El aborto: ¿Actitud moderna?!

no-al-aborto.1.1-231x300

Cuando yo era adolescente/”adulto joven” también era pro-aborto… Pero yo maduro, evoluciono, pienso, razono y acepto mis errores… Incluso pido perdón si es necesario!, jejeje… Todos éstas, actitudes muy “extrañas” en los tiempos que corren, sobretodo eso tan “raro” de pedir… perdón?! (jejeje…).

Por lo tanto, eso de considerar el movimiento pro-abortista como algo moderno es una falsedad absoluta. De hecho, no sólo se remonta a 10 o 20 años (cuando yo era un adolescente o adulto joven)… El aborto se remonta muchos cientos de años atrás.

La razón esencial que antiguamente impedía que hubiera más abortos era que la TÉCNICA no era tan buena (me niego llamar medicina a un procedimiento para matar a un Ser Humano). Pero la intención abortista (que es lo que cuenta) era incluso peor que la de ahora. Simplemente porque había mucha más ignorancia. Una ignorancia que era muy comprensible porque hasta que ese niño no nacía, apenas NADA se sabía de él, claro.

Aparte de la técnica, lo que también frenó la popularidad del aborto en la antigüedad, fueron las religiones, aunque no todas lo rechazan (el Islam, por ejemplo, lo acepta en bastantes casos). Por eso los pro-aborto, nos tachan a todos los pro-vida de beatos y cosas similares. Es sólo uno de sus argumentos simplistas, que sólo buscan descalificar, sin entrar en debates serios y rigurosos.

Por otra parte, es otro argumento muy simplista considerar que todo lo moderno es “guay”  (bueno) y lo antiguo, por lo tanto, no es tan “guay”… Y es que la ignorancia se sirve de este tipo de argumentos “huecos” para intentar justificarse de forma muy patética constantemente.

La ignorancia es el germen de la maldad, lo tengo clarísimo. Y éste es posiblemente el más claro ejemplo de esa afirmación: Matar a Seres Humanos indefensos por puro egoísmo… Seres Humanos que, además!, son nuestros propios hijos!

La falsedad no es lo mismo que la mentira


mascaraFalso es aquel que, sin intención directa de mentir, no es real…, no actúa conforme a sus características personales. Y además, lo hace de forma continuada.

El objetivo de la persona falsa es aparentar. El falso no se conoce o no se gusta e intenta dar una imagen que no coincide con su personalidad real:

  • Inmadurez: La persona no se conoce y va adoptando papeles que puedan satisfacerle. En lugar de “buscarse a sí mismo”, va camuflándose en su entorno social para ser aceptado o, por lo menos, pasar desapercibido.
  • Inseguridad personal: La persona se conoce pero no se gusta y, en lugar de cambiar, aparenta ser otra persona sin cambiar realmente su personalidad, que permanece oculta la mayor parte del tiempo. Su objetivo es que, ya que él no se quiere, los demás lo quieran.

Otro caso diferente es aparentar algo para conseguir algún objetivo muy claro y concreto. Eso creo que más de mentirosos que de falsos. Además, el mentiroso no tiene porqué aparentar: Puede intentar camelar a sus víctimas por otros medios. El falso siempre intenta aparentar, meterse en el papel. El falso “vive en su mentira”… El falso es una víctima de su propia mentira, mientras que el mentiroso no se ve perjudicado por sus mentiras.

Un caso típico de falsedad es la del materialista que adora él dinero y, si no lo tiene, intenta aparentar que lo tiene… En este caso, además de materialista, está persona es falsa (menuda pieza!).

Otro caso de falsedad es de tipo sentimental. Son “falsos sentimentales” aquellos que, por no poder estar al mismo nivel sentimental de su pareja lo intentan simular constantemente… Estas personas intentan de este modo ganar tiempo para poder estar en la misma dimensión sentimental que su pareja… Esa intención no es mala inicialmente. Pero mantener esa falsedad demasiado tiempo puede ser muy doloroso para la otra persona. Habitualmente los “falsos sentimentales” nunca consiguen asimilar su papel porque el sentimiento no puede ser nunca forzado ni representado. Y como muchas veces es una falsedad inconsciente  la víctima lo tiene complicado para salir de esa “trama sentimental”… Suelen ser relaciones muy dañinas… Los “falsos sentimentales” debería estar “etiquetados” para así poderlos evitar: “Atención! Peligro! Persona inmadura y/o insegura! Riesgo elevado de falsedad!“… Una pena que no sea detectable “a simple vista” ese problema… Supongo que la vacuna consiste en la paciencia, en conocer poco a poco a la persona…

Y es que intentar aparentar sólo es admisible en etapas de inmadurez evidentes: Infancia y adolescencia. En esas etapas la personalidad no está formada y no sabemos cómo actuar y “vamos probando”. Es normal. Pero es muy lamentable que haya adultos que usen y abusen de las apariencias en su vida y en cualquier ámbito de la misma…

Por lo tanto, se podría concluir que falsedad y mentira no son el mismo concepto y que ambos tienen sus antónimos correspondientes:

  • Mentiroso – Sincero
  • Falso – Auténtico

Evidentemente, tampoco se puede considerar que sinceridad sea sinónimo de autenticidad…

¿Y tú qué eres? ¿Eres más auténtico que sincero o al revés? Por mi parte, tengo que reconocer que soy más auténtico que sincero… Aunque tampoco no me considero un mentiroso declarado! 😉

La eterna confusión entre Amor y Sexo lleva a la “Corrupción Sentimental”

images¿Por qué será que todos (hombres y mujeres) no dejamos de confundir Amor con Sexo?

Siempre he pensado que el término “amor” se utiliza con demasiada ligereza. Puede que con el tiempo una relación sentimental acabe siendo eso, amorosa, sentimental… Pero no tengo ninguna duda de que, al menos en los tiempos que corren y para la gran mayoría, en absoluto empiezan de esa forma.

Quiero creer que una pareja debería comenzar con una amistad, sin más. Pero no. Creo que es un acto de sinceridad y humildad aceptar que la mayoría de las relaciones de pareja no empiezan con una amistad. La gran mayoría de las relaciones de pareja empiezan con una, más o menos intensa, atracción sexual. Una atracción que no tiene porque “llevarlos a la cama” inmediatamente, aunque hoy día es muy habitual esa práctica. Pero no hace falta irse a ese extremo. Me refiero a que la gran mayoría de los que “no se van a la cama” de inmediato, por lo menos, sienten ese “cosquilleo estomacal” , esa “tontería” que nos hace desear contactar con esa persona a todas horas. Una persona que, a todos los efectos, es inicialmente una total desconocida. Por lo tanto, es imposible que sea una verdadera amiga.

Consecuentemente, ¡dejemos ya de auto-engañarnos! ¡Ni “flechazo”, ni “química”, ni “algo especial”, ni ocho cuartos! Todos estos apelativos los utilizamos para disfrazar algo tan natural y esencial como es el impulso sexual y sus consecuencias. Aceptemos que somos animales sexuales y que el sexo es realmente importante en nuestras vidas. Sin más. Una vez hayamos aceptado esa realidad será cuando podremos empezar a ser libres (de verdad) para iniciar las relaciones de pareja que queramos:

  • Podremos optar por dejarnos llevar por ese impulso sexual esencial, ya sea de la intensidad “cama” o de la intensidad “flechazo”.
  • O también podremos optar por NO dejarnos llevar por el impulso sexual e intentar que nuestras relaciones de pareja se fundamenten en una buena y real amistad.

Parece obvio que lo más “interesante” es que una relación de pareja se fundamente en la amistad desde el principio. Más que nada porque la atracción sexual es poco estable. Es arrolladora en los inicios pero decepcionante a posteriori. Lo que nos lleva a otros problemas relacionados (aburrimiento, infidelidad, etc) y finalmente, a la ruptura de la pareja. Aunque, en el peor de los casos, se soporta indefinidamente una relación de pareja muy inestable y dañina a nivel personal.

Frente a los dos extremos expuestos anteriormente, aparece una tercera opción:

  • No reprimir totalmente nuestro impulso sexual ni tampoco caer ciegamente en sus resultados inmediatos y casi “mágicos”.

No soy un experto pero es muy interesante estudiar antropología y otras ciencias similares para aprender que la sexualidad provoca que dos personas se sientan realmente “enamoradas” aunque no se conozcan… Es como si la Naturaleza supiera qué “caramelito” darnos para que hagamos finalmente lo “correcto”: Reproducirnos! El problema es que a la “diosa Naturaleza” le importan más bien poco nuestros problemas de convivencia en la pareja… Además, la Naturaleza tampoco tiene en cuenta que una fuerte atracción sexual ya no es hoy en día un sinónimo de reproducción asegurada… Pero estas cuestiones son ya de otro debate…

Sólo un dato curioso de tipo antropológico: Después del acto sexual, las hormonas segregadas nos infunden la “sensación de amistad” con todo lo que ello implica: Confianza, admiración, compromiso, etc… Y evidentemente, si no conocemos a la persona, es sólo una sensación, no es real. Es un hecho probado científicamente. Un hecho que nos indica que, hasta cierto punto, tener sexo “inmediato” con un desconocido es casi un acto de auto-traición a uno mismo: ¡Te hace confiar de forma exagerada en un desconocido!

Volviendo al tema en cuestión, parece que un equilibrio entre el impulso sexual y el “impulso amistoso” debe ser lo más correcto para iniciar una relación de pareja. Es decir, no dejarse llevar absolutamente por el impulso sexual y, en la medida que se haga, no darle más importancia que la necesidad de cultivar una verdadera amistad. Se podría decir que es el camino más práctico y realista para el verdadero “Amor de pareja”.

En este punto de la exposición es cuando aparece un concepto ya mítico: La Madurez. Creo que la madurez es lo que nos da la capacidad de poder ser equilibrados en muchos casos y en éste que nos compete ahora, más. La madurez nos ayuda a re-interpretar las sensaciones sexuales, quitándoles toda esa “exageración instintiva” que conllevan. Nos ayuda a tener relaciones sexuales con esa persona sin sacar conclusiones precipitadas sobre el tipo de relación personal que en un futuro podrá haber con ella. Esa madurez, nos debe ayudar a ser pacientes y a esperar si una amistad, verdadera y realmente “sentida”, aparece entre esa persona y nosotros mismos.

La madurez, que no aparece necesariamente con la edad, es la única que nos puede ayudar a iniciar y mantener nuestras relaciones de pareja realmente sanas y placenteras en todos los aspectos. Unas relaciones que realmente compensen en todos los sentidos y no sólo para tener una vida sexual más o menos regular, o para disfrazar problemas personales, como la falta de autoestima, el miedo a la soledad, la comodidad, las apariencias, etc…

Muchas veces he dicho lo de que el “amor es egoísta”, en alusión al “amor de pareja”. No es cierto. Lo que ocurre es que si la relación de pareja se basa en su atracción sexual, ya sea al principio o no, al final se trata de una relación egoísta. Es egoísta porque el “sexo por el sexo”, sin aporte sentimental real (amistad), es la búsqueda del placer propio. Es egoísta por definición. Y aunque muchas parejas “estables” piensen que están por encima de eso, convendría que analizarán hasta qué punto son verdaderos amigos de sus parejas. Muchas de estas parejas “estables” no son realmente amigos. Son más bien compañeros de un “negocio”, de un acuerdo… Un acuerdo de convivencia, un acuerdo “familiar”, un acuerdo de “comodidad”… Pero en absoluto sienten esa “cercanía amistosa” que puedan tener con otras personas realmente amigas…

Sólo en la verdadera amistad, ya sea en el seno de una relación de pareja o ya sea en el seno de una relación amistosa en sí misma, puede existir el ALTRUISMO… Es decir, la ausencia de EGOÍSMO. Es cuando podemos hablar de verdadero Amor. Cuando tenemos esa situación ya no valoramos realmente nada más que la Amistad. Y como con cualquier otro amigo, ya no hay un interés superficial sobre esa persona: Ni sexo, ni dinero, ni comodidad, ni costumbre, ni apariencias, ni… nada!, sólo “estamos ahí” por Amistad…, es decir, sólo nos “interesa” la ESENCIA de la persona… Su PERSONALIDAD… Nada más.

Cuando uno NO basa su sentimiento en la personalidad de su pareja tiene un problema de “corrupción sentimental“. Es cuando dice estar enamorado y es totalmente falso. Y es grave para sí mismo pero también para el otro. El otro es engañado en algo “sagrado”: El sentimiento. Es lo mismo que cuando nos aparecen amigos falsos que sólo quieren sacar algún provecho superficial de esa amistad… Son personas muy dañinas a nivel sentimental. Muchas veces son inconscientes de su actitud porque no entienden otra opción más que la superficialidad y el materialismo en sus vidas. Creen que es lo normal… En cualquier caso es una traición… Una traición que se convierte en una auto-traición porque uno no puso en cuarentena esa pasión o ese “cosquilleo tontorrón” de los inicios… Y eso es lo peor: La auto-traición generada por la inmadurez propia…

Por eso, es necesario madurar sin necesidad de ponerse muros. Es lo más difícil. Aprender que el sexo, en cualquiera de sus variantes, no es lo único, sino sólo uno de los ingredientes de la relación. Pero el ingrediente más importante es la Amistad verdadera. Cuando asimilamos esa lección, entonces podemos enfrentarnos abierta y directamente a cualquier “interacción personal” con otros individuos “sexualmente apetecibles”. En ese momento ya no necesitamos huir de ellos… En ese momento de madurez personal, las “bombas sexuales con patas” dejan ya de tener ese poder sobre nosotros… El mérito es llegar a ese punto antes de la vejez, cuando las hormonas nos hacen ignorar ese tipo de personas de forma automática.

Por otro lado, muchas de estas “bombas sexuales con patas” acaban sus días también solas o en relaciones de pareja vacías. Estas personas no han sabido asimilar este concepto y se han dejado llevar por el poder de su atractivo sexual… Muchas veces echan mano de la cirugía plástica para seguir alimentado el “amor” en sus relaciones de pareja… Es patético… En nuestra sociedad, tan superficial y egoísta, el sexo es uno de los grandes poderes…. Y quién tiene tiene ese poder lo tiene difícil para salirse del juego… Por lo tanto, es un gran mérito personal que, en la sociedad actual, haya personas atractivas y profundas a la vez…

En fin, yo ahora estoy solo. Pero me gustaría llegar a tener una relación sentimental en la vejez como la que se aprecia en la fotografía que encabeza este artículo. Me sorprendo grátamente cuando veo a dos abuelitos con esa actitud sentimental en público… ¿Será porque tengo razón en toda mi exposición? ¿Será que el verdadero amor está sólo reservado para unos pocos afortunados que han sabido madurar y mantenerse al margen de una sociedad superficial como la nuestra? ¿O será simplemente que la Naturaleza no tenía entre sus planes que la Amistad realmente fuera uno de los ingredientes esenciales del Amor y que estas raras excepciones son sólo eso, excepciones a la regla?…

Los Peter Pan (supuestos)

(Respuesta al supuesto síndrome de Peter Pan de la mayoria de los hombres de la actualidad de un “entendido” en el tema).

Uy, uy, uy… Este señor comente un gravísimo error de GENERALIZACIÓN y de SUPOSICIÓN… Creo que, actualmente, la mujer ha alcanzado un alto nivel de independencia en todos los aspectos menos en uno fundamental: El emocional.

La mujer NECESITA mucho más que un hombre estar acompañada. Lo veo por experiencia propia y ajena… Muchas veces, esa necesidad roza la enfermedad y eso es de lo que huyen la mayoría de los hombres maduros e independientes. Los hombres también han evolucionado y quieren a una “igual” a su lado, no una “niña necesitada de afecto”, ni una “mamá autoritaria”. Es así de simple. Por lo tanto, el conflicto no nace de una hipotética inmadurez del hombre. Me parece un razonamiento absurdo.

Yo concluiría mejor que, actualmente, se da una relativa imposición de algo anti-natura, en mi opinión: La igualdad sexual… No somos iguales y forzarlo nos está llevando al “caos sexual”, entre otros tipos de caos…