Egoismo: El verdugo final del Ser Humano.

aborto_ninia_nonacida

“la gente tiene miedo y no nos podemos exponer unos pocos”

Esto es el extracto de un email de la presidenta de la asociación pro-vida (anti-aborto) a la que pertenezco. Es sólo una muestra del desamparo al que gente como nosotros, DEFENSORES DEL DERECHO A VIVIR (!!!), estamos sometidos en esta sociedad DESCIVILIZADA, que no sólo masacra a decenas de millones de Seres Humanos al año (en todo el mundo), sino que además, nos persigue como si fuéramos nosotros los ASESINOS de estas personas…

Este es uno de los ejemplos más claros que me indica que la Humanidad no tiene solución. Mientras este GENOCIDIO siga siendo encubierto y respaldado por la gran mayoría de la sociedad, vamos de cabeza al abismo, sin duda.

————————————–

Y es que nuestra extinción, por desgracia, está mucho más cerca de lo que la mayoría se cree. Y es una opinión respaldada científicamente, no una locura de un loco “anti-libertad-sexual” de la mujer… Matar las nuevas generaciones, es sólo una de las razones más evidentes para llegar a nuestra extinción… Pero sin duda, de las más importantes. Y no desde un punto de vista sólo moral, sino incluso biológico, relacionado con la genética. La NUEVA genética que estamos masacrando.

De hecho existe una predicción, basada en datos objetivos, que estima que, al ritmo actual, nuestra extinción llegará en unos 100 años (sí, ¡menudo legado para nuestros propios hijos!) Esta predicción está basada en la tendencia de los niveles de contaminación, calentamiento global y aparición de nuevas enfermedades como consecuencia de todo lo anterior y la falta de adaptabilidad a esas enfermedades por falta de diversidad genética… Entonces, ya será demasiado tarde. De hecho, se cree que ya vamos con retraso para evitar ese cataclismo.

Y la razón de esta catástrofe Humana será su EGOÍSMO, en todos los ámbitos; tanto al expoliar la Tierra de una forma totalmente rastrera, como al matar a personas no nacidas, como al mantener a toda costa a las generaciones mayores acomodadas, mientras millones de personas jóvenes, sin recursos, mueren también a diario. Y todo esto en un mundo sobrepoblado y desequilibrado en muchísimos sentidos.

Una gran cantidad de paradojas y “parches” estúpidos creados por nosotros mismos y que nos pasarán factura si no recapacitamos sobre nuestros graves errores actuales. El más evidente, matar Seres Humanos indiscriminadamente, sin duda.

Leyes naturales versus leyes sociales

ley

Ayer tuve un extraordinario debate (en persona) sobre la esencia de las LEYES. Yo afirmaba que las leyes (o leyes “sociales”) tienen como objetivo fundamental imitar las leyes naturales y los otros (el resto del grupo, cómo no?, jejjee!) decían que no…

Está claro que en la Naturaleza existen unas normas muy estrictas seguidas por todos los seres vivos, sin excepciones. Esas normas o leyes naturales son seguidas por los seres vivos de muchas maneras, en función de sus características y etapas vitales, claro: La GENÉTICA es uno de los primeros mecanismos que “guían” nuestra vida y la del resto de los individuos en la Tierra. El INSTINTO animal más de lo mismo. Instinto del que nosotros no somos una excepción; aunque muy frecuentemente pensamos que estamos muy por encima de nuestro propio instinto (equivocadamente, por supuesto).

Pero nosotros, los Seres Humanos, hemos creado un mundo artificial, donde las leyes naturales no tienen fácil aplicación. Pero, en cualquier caso, la Naturaleza es el mejor ejemplo a seguir para generar esas nuevas leyes… La Naturaleza es sabia y deberíamos IMITAR a la Naturaleza a la hora de generar nuestras leyes particulares de una forma similar a las leyes naturales. Por la misma razón, deberíamos procurar NO CONTRADECIR las leyes naturales, por supuesto. Realmente, en los códigos penales habituales no se acepta que unas leyes “menores” contradigan otras leyes “mayores”, obviamente. En este caso, las leyes naturales son las “mayores” posibles; mucho más que cualquiera de las nuestras propias (constituciones o similares).

Además, en el fondo de la cuestión, cualquiera de las leyes sociales que podamos generar, seguro que ya existen en la Naturaleza en alguna forma, puesto que nuestra inteligencia, la que creó todo nuestro mundo “social”, también es un elemento natural, por supuesto. Por lo tanto, estas leyes sociales, además de observar una compatibilidad absoluta con las leyes naturales, deberían intentar simular esas leyes naturales que, aún no conocemos y que, por alguna razón, no se aplican automáticamente y debemos “forzarlas” con la aplicación de nuestras propias leyes particulares.

Las razones por las que esas hipotéticas leyes naturales no nos rigen en nuestro entorno específico, aparentemente alejado de un ecosistema natural, podría ser nuestra diversidad contextual: Habitamos multitud de diferentes ecosistemas artificiales (ciudades, pueblos, etc); tenemos multitud de culturas y creencias diferentes; etc… Un león de determinada raza parece comportarse exactamente igual en cualquier lugar y época. El Ser Humano no, en absoluto. Por eso, parece ser que necesitamos instaurar nuestras propias leyes…

Nuestra inteligencia y conciencia parecen ser los elementos responsables de que nuestros ecosistemas sean tan diferentes y es precisamente con esos elementos que también debemos crear esas leyes particulares para “gobernarnos”. Parece lógico pues.

Conclusión: Si bien nuestras leyes no tienen porqué parecerse a las leyes naturales que conocemos, sí que parece que no deben contradecirlas y además deben servirnos de punto de partida para descubrir esas leyes naturales que aún no conocemos, convirtiéndolas en nuestras propias leyes, las leyes sociales… Unas leyes que, finalmente, nunca serán naturales porque siempre serán deducidas por nosotros mismos, no realmente descubiertas en la Naturaleza… En cualquier caso, parece muy evidente después de este análisis, que las leyes sociales deben estar en perfecta armonía con las leyes naturales: Ni contradecirlas ni despreciarlas a la hora de cotejar nuestras propias leyes debidamente.

Corolario: Posiblemente, el progresismo, como corriente política que no sólo ignora la Naturaleza para generar sus ideologías, sino que entra en evidente enfrentamiento con ella, es totalmente erróneo. Por otro lado, el conservadurismo, que sólo osa “jugar” con las leyes que hemos creado realmente (económicas, esencialmente), es mucho más respetuoso con las leyes naturales y por lo tanto, potencialmente menos errado en su ideología.

El fin de nuestra especie hace 40 años que se está cociendo

extinciónEl Ser Humano está DETENIENDO su propio proceso EVOLUTIVO natural…

Estamos manteniendo con vida a millones de ancianos y matamos a millones de niños no nacidos… ¡Qué gran absurdo! ¿Y nos hacemos llamar “inteligentes”?!

Llevamos 1.720 millones de abortos en los últimos 40 años… Eso implica que estamos eliminando las NUEVAS GENÉTICAS de nuestras sociedades… Al mismo tiempo, el mundo se “infesta” de ancianos… Por lo tanto, nuestra genética está ya muy “anticuada”… Y si no cambiamos este proceso, estará muy obsoleta en pocas generaciones…

Todos esos millones de nuevas vidas sesgadas seguramente representaban nuestra SALVACIÓN en tiempos futuros… Vendrán tiempos muy malos. No es una premonición, es sólo estadística. Tendremos CATACLISMOS de cualquier tipo: Climáticos, geográficos, “sociales” (guerras)… Y durante esos periodos sólo subsisten los “mejores”, los mejor adaptados genéticamente…

La Naturaleza es muy sabia y la Evolución es su principal herramienta. Pero mediante el ABORTO la estamos anulando. Si no cambiamos pronto de actitud, lo pagaremos muy caro… Lo pagaremos con la extinción de nuestra propia especie… Ya que, a pesar de creernos tan inteligentes, no somos más que “absurdos” animales con “sueños de grandeza”. Las personalidades más inteligentes de nuestra civilización coinciden en algo: Cuanto más sabemos más conscientes somos de que no sabemos casi nada… Por lo tanto, sin la “protección” de la Naturaleza, estamos condenados a la extinción…

El debate sobre el aborto no es sólo una cuestión de moralidad, de ética, de sentido común… Es una cuestión de supervivencia de la especie… Qué lástima que nuestra ignorancia, nuestro egoísmo y nuestra arrogancia no nos permitan asimilar esta dramática realidad!