decisiones, no sólo el “aquí y ahora”, sino también el “allí y mañana”… Y ese “allí” podría estar a millones de kilómetros de distancia y ese “mañana” a muchos milenios vista…

Conclusiones

¿Qué pasaría si todos nosotros tomáramos consciencia de nuestra vida eterna?

  • Respeto máximo entre nosotros…
  • Cooperación máxima por lograr un futuro mejor para nosotros mismos…
  • Respeto a todas las otras criaturas del mundo, que ahora ya no serían ajenos a nuestra propia esencia, sino nosotros mismos…
  • Abolición de sentimientos artificiales creados para unirnos ante la ausencia de eternidad, como son el patriotismo y los nacionalismos…
  • Abolición de las leyes y las religiones, como mecanismo artificiales de dotarnos de principios universales para mantener la paz y la justicia…
  • Se acabarían las luchas de las dos tendencias esenciales en política: Los que luchan por la sociedad (social-comunismo) y los que luchan por el individuo (liberalismo). Ambas luchas quedarían integradas de forma automática en todos los individuos y cada individuo colaboraría personalmente en conseguir un equilibrio de los esos dos campos..

En fin, un mundo totalmente diferente, ¿verdad? Pero lo más esperanzador (me gusta ser positivo) es que, a pesar de la trascendencia de la afirmación esencial de este escrito, toda esta exposición se basa en hechos objetivos, no subjetividades varias, que son las que han inundado nuestras vidas hasta ahora para poder auxiliarnos ante nuestra ignorancia esencial: Considerar que la vida no era realmente eterna.. 😉

Egoismo: El verdugo final del Ser Humano.

aborto_ninia_nonacida

“la gente tiene miedo y no nos podemos exponer unos pocos”

Esto es el extracto de un email de la presidenta de la asociación pro-vida (anti-aborto) a la que pertenezco. Es sólo una muestra del desamparo al que gente como nosotros, DEFENSORES DEL DERECHO A VIVIR (!!!), estamos sometidos en esta sociedad DESCIVILIZADA, que no sólo masacra a decenas de millones de Seres Humanos al año (en todo el mundo), sino que además, nos persigue como si fuéramos nosotros los ASESINOS de estas personas…

Este es uno de los ejemplos más claros que me indica que la Humanidad no tiene solución. Mientras este GENOCIDIO siga siendo encubierto y respaldado por la gran mayoría de la sociedad, vamos de cabeza al abismo, sin duda.

————————————–

Y es que nuestra extinción, por desgracia, está mucho más cerca de lo que la mayoría se cree. Y es una opinión respaldada científicamente, no una locura de un loco “anti-libertad-sexual” de la mujer… Matar las nuevas generaciones, es sólo una de las razones más evidentes para llegar a nuestra extinción… Pero sin duda, de las más importantes. Y no desde un punto de vista sólo moral, sino incluso biológico, relacionado con la genética. La NUEVA genética que estamos masacrando.

De hecho existe una predicción, basada en datos objetivos, que estima que, al ritmo actual, nuestra extinción llegará en unos 100 años (sí, ¡menudo legado para nuestros propios hijos!) Esta predicción está basada en la tendencia de los niveles de contaminación, calentamiento global y aparición de nuevas enfermedades como consecuencia de todo lo anterior y la falta de adaptabilidad a esas enfermedades por falta de diversidad genética… Entonces, ya será demasiado tarde. De hecho, se cree que ya vamos con retraso para evitar ese cataclismo.

Y la razón de esta catástrofe Humana será su EGOÍSMO, en todos los ámbitos; tanto al expoliar la Tierra de una forma totalmente rastrera, como al matar a personas no nacidas, como al mantener a toda costa a las generaciones mayores acomodadas, mientras millones de personas jóvenes, sin recursos, mueren también a diario. Y todo esto en un mundo sobrepoblado y desequilibrado en muchísimos sentidos.

Una gran cantidad de paradojas y “parches” estúpidos creados por nosotros mismos y que nos pasarán factura si no recapacitamos sobre nuestros graves errores actuales. El más evidente, matar Seres Humanos indiscriminadamente, sin duda.

El aborto: ¿Actitud moderna?!

no-al-aborto.1.1-231x300

Cuando yo era adolescente/”adulto joven” también era pro-aborto… Pero yo maduro, evoluciono, pienso, razono y acepto mis errores… Incluso pido perdón si es necesario!, jejeje… Todos éstas, actitudes muy “extrañas” en los tiempos que corren, sobretodo eso tan “raro” de pedir… perdón?! (jejeje…).

Por lo tanto, eso de considerar el movimiento pro-abortista como algo moderno es una falsedad absoluta. De hecho, no sólo se remonta a 10 o 20 años (cuando yo era un adolescente o adulto joven)… El aborto se remonta muchos cientos de años atrás.

La razón esencial que antiguamente impedía que hubiera más abortos era que la TÉCNICA no era tan buena (me niego llamar medicina a un procedimiento para matar a un Ser Humano). Pero la intención abortista (que es lo que cuenta) era incluso peor que la de ahora. Simplemente porque había mucha más ignorancia. Una ignorancia que era muy comprensible porque hasta que ese niño no nacía, apenas NADA se sabía de él, claro.

Aparte de la técnica, lo que también frenó la popularidad del aborto en la antigüedad, fueron las religiones, aunque no todas lo rechazan (el Islam, por ejemplo, lo acepta en bastantes casos). Por eso los pro-aborto, nos tachan a todos los pro-vida de beatos y cosas similares. Es sólo uno de sus argumentos simplistas, que sólo buscan descalificar, sin entrar en debates serios y rigurosos.

Por otra parte, es otro argumento muy simplista considerar que todo lo moderno es “guay”  (bueno) y lo antiguo, por lo tanto, no es tan “guay”… Y es que la ignorancia se sirve de este tipo de argumentos “huecos” para intentar justificarse de forma muy patética constantemente.

La ignorancia es el germen de la maldad, lo tengo clarísimo. Y éste es posiblemente el más claro ejemplo de esa afirmación: Matar a Seres Humanos indefensos por puro egoísmo… Seres Humanos que, además!, son nuestros propios hijos!

Alemania integradora, Cataluña separatista.

frases-de-nacionalismo-de-Albert-Einstein-01
Me resulta bastante de mal gusto observar cómo hoy, 9 de noviembre, una parte del mundo celebra una REUNIFICACIÓN y otra parte del mundo celebra la SEPARACIÓN… Me refiero a la reunificación del pueblo alemán y la separación que quieren parte de los catalanes, en España…

Y es que hoy, en las noticias de la BBC internacional, las dos noticias venían una detrás de la otra, y el entrevistado alemán hacía referencia a la paradójica situación que vivimos en Europa hoy en día… Una situación en la que, en lugar de tenDer a la UNIDAD de todos los países del continente, tendemos a la separación y a la confrontación: La antigua Unión Sovietica, la antigua Yugoslavia, la intención de separación de parte de los escoceses y catalanes … Por suerte, Escocia sigue siendo parte del Reino Unido… pero parece ser sólo la excepción que confirma esta triste regla…

Cada día, el REPULSIVO instinto nacionalista (me niego a llamarlo sentimiento) cala más hondo en una sociedad carente totalmente de principios esenciales. Cada día, esta sociedad tiende más a la INVOLUCIÓN, en lugar de a una EVOLUCIÓN HUMANISTA…

Sinceramente, yo creo que la verdadera clave de la CRISIS en Europa radica precisamente en eso: Nos inunda el EGOÍSMO, el MATERIALISMO, la SUPERFICIALIDAD…, que se representan de múltiples formas y el cáncer del NACIONALISMO, es sólo su “forma política”. Yo diría que el aborto y su masiva generalización es otro de los cánceres que están pudriendo esta vieja Europa, al borde del colapso, cuál anciano que ya no puede más con su vida…

“Enhorabuena”, de momento compatriotas catalanistas…; si todo sigue así, habréis colaborado activamente en la destrucción del sueño europeo o quizás algo muchísimo más grave que un simple sueño… Un gran “mérito” para el resto de vuestras vidas… “””Enhorabuena””” de nuevo…

La diferencia no es mala…

… ¿Lo asumiremos algún día?

Ying_Yang_V_2_by_Doscaras

La gran mayoría asumimos que las diferencias no son malas, sino más bien todo lo contrario. Pero esa obviedad implica otra más: La diferencia conlleva DERECHOS y DEBERES diferentes también. Aparecen problemas cuando las diferencias no son muy evidentes. En este caso hay que aplicar baremos generales que sean superados por cualquiera para acceder a cierto derechos y comprometerse con ciertos deberes.

Pero esta sociedad tiene un problema muy real e importante a mis ojos: Muchas veces las diferencias son muy EVIDENTES y sin embargo, seguimos negándolas para poder seguir aprovechándonos de aquellos derechos que, debido a esas diferencias, no tenemos. Eso sí, también nos preocupamos mucho de ignorar aquellos deberes que implican esa opción que “fraudulantemente” hemos tomado. Vamos, todo un ejemplo de comportamiento! (es sarcasmo claro).

Y ahora es el momento de los ejemplos. De los ejemplos críticos. Críticos porque creo que hasta ahora, el lector habrá aceptado mayoritariamente todo lo expuesto. Pero cuando uno va a los ejemplos, es cuando el ego de cada uno de nosotros empieza a seleccionar lo que le conviene. En este caso, empieza a decidir lo que es una diferencia evidente y lo que no. Es asombroso el poder del egoísmo para camuflar hasta la más evidente de las realidades, con tal de “salirse con la suya”… No deja de sorprenderme.

Un ejemplo muy evidente y uno de los más polémicos es la diferencia entre Hombres y Mujeres. A nivel fisiológico, las diferencias son evidentes e inapelables. Ya no tanto los derechos y deberes de Hombres y Mujeres, ligados a esas diferencias. Para no entrar en polémicas, sólo voy a lanzar algunas preguntas al aire relacionadas con este tema y algunas otras igual de polémicas. Si algún “valiente” las responde prometo dar mi réplica sincera y respetuosa… 😉 :

  • Las mujeres tienen útero para engendrar a un Ser Humano, pechos para alimentarlo a posteriori y otras diferencias físicas muy evidentes respecto del hombre, sobretodo relacionadas con la función reproductora. Vale, ¿Qué derechos y qué deberes se derivan de estas diferencias tan evidentes? Es decir, ¿qué ventajas especiales tienen las mujeres sobre los hombres? y ¿qué obligaciones especiales tienen las mujeres que no tienen los hombres? Las mismas preguntas respecto del hombre… (Todo eso, relacionado sólo con su diferencias físicas).
  • También creo que todos aceptamos que a nivel psicológico, hombres y mujeres somos también bastante distintos. En mi opinión, la mujer es más emotiva, más sensible, más cariñosa,… También, parece tener una fisiología cerebral que le permite hacer varias tareas a la vez, por ejemplo… Sin embargo, el hombre suele ser más rudo, más “elemental”, más agresivo, más competitivo, etc… Y su cerebro parece mejor diseñado para realizar tareas concretas de forma más secuencial (no paralela). Ni unas características son mejores ni peores que las otras, aunque lo pueda parecer por nuestra educación e influencia socio-cultural. Pues bien, la pregunta es la misma que antes: ¿Qué ventajas especiales deberían tener las mujeres respecto a los hombres por estas diferencias psicológicas? Lo mismo respecto de las obligaciones…
  • Una persona homosexual es físicamente igual a otra heterosexsual. Al menos, en apariencia. Pero creo que todos tenemos claro que la sexualidad es un aspecto importantísimo en la vida de cualquier persona. Consecuentemente, deberíamos aceptar que un homesexual es significativamente diferente a un heterosexual… Otra vez, lanzo las mismas preguntas que en los dos ejemplos anteriores: ¿Derechos y deberes de homosexuales y heterosexuales?
  • En el sistema capitalista está claro que hay que gente valora mucho el “capital” (dinero) y otros que no tanto. Es decir, que habrá siempre “ricos y pobres” pero no por obligación sino por decisión. ¿Suena raro? No lo es. Yo mismo, no soy rico por decisión: El dinero nunca me ha preocupado tanto como otros aspectos de mi vida. El dinero es importante en mi vida, claro. Pero no quiero priorizarlo. Otras personas, sin embargo, y sin entrar en valoraciones, lo “adoran”, lo “necesitan”… Y se esfuerzan muchísimo por conseguir mucho más que lo que necesitan realmente. Pues bien, otra vez, lanzo las mismas preguntas: ¿Qué derechos y obligaciones tienen aquellos que optan por una vida menos “capitalista” y los que optan por una vida más “capitalista”.

Los ejemplos anteriores son quizás de los más polémicos que se podían poner. Soy muy consciente de eso. Y por eso no he querido dar mis opiniones al respecto. Sobretodo, porque tocan mucho el EGO de cada uno. Por lo tanto, al dar nuestras opiniones, poco o muy poco afectan a los demás. Por eso me ha parecido interesante lanzar estas preguntas al aire, a modo de reflexión interna de cada uno… Para ver, si de este modo, todos empezamos a vencer ese ego que nos confunde, nos separa de los demás y que, finalmente, no nos deja evolucionar como sociedad plural, y sólo nos deja hacerlo como sociedad “monolítica” donde las diferencias se están intentando eliminar para evitar afrontar la realidad. Una realidad que, cuanto más tardemos en asumir y considerar, más nos va a “fastidiar” la existencia a todos.

La “traición racional” y la manipulación social: Los caminos menos evidentes para llegar al error.

humildadCreo que todos estaremos de acuerdo con el hecho de que para no equivocarse lo mas sencillo es ser bastante racional. Pensar en definitiva. Los más defensores de la intuición pensarán que eso no es cierto: Que para no equivocarnos, debemos sobretodo, seguir nuestra intuición.

Pero el objetivo de este artículo no es valorar la capacidad de la razón y la intuición para llegar a la mejor alternativa. No. Particularmente pienso que ambas son dos buenas herramientas para llegar a la mejor solución.

El objetivo de este artículo es evidenciar dos situaciones bastante habituales que conducen al error de una forma también muy habitual y que nada tienen que ver con el uso de la intuición. Esas dos situaciones son las siguientes:

  • El exceso de confianza en la capacidad de deducción.
  • La manipulación social sobre los individuos.

A continuación explico mejor esos dos puntos anteriores y cómo evitarlos.

El exceso de confianza en la capacidad de deducción

Cuando tenemos un exceso de confianza en la capacidad de deducción podemos cometer gravísimos errores, tanto por su trascendencia como por su dificultad para desenmascararlos.

Si hemos llegado a una situación errónea por el camino de la deducción, es muy difícil salir de ella porque esa misma naturaleza racional nos impide dudar en algún momento de su validez: ¿Cómo voy a cuestionar a la Razón?, parecemos decirnos a nosotros mismos cuando se nos reclama una reflexión acerca de una decisión ya tomada. Si mi decisión se basara en banalidades como la intuición, la opinión de los demás, etc… pues sí, podría cuestionarla pero si es racional y además mía… es una soberana estupidez. Sí ese es el pensamiento del soberbio, del que cree que su razonamiento es irrefutable e incuestionable.

El principal problema para llegar a la situación descrita en el párrafo anterior es la soberbia intelectual: Pensar que la Razón es siempre válida, que siempre tenemos todos los parámetros necesarios para conocer la Verdad… Y eso nunca se puede asegurar, por muy sencillo y simple que parezca el problema a resolver. Además, el añadido del EGO, que nos hace sobrevalorar nuestros razonamientos personales, hace que el error cometido pueda permanecer anclado por mucho tiempo, sin que seamos capaces ni siquiera de advertirlo (ni hablar de corregirlo!).

La manipulación social sobre los individuos

La manipulación social es otro importante camino para llegar al error. Curiosamente, es un camino totalmente opuesto al anterior aunque más evidente: Se llega al error por una ausencia importante de razonamiento y también de intuición… En estos casos, si hay intuición, se suele ignorar también.

Ante la falta de razonamiento e intuición, el individuo puede adoptar los razonamientos de otros que, además de incorrectos, muchas veces sólo buscan algún interés muy egoísta o provienen de esa soberbia intelectual mencionada antes. Esa situación es muy habitual porque las soluciones a problemas complejos, no suelen ser muy evidentes. En su lugar, aparecen alternativas mucho más simples pero, dada la complejidad del problema, habitualmente muy incorrectas.

En este punto, la demagogia hace acto de presencia, intentando convencer con argumentos sencillos a los que piensan “poco” y que tampoco se dejan llevar por su intuición. En este caso, estas personas, ayudadas por su soberbia, ratifican el error e incluso lo acentúan para no dejar evidenciar su hipotética ignorancia (es el ego funcionando “a toda máquina”).

Por todo lo expuesto, es mucho peor calificar de manipulado a alguien que de ignorante: El manipulado, además de ignorante y poco intuitivo, necesita también ser muy soberbio para no dejar en evidencia esas carencias personales (capacidad de deducción e intuición). Consecuentemente, parece ser que la manipulación es un cáncer que se auto-reproduce cuando “infecta” a cualquiera: Un manipulado se convierte automáticamente en manipulador también.

CONCLUSIONES

De toda esta exposición se deducen algunas cuestiones interesantes:

  • Racionalidad sí… pero Humildad más aún… Esto implica que, ante un razonamiento humilde (no impositivo) uno debe escuchar siempre. Y si no puede escuchar (falta de tiempo, por ejemplo), uno nunca debe rechazar el razonamiento del prójimo. Y en el caso de un razonamiento impositivo, simplemente ignorarlo pero no imponer el nuestro.
  • Ausencia de racionalidad sí… pero Humildad también… Esto implica que si uno SABE que “no es de pensar mucho” (aquellos que incitan a no pensar demasiado, por ejemplo), entonces debe ser humilde y no imponer tampoco… En este caso se incluyen también los defensores de la intuición: La intuición es propia e intransferible. Jamás se debe imponer la Intuición!

En definitiva, “no hay mayor sordo que el que no quiere escuchar…”. Es un gran dicho popular que nos indica que de nada sirve imponer nuestro criterio por mucha razón que parezca que uno tiene… Consecuente la mayor y mejor conclusión general es que la humildad siempre debe existir, tanto si se tiene razón como si no se tiene.

Huye de quien nunca pide perdón…

… porque acabará manipulándote.

Manipulacion

Lo contrario al acto de disculparse es manipular

Es decir, quien no pide perdón cuando debe y aún así no calla, sólo le queda una salida: Modificar la realidad para que el otro se calle o, incluso, se sienta culpable! Y de esa forma, sea la víctima la que le pida perdón a su verdugo! 😮

Es impresionante el poder de la palabra, el poder de la seducción… el poder del egoísmo en definitiva…

“No hay que apagar la luz del otro para lograr que brille la nuestra” Gandhi

GAndhiNo lo parece pero esa frase encierra la razón esencial de toda la maldad… La INSEGURIDAD PERSONAL, junto al EGOÍSMO desmedido hacen que haya muchos que necesiten pisotear a su prójimo para destacar ellos mismos…

Sí, tú que lees ésto y asientes con la cabeza, ¿seguro que no eres uno de ellos? Cualquiera de nosotros podemos ser culpables de tan sutil (a veces) pero grave error…

El verdadero ALTRUISMO, realmente entendido y asimilado, es la única garantía contra esa grave “enfermedad”. Y en nuestra sociedad, materialista, hedonista, superficial y egoísta…; el altruismo es considerado casi como una cursilada… Y así nos va…

Anexo: ¿Qué es ser altruista?

Ser altruista es asimilar que nuestra esencia personal no reside en nuestro cuerpo físico. Esa esencia va mucho más allá. Se expande hacia nuestro entorno. Hacia nuestros seres próximos, ya sean queridos o no. Y no sólo seres humanos. Y no sólo seres vivos, ya rozando la paranoia… Somos “entidades universales” y somos tan prescindibles como imprescindibles en la inmensidad del Universo…

Por lo tanto, el altruismo no es un acto de bondad gratuita sino un acto de asimilación de nuestra realidad personal… Una realidad que va mucho más allá de nuestro cuerpo… o de nuestra conciencia… o de nuestra alma… o de nuestro espíritu… Va muchísimo más allá…

Sí, a causa de estas grandilocuentes palabras, finalmente el verdadero mensaje de altruismo no llega a casi nadie. Somos tan soberbios y, a la vez, tan inseguros y limitados en nuestras capacidades de discernimiento e intuición, que no somos capaces de asimilar la idea de altruismo con toda su plenitud y “pegada”…

Quizás algún día la sociedad, siguiendo los modelos socio-político-culturales que sean, llegue finalmente a esa realidad…. Pero de momento, me temo que nos queda mucho camino por recorrer para llegar a esa gran meta…

La eterna confusión entre Amor y Sexo lleva a la “Corrupción Sentimental”

images¿Por qué será que todos (hombres y mujeres) no dejamos de confundir Amor con Sexo?

Siempre he pensado que el término “amor” se utiliza con demasiada ligereza. Puede que con el tiempo una relación sentimental acabe siendo eso, amorosa, sentimental… Pero no tengo ninguna duda de que, al menos en los tiempos que corren y para la gran mayoría, en absoluto empiezan de esa forma.

Quiero creer que una pareja debería comenzar con una amistad, sin más. Pero no. Creo que es un acto de sinceridad y humildad aceptar que la mayoría de las relaciones de pareja no empiezan con una amistad. La gran mayoría de las relaciones de pareja empiezan con una, más o menos intensa, atracción sexual. Una atracción que no tiene porque “llevarlos a la cama” inmediatamente, aunque hoy día es muy habitual esa práctica. Pero no hace falta irse a ese extremo. Me refiero a que la gran mayoría de los que “no se van a la cama” de inmediato, por lo menos, sienten ese “cosquilleo estomacal” , esa “tontería” que nos hace desear contactar con esa persona a todas horas. Una persona que, a todos los efectos, es inicialmente una total desconocida. Por lo tanto, es imposible que sea una verdadera amiga.

Consecuentemente, ¡dejemos ya de auto-engañarnos! ¡Ni “flechazo”, ni “química”, ni “algo especial”, ni ocho cuartos! Todos estos apelativos los utilizamos para disfrazar algo tan natural y esencial como es el impulso sexual y sus consecuencias. Aceptemos que somos animales sexuales y que el sexo es realmente importante en nuestras vidas. Sin más. Una vez hayamos aceptado esa realidad será cuando podremos empezar a ser libres (de verdad) para iniciar las relaciones de pareja que queramos:

  • Podremos optar por dejarnos llevar por ese impulso sexual esencial, ya sea de la intensidad “cama” o de la intensidad “flechazo”.
  • O también podremos optar por NO dejarnos llevar por el impulso sexual e intentar que nuestras relaciones de pareja se fundamenten en una buena y real amistad.

Parece obvio que lo más “interesante” es que una relación de pareja se fundamente en la amistad desde el principio. Más que nada porque la atracción sexual es poco estable. Es arrolladora en los inicios pero decepcionante a posteriori. Lo que nos lleva a otros problemas relacionados (aburrimiento, infidelidad, etc) y finalmente, a la ruptura de la pareja. Aunque, en el peor de los casos, se soporta indefinidamente una relación de pareja muy inestable y dañina a nivel personal.

Frente a los dos extremos expuestos anteriormente, aparece una tercera opción:

  • No reprimir totalmente nuestro impulso sexual ni tampoco caer ciegamente en sus resultados inmediatos y casi “mágicos”.

No soy un experto pero es muy interesante estudiar antropología y otras ciencias similares para aprender que la sexualidad provoca que dos personas se sientan realmente “enamoradas” aunque no se conozcan… Es como si la Naturaleza supiera qué “caramelito” darnos para que hagamos finalmente lo “correcto”: Reproducirnos! El problema es que a la “diosa Naturaleza” le importan más bien poco nuestros problemas de convivencia en la pareja… Además, la Naturaleza tampoco tiene en cuenta que una fuerte atracción sexual ya no es hoy en día un sinónimo de reproducción asegurada… Pero estas cuestiones son ya de otro debate…

Sólo un dato curioso de tipo antropológico: Después del acto sexual, las hormonas segregadas nos infunden la “sensación de amistad” con todo lo que ello implica: Confianza, admiración, compromiso, etc… Y evidentemente, si no conocemos a la persona, es sólo una sensación, no es real. Es un hecho probado científicamente. Un hecho que nos indica que, hasta cierto punto, tener sexo “inmediato” con un desconocido es casi un acto de auto-traición a uno mismo: ¡Te hace confiar de forma exagerada en un desconocido!

Volviendo al tema en cuestión, parece que un equilibrio entre el impulso sexual y el “impulso amistoso” debe ser lo más correcto para iniciar una relación de pareja. Es decir, no dejarse llevar absolutamente por el impulso sexual y, en la medida que se haga, no darle más importancia que la necesidad de cultivar una verdadera amistad. Se podría decir que es el camino más práctico y realista para el verdadero “Amor de pareja”.

En este punto de la exposición es cuando aparece un concepto ya mítico: La Madurez. Creo que la madurez es lo que nos da la capacidad de poder ser equilibrados en muchos casos y en éste que nos compete ahora, más. La madurez nos ayuda a re-interpretar las sensaciones sexuales, quitándoles toda esa “exageración instintiva” que conllevan. Nos ayuda a tener relaciones sexuales con esa persona sin sacar conclusiones precipitadas sobre el tipo de relación personal que en un futuro podrá haber con ella. Esa madurez, nos debe ayudar a ser pacientes y a esperar si una amistad, verdadera y realmente “sentida”, aparece entre esa persona y nosotros mismos.

La madurez, que no aparece necesariamente con la edad, es la única que nos puede ayudar a iniciar y mantener nuestras relaciones de pareja realmente sanas y placenteras en todos los aspectos. Unas relaciones que realmente compensen en todos los sentidos y no sólo para tener una vida sexual más o menos regular, o para disfrazar problemas personales, como la falta de autoestima, el miedo a la soledad, la comodidad, las apariencias, etc…

Muchas veces he dicho lo de que el “amor es egoísta”, en alusión al “amor de pareja”. No es cierto. Lo que ocurre es que si la relación de pareja se basa en su atracción sexual, ya sea al principio o no, al final se trata de una relación egoísta. Es egoísta porque el “sexo por el sexo”, sin aporte sentimental real (amistad), es la búsqueda del placer propio. Es egoísta por definición. Y aunque muchas parejas “estables” piensen que están por encima de eso, convendría que analizarán hasta qué punto son verdaderos amigos de sus parejas. Muchas de estas parejas “estables” no son realmente amigos. Son más bien compañeros de un “negocio”, de un acuerdo… Un acuerdo de convivencia, un acuerdo “familiar”, un acuerdo de “comodidad”… Pero en absoluto sienten esa “cercanía amistosa” que puedan tener con otras personas realmente amigas…

Sólo en la verdadera amistad, ya sea en el seno de una relación de pareja o ya sea en el seno de una relación amistosa en sí misma, puede existir el ALTRUISMO… Es decir, la ausencia de EGOÍSMO. Es cuando podemos hablar de verdadero Amor. Cuando tenemos esa situación ya no valoramos realmente nada más que la Amistad. Y como con cualquier otro amigo, ya no hay un interés superficial sobre esa persona: Ni sexo, ni dinero, ni comodidad, ni costumbre, ni apariencias, ni… nada!, sólo “estamos ahí” por Amistad…, es decir, sólo nos “interesa” la ESENCIA de la persona… Su PERSONALIDAD… Nada más.

Cuando uno NO basa su sentimiento en la personalidad de su pareja tiene un problema de “corrupción sentimental“. Es cuando dice estar enamorado y es totalmente falso. Y es grave para sí mismo pero también para el otro. El otro es engañado en algo “sagrado”: El sentimiento. Es lo mismo que cuando nos aparecen amigos falsos que sólo quieren sacar algún provecho superficial de esa amistad… Son personas muy dañinas a nivel sentimental. Muchas veces son inconscientes de su actitud porque no entienden otra opción más que la superficialidad y el materialismo en sus vidas. Creen que es lo normal… En cualquier caso es una traición… Una traición que se convierte en una auto-traición porque uno no puso en cuarentena esa pasión o ese “cosquilleo tontorrón” de los inicios… Y eso es lo peor: La auto-traición generada por la inmadurez propia…

Por eso, es necesario madurar sin necesidad de ponerse muros. Es lo más difícil. Aprender que el sexo, en cualquiera de sus variantes, no es lo único, sino sólo uno de los ingredientes de la relación. Pero el ingrediente más importante es la Amistad verdadera. Cuando asimilamos esa lección, entonces podemos enfrentarnos abierta y directamente a cualquier “interacción personal” con otros individuos “sexualmente apetecibles”. En ese momento ya no necesitamos huir de ellos… En ese momento de madurez personal, las “bombas sexuales con patas” dejan ya de tener ese poder sobre nosotros… El mérito es llegar a ese punto antes de la vejez, cuando las hormonas nos hacen ignorar ese tipo de personas de forma automática.

Por otro lado, muchas de estas “bombas sexuales con patas” acaban sus días también solas o en relaciones de pareja vacías. Estas personas no han sabido asimilar este concepto y se han dejado llevar por el poder de su atractivo sexual… Muchas veces echan mano de la cirugía plástica para seguir alimentado el “amor” en sus relaciones de pareja… Es patético… En nuestra sociedad, tan superficial y egoísta, el sexo es uno de los grandes poderes…. Y quién tiene tiene ese poder lo tiene difícil para salirse del juego… Por lo tanto, es un gran mérito personal que, en la sociedad actual, haya personas atractivas y profundas a la vez…

En fin, yo ahora estoy solo. Pero me gustaría llegar a tener una relación sentimental en la vejez como la que se aprecia en la fotografía que encabeza este artículo. Me sorprendo grátamente cuando veo a dos abuelitos con esa actitud sentimental en público… ¿Será porque tengo razón en toda mi exposición? ¿Será que el verdadero amor está sólo reservado para unos pocos afortunados que han sabido madurar y mantenerse al margen de una sociedad superficial como la nuestra? ¿O será simplemente que la Naturaleza no tenía entre sus planes que la Amistad realmente fuera uno de los ingredientes esenciales del Amor y que estas raras excepciones son sólo eso, excepciones a la regla?…

Transigencia en pareja

pelea-de-pareja-645x353Quiero exponer como una novedad para mí mismo que uno debe cambiar hasta su propia personalidad si es necesario, para poder ajustarse a su relación sentimental. No se trata de una rendición al ego del otro, sino de una muestra sin precedentes de adaptabilidad y transigencia. Y por supuesto, debe salir de uno mismo, no del otro.

Y esta voluntad de adaptación a la relación sentimental, o a la otra persona si se ve cierto eufemismo en mis palabras, no es gratuita como pudiera parecer: Esa adaptabilidad es el precio que se debe pagar por la “química” que, por lo menos, ya debe existir… Me refiero a la ilusión, a la atracción, al “hormigueo en el estómago”, a esa pasión inicial… No sé cómo definirla exactamente, pero creo que el lector ya sabrá a lo que me refiero.

Lógicamente, si ya hablamos de etapas posteriores de la relación, donde hay algo más que esa pasión inicial, más razón hay para comprometerse voluntariamente en esa adaptación personal. Quiero insistir en que no es una adaptación o cambio personal sin sentido. Se hace por esa chispa mágica que hay entre las dos personas. ¿Y porqué es tan importante para mí, además de que genera muy buenas sensaciones? Pues porque creo que es la señal primordial de la Naturaleza que nos indica que esa persona es la correcta.

Los problemas de “incompatibilidad de caracteres” que van apareciendo provienen de la mochila emocional que todos llevamos a nuestras espaldas y que finalmente dan al traste con la relación…. Esas mochilas emocionales están cargadas de mucho ego. Mucho egoísmo que anula cualquier tipo de relación social, empezando por la relación de pareja, claro.

Por lo tanto, es cierto que no hay que ceder a un cambio impuesto nunca… Pero también es cierto que uno debe reinventarse constantemente cuando emprende una relación de pareja, sobretodo si uno ya es una persona muy madura, muy evolucionada; puesto que en ese estado, se le suponen muchas rarezas que pueden ser motivo de confrontación en la pareja.

Una implicación muy importante de esta conclusión es que al realizar ese cambio personal, es muy probable que nos encontremos con una nueva persona que se adapta mejor a nuestra verdadera esencia personal… Es decir, pese a lo que nuestro ego nos indica, es posible que ese cambio personal nos genere más paz interior, al estar más en consonancia con la “voluntad Natural”. Parece ser pues, que ese dicho de que una relación sentimental nos ayuda a evolucionar como personas, es muy cierto… 🙂