Prejuicio? Sí, por favor! jejeje!

hipocresia-yverdad

El PREJUICIO no debería estar DENUNCIADO, sólo EVITADO mediante una buena educación y no mediante la OCULTACIÓN de nuestra realidad.

Denunciar el prejuicio es el paso previo a la intolerancia, la represión y la falta de libertad individual, en general. Por otra parte, prevenir el prejuicio ajeno, ocultando tu realidad es mentir, lo que tampoco es ético. Además, al ocultarte para prevenirlo, te estás auto-restringiendo a ti mismo. O lo que es lo mismo, dejas que los demás, a través de sus prejuicios, limiten tu libertad…

Una implicación directa de esto es que no puedes culpar a tu jefe porque te prejuzgue, aunque eso pueda significar hasta tu despido. Además, estoy a favor de contratar HUMANOS (no “robots”) y, por lo tanto, yo sí apoyo las entrevistas REALMENTE personales en las que se pregunte sobre cuestiones personales, claro… Y eso puede generar muchos prejuicios pero hay que asumirlos… y tendríamos que aceptar que se nos prejuzgue en una entrevista personal-laboral, el despido de un jefe prejuicioso, etc… Ahí queda esa… 😉

Para empezar a ser realmente diferentes, debemos aceptar la parte negativa que implica denunciar a los prejuiciosos… Si denunciamos a nuestro jefe por prejuicioso le negamos la libertad de poder llevar su negocio como le de la gana, aunque sea de forma incorrecta… Porque los prejuicios, como su nombre indica, son juicios que, por precipitados, suelen ser totalmente incorrectos. Y es imposible que una empresa esté bien gestionada si está en manos de gente prejuiciosa… Así que el prejuicio, más que para el prejuzgado, es malísimo para el que prejuzga. Ya tiene suficiente castigo pues.

De la misma forma ocurre en el terreno personal y sentimental: A los amigos y parejas prejuiciosos, simplemente hay que “dejarlos ir”, sin más dramatismos añadidos… Peor están ellos que viven en un mundo de fantasía y que, además, se lo quieren imponer a los demás, no? 🙂

Por otra parte, lejos de ocultar nuestras “extrañas” ideas sobre el mundo (trabajo, emociones, ideas, etc) deberíamos exponerlas con determinación, sin miedos al prejuicio y a la represión, aunque sea indirecta. Lo más seguro es que muchas de esas “locas” ideas no sean del todo correctas, pero también es muy probable que tengan mucho de interesante y es una pena que, por reprimirlas, nunca las podemos disfrutar.

En otro sentido, existe un prejuicio “correcto”… Es ese prejuicio que proviene de nuestra intuición o nuestro instinto… Proviene de esas sensaciones que nos hacen “cerrarle la puerta” a alguien en todos los morros, sin justificación clara y coherente; sólo por “intuición”! Me perdonarán los “exterminadores de prejuiciosos”, pero esas sensaciones “prejuiciosas” son totalmente aceptables y hay que respetarlas… Un ejemplo de esto, son las relaciones sentimentales: Normalmente, se inician con una intuición (flechazo) y si no se da esa intuición especial, no hay nada que hacer, por muy “prejuiciosa” que pueda ser y de echo lo es, porque no se basa en ningún parámetro objetivo…, jejeje… Pero no hace falta irse a las relaciones de pareja: ¿Cuántos de nosotros no se ha sentido incómodo ante cierta persona, sin conocerla de nada? Pues eso, una razón de más para respetar los prejuicios, sean justificables o no…

Finalmente, yo concluyo que los prejuicios sólo deberían evitarse mediante la educación, no mediante la represión, del tipo que sea (legal o sólo social). Lo verdaderamente importante es quitarse la careta, independientemente de lo que digan los demás! Dejemos de buscar malas escusas para no hacerlo! 🙂

En el fondo, el que se siente muy ofendido por el prejuicio, en realidad está molesto porque le obligan a ser sincero en un mundo de prejuicios. Muy poca gente acepta el reto de ser uno mismo en una sociedad de prejuicios constantes. Pero si todos empezáramos a ser nosotros mismos, el prejuicio desaparecería. Se podría decir que el prejuicio es el resultado de la falta de criterio propio, de la ausencia de valores; que nos hace (estúpidamente) creer a ciegas en las ideas de los otros y menospreciar las nuestras o las de los que “osan” tener las suyas propias.

Ser uno mismo es la tarea más complicada a la que nos enfrentamos cada día

frases-de-coherencia-de-Gabriel-Marcel-01Qué poca COHERENCIA he visto siempre a mi alrededor!… Un día, trágico día…, me enemisté con el que fue un grandísimo amigo… Y lo que más me dolió en su comportamiento fue eso precisamente: Su INCOHERENCIA…

Estamos “impregnados” de incoherencia hasta las cejas… Y en los sentimientos es dónde se aprecia más, sin duda. “Hoy te quiero muchísimo, pero mañana te puedo odiar con toda mi alma”…

Y es que, en los últimos tiempos he recibido algunas noticias de este tipo que me causan gran desasosiego, la verdad. Me generan bastante decepción, ya no en las personas que han protagonizado esas incoherencias, sino en las Personas en general. Y es que somos seres total y absolutamente EMOCIONALES… No nos “rige la cabeza”, nos rige “otra cosa” que poco o nada tiene que ver con la coherencia…

Y es que yo creo que los SENTIMIENTOS, los sentimientos de verdad, se apoyan definitivamente sobre eso: La SINCERIDAD, La SENSATEZ, la HONESTIDAD, la RESPONSABILIDAD… etc… Y cualquier relación humana “intensa”, amistad y/o amor, debe apoyarse necesariamente sobre esos “pilares fundamentales” de la esencia humana…

Cuando, forzamos esos sentimientos sin esa base “coherente” estamos condenados al fracaso sentimental, más tarde o más temprano. Con el agravante “gravísimo” de estar implicando a otra persona en nuestro “pecado”…

Multitud de parejas y supuestos grandes amigos de “naturaleza incoherente” se han formado tan rápido como se han destruido también… Pero sólo los que se dejan de “tonterías” (atracción básicamente sexual para las parejas, o meros actos de apariencia en la amistad, por ejemplo) son los que verdaderamente superan las barreras del tiempo e, incluso, incrementan sus lazos de una forma casi indestructible a lo largo de los años….

Y no quiero que nadie se equivoque: Cuando hablo de esta coherencia, no hablo de AFINIDAD, ni de COMPLEMENTARIEDAD… La sinceridad es, sin duda alguna, el ingrediente imprescindible en esta receta tan especial llamada Amor o Amistad… No importa que tu amigo sea como tú o que os complementéis… En absoluto!

Lo único que hace falta para tener “sentimientos coherentes” es SER UNO MISMO… Lo que me lleva a concluir que para tener verdaderos amigos, debes conocerte y RESPETARTE muchísimo… (ser coherente contigo mismo vamos!). Lamentablemente, hay muy pocas personas que realmente sean ellos mismos. La gran mayoría se pasan la vida intentando ser otras personas sólo para “corresponder”… Se creen erróneamente que así serán más queridos… Enorme y trágico error para todos los que los rodean, pero sobretodo, para ellos mismos…