Fascismo de derechas y de izquierdas

censura1Recuerdo haber tratado este tema antes, pero lejos de mitigarse el problema, veo que cada día se acrecenta, por lo que me veo con ganas de volver a tratarlo. Se trata de la típica falacia de llamar fascista a la derecha política. También analizaré algo el tema para ver quienes son los verdaderos fascistas en nuestra sociedad.

Definiciones

Como buen punto de partida, conviene irse a la RAE para ver de qué estamos hablando:

fascismo
Del it. fascismo.
1. m. Movimiento político y social de carácter totalitario que se desarrolló en Italia en la primera mitad del siglo XX, y que se caracterizaba por el corporativismo y la exaltación nacionalista.

corporativismo
De corporativo e -ismo.
1. m. Doctrina política y social que propugna la intervención del Estado en la solución de los conflictos de orden laboral, mediante la creación de corporaciones profesionales que agrupen a trabajadores y empresarios.
2. m. En un grupo o sector profesional, actitud de defensa a ultranza de la solidaridad interna y los intereses de sus miembros.

nacionalismo
De nacional e -ismo.
1. m. Sentimiento fervoroso de pertenencia a una nación y de identificación con su realidad y con su historia.
2. m. Ideología de un pueblo que, afirmando su naturaleza de nación, aspira a constituirse como Estado.

Según estas definiciones se podría resumir que fascismo es básicamente totalitarismo, es decir, un sistema político anti-democrático y que, como es lógico, se apoya en un Estado todo-poderoso para imponer esas ideas únicas del totalitarismo.

Implicaciones

Para empezar, dos implicaciones generales importantes:

  1. El fascismo puede ser de cualquier ideología. Sólo es necesario que se intente imponer una idea para que sea una actitud fascista.
  2. Derecha e izquierda, apuestan por un Estado muy poderoso, que controle de forma generalizada a la sociedad.

Yendo a las diferencias entre las dos grandes ideologías políticas, izquierda y derecha, dado que la derecha apuesta por el libre comercio, el control estatal es, al menos en teoría, más moderado en la derecha. Al menos, por lo económico. En el lado social, es claro que la derecha es conservadora y la izquierda progresista. Muchos pensarán que progresismo es sinónimo de libertad y,  por lo tanto, lo que la derecha gana en libertad económica, lo gana la izquierda en libertad social. Pero no, no debemos confundirnos en este punto. Lo aclaro a continuación.

El progresismo no apuesta por la libertad social, sino por imponer un modelo “moderno” a la sociedad, al igual que la derecha apuesta por imponer un modelo “conservador”. Pero ninguno apuesta por un modelo de libertad individual en el plano social. Sólo los liberales o libertarios (corriente política muy minoritaria) son los que apuestan por libertad también en el plano social, sin que el Estado imponga a “golpe de ley” ninguna opción social.

El progresismo no apuesta por la libertad social, sino por imponer un modelo “moderno” a la sociedad, al igual que la derecha apuesta por imponer un modelo “conservador”.

Por lo tanto, en cuanto a libertad, está claro que la derecha se muestra claramente más libre, aunque sea sólo en la faceta económica. La izquierda, sin embargo, se muestra más impositiva y controladora en ambos grandes sectores: El económico y el social.

Democracia

Pero este debate no tendría la más mínima importancia si, al final, las políticas administradas (de derechas o izquierdas) estuvieran legitimadas de una forma clara y evidente. Pero es que esta legitimación no existe realmente.

Lo que legitima una política es que provenga de un proceso democrático… real. El adjetivo “real” es sumamente importante, puesto que la democracia puede corromperse en según qué situaciones. Lamentablemente, estamos en un momento de la historia, donde la democracia está muy corrupta y lo que tenemos, sea lo que sea, no proviene de una actitud realmente democrática. Por lo tanto, la conclusión es muy clara: Estamos ante Estados teóricamente democráticos pero que en el fondo, son bastante totalitarios…

Demagogia y mentira

¿Por qué digo que la democracia actual, concretamente en España, no es real? Por dos razones básicas, dependiendo de cuál sea la opción de gobierno final:

  • Si gobierna la izquierda, el voto ganador proviene básicamente de la demagogia
  • Si gobierna la derecha, el voto ganador proviene básicamente de la mentira

La demagogia se utiliza para manipular las mentes más débiles o perezosas, que no saben o quieren analizar más allá de lo aparente y se quedan sólo con la apariencia de una idea, típicamente muy atractiva. Esta manipulación del prójimo se da por muchas razones: Ignorancia, simple orgullo (ego), poder o dinero… O una combinación de las anteriores. Pero en ningún caso esa manipulación se hace por el bien ajeno, común o social, como los demagogos de la izquierda indican todo el tiempo. Cuando la demagogia se lleva al terreno de lo político se le llama Populismo: El “arte” de engatusar a la gente para que te vote aunque ese voto no les convenga. También hay un tipo de populismo de derechas, pero es mucho menos frecuente dado la naturaleza intrínseca del pensamiento de derechas.

Por otro lado, las ideas de la derecha son, o bien complicadas (economía) o bien tradicionales (sociedad). Ambos calificativos no son realmente atractivos a primera vista. Por esa razón, el político de derechas utiliza a menudo la mentira para lograr votos, intentando no explicar las complicadas ideas económicas o vender las conservadoras y “aburridas” ideas sociales.

Por lo tanto, parece claro que estamos ante un panorama político bastante mediocre, donde se presume mucho de democracia pero que en la práctica existe una sociedad, o bien muy traicionada (mentira) o bien muy manipulada (demagogia). Es normal pues que el nivel de descontento político sea enorme.

Conclusión: ¿Quién es más fascista?

Pero volviendo al asunto con el que inicié este artículo, si existe una ideología fascista en la sociedad, ¿sería más de derechas o más de izquierdas?

Ya sea a través de la mentira o de la demagogia, parece que ambas grandes opciones políticas no practica la democracia plenamente, por lo tanto, ambas son relativamente fascistas. Pero hay dos diferencias sutiles pero importantes que hacen que una sea más fascista (menos demócrata) que la otra. Ya han sido apuntadas antes, pero a continuación se enumeran:

  1. La izquierda apuesta más por un gobierno estatista. Es decir, la izquierda reclama más control e intervención del Estado en la sociedad. Esto es una característica incluida en el fascismo.
  2. La derecha, pese a apostar por establecer leyes que intervienen en las opciones sociales, al igual que la izquierda, deja mucha más libertad en el aspecto económico. Por lo tanto, la izquierda, al imponer unos modelos económicos, vuelve a ser más fascista que la derecha.

Para quién tenga un mínimo de capacidad analítica, es muy evidente quién es más propenso al fascismo y curiosamente son los que acusan más de fascistas: Los de ideología de izquierdas o progresistas. Con esto, no quiero decir que cualquier progresista sea fascista, ni que todos los conservadores dejen de serlo. Sino quién es más propenso a serlo, según sus propias características ideológicas. Lo que sí me parece indignante es que se de por válido en muchos ámbitos, incluso entre los propios conservadores, que el fascismo es casi un sinónimo de ser de derechas, cuando en realidad es más bien lo contrario y, aún así, por parte de la derecha, no se ha usado esa baza argumental casi nunca por una especie de exceso de respeto hacía los progresistas que no cesan en acusar a los conservadores de fascistas. ¿Será que realmente existe una gran parte de fascista en cualquier progresista?… 😉

La alternativa: Liberalismo.

A pesar de considerarme aún muy conservador (o naturista, que para mi es equivalente), actualmente opto más por el Liberalismo (o Libertarismo, según las fuentes).

En el Liberalismo la prioridad es la libertad del individuo, no los Principios que tenga. Es decir, algo que está muy en contra de las dos ideologías tradicionales de izquierdas y derechas. De todas formas, al contrario de lo que pueda parecer, un liberal está más cerca de uno de derechas que no de uno de izquierdas, porque el de derechas apuesta por la libertad de mercado mientras que el de izquierdas apuesta por un Estado paternalista que lo controle todo, incluso las relaciones sociales.

Por lo tanto, al declararme liberal (total, no sólo económico) freno la demagogia y la manipulación de la izquierda y puedo impedir que me impongan sus ideologías sociales progresistas mediante el Estado, sin el temor que me acusen de lo mismo al intentar imponer una idelogogía social, en este caso conservadora.

Por lo tanto, viva el liberalismo y abajo el fascismo!, provenga de donde provenga! 😉

Anuncios

Homosexualidad: Del complejo personal a la manipulación masiva.

 

Sin nombre.png

Mi evolución personal

Naci en 1971 y, como todos los niños de mi generación, crecí con la idea de que los “maricas” eran algo malo… En mi adolescencia entendí que, aunque no me gustaba esa opción, debía respetarla.

En mi joven etapa madura encaré la homosexualidad en alguien muy cercano que no quiso salir del armario por miedo… Era lógico puesto que, a pesar de todo el “progreso” social, ser “marica” era, cuando menos, un problema grave.

Al poco tiempo acepté totalmente a esa persona, aunque nunca apoyé que los, ya no “maricas” sino homosexuales, se manifestaran de esa forma tan ridícula como en esa cabalgata del “orgullo gay”… En esa misma expresión siempre denoté mucho complejo, en lugar de orgullo.

Al cabo de los años, después de vivir como homosexual totalmente integrado en la sociedad  (pareja incluida), ese homosexual tan cercano a mí … cambió! En un proceso paulatino pero voluntario y natural cambió y volvió a la heterosexualidad… La razón esencial era intentar tener familia, hijos… naturales, claro. Pero también se mostraba muy decepcionado del mundo gay en su conjunto: Promiscuidad altísima, actitudes sexuales sin límites, etc…

La reflexión

Ese cambio tan sorprendente de un homosexual volviendo a la heterosexualidad de una forma voluntaria me hizo pensar que, probablemente, todos fuéramos víctimas de una manipulación a gran escala: La manipulación de quienes se sienten acomplejados por algún problema personal importante y no quieren aceptarlo, obligando a TODA la sociedad a acatar una realidad inventada, que acomode ese problema.

Medite mucho, intentando encontrar una prueba definitiva que confirmara que la homosexualidad era realmente un problema y no una opción tan normal como la heterosexualidad. Y la encontré.

Encontré una razón indiscutible que demostraba que las alternativas a la heterosexualidad son realmente un problema: No permiten la reproducción del individuo…

Encontré una razón indiscutible que demostraba que las alternativas a la heterosexualidad son realmente un problema: No permiten la reproducción del individuo…

La función reproductiva de cualquier SER VIVO es una función esencial, sin discusión alguna. Por lo tanto, cualquier actitud que se le opusiera debía ser, a la fuerza, una desviación de la regla natural, un problema…

¿Un problema físico o psicológico?

Investigando por la red, no me queda claro si la homosexualidad tiene una base física o psicológica. Hay muchos expertos que afirman que no es un problema físico, pero cualquiera de nosotros creo que ha conocido alguna vez a alguien que aparentemente no ha sufrido la manipulación social y es gay. Aunque muchas veces, tampoco podemos saber si esa persona sufrió algún trauma psicológico (infantil o adolescente) que pudiera afectar de forma decisiva a su identidad de género y/u orientación sexual.

En cualquier caso, sea físico o psicológico, de momento me parece muy claro que las alternativas a la heterosexualidad son el resultado de un problema personal real y muy imporante, puesto que, como ya he dicho, imposibilitan la reproducción natural del individuo.

No afrontar un problema existente es la razón esencial para no solucionarlo jamás. En el caso de un problema de naturaleza genética, parece claro que la solución es muy compleja. Pero en esos casos, el problema simplemente se puede aceptar y, paralelamente, exigir respeto a ese problema, como se exige respeto ante cualquier otro tipo de problema personal.

En el caso de problemas físicos de tipo hormonal, imagino que hay soluciones más sencillas que puedan corregir el problema de la homosexualidad.

Pero el caso especial de que la homosexualidad sea un problema psicológico la solución parece más sencilla que las anteriores. Traumas infantiles o adolecentes, confusiones puntuales mal confrontadas, etc; parecen tener mejor solución que no los problemas físicos.

Manipulación y abandono de las víctimas

Pero muy lejos de afrontar los hipotéticos problemas de un homosexual, los  psiquiatras y psicólogos los han abandonado a su suerte, siguiendo los dictámenes de dos grupos de presión social muy poderosos: Los líderes del colectivo de feministas radicales y del colectivo LGTBI; ambos defensores extremistas de la IDEOLOGÍA DE GÉNERO.

En resumen, la ideología de género establece que ni el género de una persona ni su orientación sexual está fijada por la Naturaleza y sí por la Sociedad, mediante la mentira y la manipulación. Pero con este artículo creo dejar muy claro quién es ciertamente el que miente y manipula.

En las últimas décadas (desde los años 70-80), parece muy claro que hemos sido víctimas de una manipulación a gran escala respecto del concepto de homosexualidad. Las víctimas principales de esta manipulación han sido los propios homosexuales, al convencerles de que no tenían ningún problema y, por lo tanto, no tuvieron ninguna opción para solucionarlo. Y es que muy pocos individuos han podido salir de esa espesa mentira social y no han podido vivir más plenamente sus vidas, disfrutando de sus familias naturales y otras “ventajas naturales” de la heterosexualidad, que no son tan obvias y que, además, han sido muy bien ocultadas por esos grupos de poder mencionados (feministas radicales y LGTBI).

Comprensión y apoyo al homosexual sin dejar de denunciar la manipulación

Lejos de sentir odio por la comunidad gay, hay que solidaridarse con ellos y ayudarles a aceptar su problema e intentar solucionarlo. Pero no hay que forzarlos nunca a cambiar de actitud sexual o aceptar su género. Ni tampoco despreciarlos si no quieren ser ayudados al negar su problema. Esa negación forma parte de su problema; hay que entenderla y aceptarla.

Lejos de sentir odio por la comunidad gay, hay que solidaridarse con ellos y ayudarles a aceptar su problema e intentar solucionarlo. Pero no hay que forzarlos nunca a cambiar de actitud sexual o aceptar su género. Ni tampoco despreciarlos si no quieren ser ayudados al negar su problema. Esa negación forma parte de su problema; hay que entenderla y aceptarla.

Pero lo que no hay que hacer es permanecer impasible ante esta gran mentira gay. Hay que abandonar la hipocresia, el miedo a lo políticamente incorrecto y criticar todos los actos públicos que demuestren que realmente hay una gran manipulación en todo el mundo.

Las marchas por el “orgullo gay” son la actividad más evidente de manipulación a gran escala por parte del lobby gay. Hay que tacharlas de lo que son: Patéticas representaciones de un grupo de personas manipuladas (y manipuladoras) y que han encontrado un cobijo a sus complejos homosexuales. Nada más. No hay nada de qué sentirse orgulloso por ser gay, tanto si es considerado un problema como si no.

A partir de ahora espero que cada vez haya más desengañados de esta gran “mentira gay” y, entre todos podamos caminar hacia una sociedad más sana en todos los aspectos, tristemente adulterada en muchos sentidos, en los que la aceptación de la homosexualidad como algo natural ha sido, probablemente, uno de los peores errores cometidos en toda la historia de la Humanidad.

Forzando hasta las sonrisas

populismo mortal

No hay nada más repulsivo que aprovecharse de los débiles, manipulándolos hasta la saciedad para quebrar una sociedad al completo, tal como ha hecho el líder de Podemos. Ha enfrentado no sólo la sociedad española, sino muchos amigos, familias y parejas de una forma dramática.

Muchos como yo hemos visto como personas muy cercanas nos han mirado con recelo cuando decíamos cosas muy coherentes contra Podemos y finalmente, han confiado más en la palabra de un oportunista y miserable individuo, antes que en nuestras explicaciones, cercanas, sinceras y amistosas.

Evidentemente, esto es lo más grave: Que un mafioso metido a político haya quebrado las relaciones personales de millones de personas, cual dirigente de secta religiosa, que se lleva a pobres inocentes al suicidio colectivo… Esta es la España de 2016: Millones de personas, todas con una sonrisa en la cara, forzada por su líder Mesiánico, caminando contentos hacia su propia destrucción.

Lo peor de todo es que mientras ellos se suicidan, la otra mitad de España seremos “asesinados”, por aquello de que nosotros no fuimos hipnotizados por los “cantares” de este líder Mesiánico, sólo comparable con otros similares de la talla de Hitler, por su capacidad de manipulación a gran escala.

Ojalá la Justicia le meta entre rejas algún día por lo que ha hecho (traición a España por usar financiación INMORAL de Venezuela para hundir nuestro país) y no por lo que podrá hacer si llega a gobernar España; una tierra, antaño tan querida por mí, pero que poco a poco se va difuminando en el horizonte, por culpa de este virus llamado Podemos, que se ha instalado en ella.

Políticas económicas: Izquierda versus Derecha.

images

En mi eterno esfuerzo para entender la política económica de la Izquierda, he llegado a una pregunta, creo que bastante interesante:

¿Tiene realmente más sentido apoyar a los consumidores que a los productores en una sociedad?

Haciendo de “abogado del diablo” (la izquierda, según mi forma de pensar), he pensado que, eso de apoyar el consumo en lugar de la producción tiene, a priori, bastante sentido, no os lo parece? Veamos pues, por dónde puede estar la contradicción o si es posible que haya visto la lógica en la ideología socialista.

Necesidad, consumo y producción.

¿Para qué producir si no hay consumo? Es decir, parece que aquí no debería haber un dilema tipo “huevo-gallina”: Parece claro que primero es la NECESIDAD (que crea el consumo) y luego el mecanismo para satisfacerla (producción). Voy a analizar ambas posibilidades.

¿Es realmente necesario fomentar el consumo? No parece necesario, verdad? El consumo debería estar guiado exclusivamente por la necesidad real. Una necesidad que estimularía la producción, satisfaciendo cada vez mejor esa necesidad y, posiblemente, creando nuevas necesidades “derivadas”.

Pero, volviendo a hacer de abogado del diablo: ¿Qué ventajas puede tener estimular el consumo, ya sin el empuje natural de la Necesidad? ……..

Después de pensar varios minutos…, ¡no encuentro ninguna ventaja objetiva y general para fomentar el consumo, lo juro! Los únicos que sacan tajada real son los productores de “basura” (cosas innecesarias y de baja calidad). De hecho, fomentar el consumo suele ser (menos mal!) algo muy mal visto desde todos los puntos de vista (derechas e izquierdas). Por lo tanto, a menos de que alguien se le ocurra una “idea feliz”, descartamos la opción de fomentar el consumo, es decir, apoyar a la gente para que consuma; aunque eso es una proclama social-comunista muy habitual y una de las grandes contradicciones progresistas que algún día me gustaría que alguien me explicara.

Inconformismo como motor productivo

Por lo tanto, sólo queda una alternativa para generar verdadera riqueza (lo siento por los progresistas!): Apoyar a los productores. Veamos cómo podría darse esa actitud de una forma racional, objetiva y, a la vez, social.

Primero: Siempre habrá necesidades que cubrir porque el Ser Humano es INCONFORMISTA por naturaleza: “Todos queremos más”, como decía la famosa canción de los años… 80?

Segundo: Si siempre existirán necesidades que satisfacer, siempre habrá un mercado potencial que cubrir. Bajo esta premisa, ¿es realmente necesario fomentar/apoyar la Producción? En realidad, no lo parece, pero quizás (sólo quizás!), el problema no es fomentar la producción, sino no ponerle trabas…, podría ser?!

Llegados a este punto, lo siento mis queridos progresistas, creo que hemos llegado a la conclusión de que el liberalismo económico, en términos generales, es la opción correcta. Pero sigamos con nuestro viaje ideológico.

Un empresario no es avaro, sólo estúpido.

Una empresa no necesita que el gobierno la apoye, porque el estímulo esencial de una empresa es la necesidad de la población, punto. Pero si una empresa no puede obrar con suficiente libertad, asfixiándola a base de impuestos, obligándola a contratar gente que no necesita y otros impedimentos importantes, al final, la empresa no le queda más remedio que cerrar o funcionar “a medio gas”, asegurándose la subsistencia el propio empresario, con lo que la explotación encubierta de sus empleados está a la vuelta de la esquina (hecha le ley, hecha la trampa).

¿Significa esta conclusión que debemos dejar libertad absoluta a los empresarios para dirigir sus empresas? ¿Deben poder hacer absolutamente lo que les de la gana para satisfacer esas necesidades detectadas en la población? NO, evidentemente. Veamos los matices.

Un empresario no puede tener libertad absoluta en el control de su empresa por una simple y llana razón: No es absolutamente SABIO. Eso significa que puede equivocarse, siempre hablando en modo muy, muy general y casi filosófico. Aclaro esto último porque muchos ya pensarán que lo que ocurre es que muchos empresarios no son estúpidos, sino avaros. Pero, desde el punto de vista filosófico y atendiendo al contexto expuesto previamente, ser avaro es sinónimo de ser estúpido: Porque si se atiende al 100% una necesidad, el éxito está asegurado y, contrariamente, si engañas a la gente, el fracaso es muy posible…

Por lo tanto, el empresario debe ser auditado para evitar que su “ignorancia acerca de la necesidad real” (o su maldad, para los que prefieran insistir en este término tan negativo), se imponga de una forma muy dañina a parte de la población.

Y aquí llegamos a otro punto muy importante: Debemos evitar que la estupidez de cualquier persona (no sólo empresarios) dañe a cualquiera. Al menos de una forma importante. Es decir, es necesario no pasarse en ese control para preservar un principio fundamental en la sociedad: El de libertad, por supuesto. Y es aquí, como en otros muchos ámbitos, donde encontramos el verdadero problema sobre el control legislativo sobre el empresario.

Perseguir sólo el fraude comercial

Yo creo que el problema del control justo de la actividad empresarial se fundamenta en algo muy simple: El ENGAÑO. Es decir, el Gobierno debería controlar que entre lo que se promete y lo que se vende, no hay diferencias, o son las mínimas posibles. Con esta sencilla premisa, todo sería factible, incluso vender basura, si es que hay gente que realmente la “necesita”. El ejemplo más claro de esto es la comida basura: Yo no creo que el gobierno debiera restringir la actividad de las empresas alimentarias que fabriquen bajos unos estándares de calidad muy bajos: Lo único que el gobierno debería obligar es a informar correctamente sobre la calidad de sus productos de la forma más objetiva posible. Eso implicaría, por supuesto, informar sobre el origen de las materias primas utilizadas (utilización de transgénicos, por ejemplo). En fin, esa sería la estricta [pero dura] labor gubernamental. Sería muy difícil porque el gobierno debería ser experto (o rodearse de ellos) para detectar esas “mentiras”, que es en el fondo, de lo que hablamos. Una vez detectada una “mentira” (en la forma que ya hemos visto), el gobierno debería actuar en forma de asesoría (la más leve), multando (actuación moderada) o con penas de cárcel (actuación más enérgica). Realmente, no parece muy complicado lanzarse a esta tarea. Para eso deberían servir los funcionarios, entre otras cosas.

Pero de ninguna forma, un Gobierno debería entrometerse en ninguna decisión empresarial, que no fuera la de la detección de Mentira, en el sentido expuesto. Por ejemplo, un gobierno no podría decidir el sueldo de los empleados, ni ningún otro aspecto relacionado con el tema laboral. Sí, parece demasiada libertad, cierto? Veamos qué podría pasar en ese supuesto…

Los esclavistas pertenecen a otra época

El objetivo fundamental de una empresa debería ser satisfacer las necesidades de la población. Si ya damos por supuesto, que no miente en los productos o servicios ofrecidos, ¿podemos suponer que la empresa está libre de cualquier otra culpa a parte de la mentira?

Imaginemos el peor caso: Una empresa que esclaviza casi literalmente a sus empleados. Bajo este supuesto, podemos suponer que hay otras empresas que no esclavizan a sus empleados y otro supuesto en el que todas los esclavizan (!). En este último supuesto, los trabajadores trabajarían bajo unas condiciones físicas y psicológicas horribles. ¿Es posible ser eficiente bajo estas circunstancias? Utilizando una analogía muy clara:¿Es posible sacar leche de una vaca que no se le alimenta o cuida mínimamente? El problema pues, se traslada al trato mínimamente aceptable al trabajador. Es decir, se da por hecho que, por propio interés, el empresario no explotará de una forma radical a sus trabajadores.

El trato laboral “justo” se gana, no se exige.

¿Sería suficiente esa situación “natural” de no explotación laboral para confiar que los trabajadores reciben un trato laboral justo? De nuevo, entra un parámetro muy subjetivo como es qué se considera “trato laboral justo”…

En general, yo estoy bastante en contra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos… Me explico… 😉 Esta Declaración Universal, es asimétrica puesto que habla de DERECHOS pero no de DEBERES. Donde hay derechos, debe de haber también deberes, de lo contrario, seguro existirá una descompensación en algún sentido. Además, esa Declaración Universal no es válida “universalmente” porque, muchas ocasiones, entra en conflicto con reglas sociales y culturales, aceptadas por todos los miembros de las sociedades en particular. Finalmente, decide una forma bastante anárquica qué es una “vivienda aceptable” de forma universal (imposición), o cualquier otro parámetro incluido en la vida de cualquier individuo, como la de qué es un “trato laboral justo”… Nada, “no me trago” esa Declaración, para nada…

El anterior inciso era necesario porque es probable que esa declaración “universal” establezca qué es un “trato laboral justo”. Mi planteamiento, más que “universal”, es NATURAL… Y es que la Naturaleza es muy a menudo muy “cruel” con sus individuos, pero, en definitiva, como naturalista que me considero, no puedo dejar de aceptar esa “crueldad natural”. Por otra parte, me gusta esa “decisión natural” puesto que viene apoyada por el Principio Fundamental de la no existencia de la Maldad pura ni de la Bondad pura… Pero ese es otro tema; vuelvo al que nos toca.

Para solucionar el dilema del “trato laboral justo” yo abogo por una actitud NATURAL ante algo que no gusta, en el nivel que sea: Rechazo. Es decir, abogo por la MOTIVACIÓN del trabajador: Es imposible que todas las empresas traten por igual a sus trabajadores. Por lo tanto, se convierte en un DEBER del trabajador (esos omitidos en la Declaración Universal), el buscar otros empleos, en proporción directa con su nivel de insatisfacción laboral y por las causas que sean.

Gobierno facilitador pero no paternalista

Bajo el anterior supuesto, el Gobierno sólo debería facilitar mucho la movilidad laboral de los trabajadores, ayudándoles a encontrar la mejor empresa para su desempeño profesional. Eso haría que las empresas, no sólo compitieran entre ellas por vender sus productos y servicios, sino también para obtener los mejores trabajadores, a los que tendrían que mejorar constantemente sus condiciones laborales, bajo la presión de que se fueran a la competencia… Vaya, eso creo que ya está pasando cuando las condiciones laborales son ya bastante buenas y el gobierno no tiene ninguna competencia… Por lo tanto…. ¿Por qué no hacer extensiva esta regla natural? Muchos dicen que porque hay gente “ignorante” que no sabe/puede mejorar su propia vida por iniciativa propia… ¿Debe actuar el Gobierno como el “papá” de cierto sector de la población ignorante/inmadura? Mi respuesta es muy tajante: NO, por supuesto.

Otros de los DEBERES que también debería aparecer en esa declaración universal (de derechos y deberes, por lo tanto) es la de MADURAR. Es decir, no se puede consentir que la gente se “cuelgue” de forma consciente del Gobierno, lo que, en última instancia, implica que esa gente se “cuelga” de la otra parte de la población que ha DECIDIDO responsabilizarse de su propia vida y “tira adelante con lo que sea”… Es inaceptable por parte de un Gobierno que fomente la pereza, la irresponsabilidad y cualquier otra actitud que vaya en contra de la Sociedad en su conjunto, generando grupos sociales que viven a costa de los demás. Son los parásitos de la Sociedad.

Las sociedades deben fomentar la proactividad, la madurez, la responsabilidad, el compromiso social y frenar todo lo contrario. Por eso, las ayudas sociales deben estar EXTREMADAMENTE controladas y justificadas, por supuesto.

Por lo tanto, y para ir concluyendo, “el trato laboral justo” debería ser uno de los parámetros básicos para fomentar la buena actitud y predisposición laboral de la población, “forzando” a los trabajadores a mejorar día a día ese trato, tanto de forma “interna”, al demostrarle su valía al empresario; como de forma “externa”, buscando alternativas en otras empresas.

¿Réplicas?

En fin, me encantaría que este escrito recibiera muchas criticas, realmente objetivas que me hicieran cambiar o moderar mi actual convencimiento de que la política económica de izquierdas es un error casi total (no digo total para no irme al extremo, aunque así lo sienta). Lamentablemente, si alguien lee totalmente este escrito, será porque en principio, está bastante de acuerdo con él. Me gustará encontrar gente que también esté en lo correcto (según mi pensamiento), pero sería mucho más enriquecedor que alguien encontrara los puntos negros a todo este humilde ensayo sobre política económica. Quién sabe, a lo mejor tengo suerte! Saludos!

NOTA: Prometo que he emprendido la pregunta inicial con la sincera esperanza de encontrar algún punto débil en la teoría del liberalismo económico. “Desgraciadamente”, no lo he he encontrado… 😉

Venganza y rabia enquistadas

venganza2

Más de 75 años después del fin de la GUERRA CIVIL ESPAÑOLA aún hay muchos del bando derrotado hirviendo en ganas de venganza y represalia… Son esos que no dejan de decir estupideces como que el PP es un partido de ideología fascista o que, en general, cualquier pensamiento de derechas es también fascista… La sed de venganza, la ignorancia y la manipulación hacen estragos en estas pobres mentes…

El PP de Rajoy ha demostrado ser una gran farsa, una gran estafa.. Yo sería el primero en denunciarlo por falsedad e “incumplimiento de contrato”, si tuviera algún efecto. El PP es tan malo como el peor (el PSOE de Zapatero?). Pero nada más. El resto de estupideces que sueltan los desquiciados socialistas radicales son eso, ganas de venganza por una guerra en la que ambos bandos tuvieron mucho que esconder y mucho de lo que arrepentirse.

Es muy sano pasar página cuando ha habido tanta mierda por ambos bandos. Pero estos pobres desgraciados, siguen, más de 75 años después, desquiciando la sociedad española y aprovechando cualquier oportunidad para echar mierda sobre un partido que poco o nada tiene que ver ya con la ideología fascista de alguno de sus fundadores.

Además, PP ya hace bastante que ha dejado de representar la derecha en España. El actual PP es una marioneta de esos que, a fuerza de mentiras y demagogia, les han obligado a doblegarse ante sus ideologías socialistas. Hoy día, el PP es un partiducho más del centro izquierda (o totalmente de izquierda me atrevería a decir). El PP es un grupo de políticos acomplejados que, además, son igual o más corruptos que cualquiera de los partidos títpicamente corruptos en cualquier sociedad; es decir, los partidos de izquierda (baste observar que la mayoría de países comunistas/socialistas actuales nadan en corrupción).

Para ir acabando, decir que, no sólo los seguidores del PP son tachados de fascistas y demás barbaridades, sino que cualquier ideología de derechas, debido a una estúpida extensión, también es etiquetada de fascista. “Si lo hacía Franco tiene que ser fascista”; parecen pensar estas minúsculas y radicales mentes socialistas.

Como conclusión, yo invito a no callarse más (como lo hacen los acomplejados dirigentes del PP) ante estos insultos y falsedades de estos socialista radicales, arrastrados por sus complejos, rabia y ganas de venganza. Y a esos pobres desquiciados, les aconsejaría un poco más de reflexión, humildad y prudencia antes de seguir con su ataque constante a una ideología que, simplemente, no les gusta/entienden. Porque al final, esto sí que es autoritarismo, el germen del fascismo; eso que tanto supuestamente odian…

Izquierda y corrupción: La pareja perfecta.

F7B

¿Sabéis porque la IZQUIERDA siempre será más CORRUPTA que la derecha? Por una razón muy simple: La izquierda prioriza los derechos sociales a cualquier otra cosa, incluso la JUSTICIA…

A la izquierda no le importa si la gente se MERECE o no el dinero (justicia): Si lo necesita (según sus propios criterios), la gente tiene derecho a ese dinero, sin discusión alguna. Por lo tanto, la izquierda también se cree en el derecho de ser corrupta si con eso creen que van a proteger los derechos sociales en general:

“Nosotros somos buena gente y por eso, aunque podamos parecer malos, no lo somos porque siempre será por una buena razón”… Un ejemplo de este pensamiento es el asalto al supermercado del líder izquierdista de Andalucía hace ya un tiempo… (por suerte, ni me acuerdo de su nombre).

En general, ese es el pensamiento que les ronda a todos los de izquierdas… Y claro, en ese “saco cabe todo” sólo con un poco de capacidad de “auto-sugestión” o falta de criterio propio (cuando nos lo cuentan y nos dejamos manipular por semejante estupidez). En cuanto metes más de la cuenta en ese “saco” ya te conviertes en corrupto. Fácil.

Por otro lado, cuanto más la izquierda estás (comunismo?) mucho más corrupto serás…; sin ninguna duda… Izquierda y corrupción van de la mano SIEMPRE. Los gobiernos de extrema izquierda, por estas razones, están al margen de todo: Ley, Justicia, Libertad, Democracia… Dado el aparente peso de su idea esencial (derechos sociales), los comunistas son personas que no dudan en imponerla utilizando cualquier recurso necesario (mentira, manipulación, autoritarismo, corrupción, etc).

Así que ya sabéis lo que tendremos si, finalmente nos gobierna el partido comunista español disfrazado de corderito que se hace llamar “Podemos”, encabezado por un tipo que no se merece ni ser llamado por su nombre; basta llamarle “el coletas”…

“Podemos” lleva la lucha contra la corrupción como punto esencial en su flaco programa electoral, pero tiene todos los números para ser el gobierno más corrupto de toda la historia de España… Primero por ser comunistas pero también porque no haber definido nada en ese programa electoral… Así que nunca habrá habido un gobierno en el mundo con más posibilidades para ser total y absolutamente corrupto! Patética paradoja que muy pocos parecemos constatar… Y es una paradoja que oculta una gran mentira; una mentira llamada “Podemos”… No podremos nada, sólo acatar las órdenes de esta pandilla de fanáticos autoritarios; mintiendo y manipulando a todos con tal de no tener que utilizar la fuerza y quedar en evidencia… (y ocultando la fuerza cuando sea necesario utilizarla). Eso será “Podemos” para todos los españoles: Impotencia absoluta…

Social-comunismo versus liberalismo económico

 

frase-la-verdad-puede-ser-dulce-o-amarga-pero-no-puede-ser-mala-la-mentira-puede-ser-dulce-o-amarga-constancio-c-vigil-177792

Ricos y pobres…, es decir, BUENOS y MALOS… Esa es la base del pensamiento social-comunista. Me he estado tragando (no hay mejor manera de expresarlo) algunos vídeos del actual dirigente de “Podemos” y es el punto de partida de su discurso. Creo que hasta aquí todos estaremos bastante de acuerdo.

El problema es que esa visión EXTREMISTA del mundo (buenos y malos, sin más) es, para empezar, ya muy DEFICIENTE por su radicalidad precisamente. En la sociedad hay de todo menos BUENOS y MALOS de forma absoluta. O ricos y pobres, como estas personas indican… Las sociedades modernas están compuestas por infinidad de niveles sociales y no sólo relacionados con el DINERO… Porque, muy social-comunistas son, pero parecen más obsesionados con el dinero que el resto de opciones políticas.

Por otra parte, otro punto de partida del social-comunismo es la obsesión de convertirse en “PAPÁ-ESTADO”… Un papá sobreprotector que no ayuda en absoluto a que la sociedad se EMANCIPE realmente y que se acostumbre a PEDIR misericordia y a EXIGIR cuando ya no se le da… Genial, el social-comunismos es el “cría vagos” mejor diseñado para una sociedad… Y así lo demuestran el bajo nivel de productividad de los gobiernos de izquierdas! Eso, sin analizar el problema de concentrar el poder en una institución pública (CORRUPCIÓN por un tubo!)… En fin, perfecto este modelo de “papá-estado”. Es genial! 😉

Otro gran problema de la izquierda es creer en la MALDAD… Y es que viendo que no entienden más niveles que dos (rico-pobre, bueno-malo, etc), no es de extrañar que crean profundamente en la maldad, claro. Y evidentemente, no se van a situar nunca en el papel de malos, claro! Los malos siempre somos los demás! 🙂 Aquí es donde se advierte la facilidad de la izquierda a convertirse en TOTALITARIA (nosotros somos los buenos, los demás son muy malos, jajaja!). Particularmente, para un social-comunista, cualquiera que tenga dinero es directamente MALVADO, horrible, despreciable… ¿Será por su sobrevalorarción oculta del dinero?… Mmm…, ¿será por eso que los social-comunistas son habitualmente los gobiernos más corruptos? Interesantes cuestiones para quién quiera analizarlas de verdad… 😉

Para acabar con este breve repaso de la opción social-comunista, otro de sus grandes problemas es que NUNCA EXPLICA cómo va a conseguir esas cosas tan “bonitas” que predica… Es decir, son los reyes de la DEMAGOGIA… Como es muy difícil argumentar a favor de la izquierda, no le queda más que MENTIR para convencer… Y no es que crea que nacen mentirosos, sino que nacen ILUSOS y su ilusión, muy por encima de su capacidad de análisis, les lleva a la mentira y la demagogia para manipular a los pobres desgraciados que aún son más ilusos e “incapaces” de analizar que ellos… Fantastico! 😀

——————————————————–

Sin embargo, las otras opciones políticas, denominadas “económico-liberales” pensamos que ni existen ricos ni pobres, ni buenos ni malos, ni tampoco hay que fomentar “un papá estado”, ni siquiera tenemos esa visión tan CAPITALISTA como ellos quieren hacer creer a su electorado… “Se cree el ladrón que todo el mundo es de su condición”. En este caso, los verdaderos capitalistas (los que viven por y para el dinero) son ellos, por lo expuesto anteriormente…

Los “económico-liberales” creemos en el SER HUMANO y, por eso, no intentamos ETIQUETARLO de partida sólo porque sea RICO, por ejemplo. Preferimos pensar en que si alguien es rico es porque, primero le interesa bastante el dinero (una opción respetable) y segundo ha trabajado mucho para conseguirlo… Siii…, es cierto que el sistema es muy deficiente y necesita mejorarse mucho para que eso sea una buena teoría y también una cuestión realmente PRÁCTICA… Pero si el sistema tiene problemas de “puesta en práctica” hay que intentar solucionar esos problemas, no cambiarlo “todo”… Pero claro, a los extremistas no les hables de cambios moderados.., como se demuestra también en sus políticas sociales (otro gran tema de debate).

Un “hippy”, por ejemplo, seguramente le importa muy poco todos los millones que pueda acaparar un gran empresario… El “hippy” es mucho más feliz en su auto-caravana, viviendo con muy poco dinero… ¿Esa es la clase de igualdad que exigen los social-comunistas? ¿Todos IGUALES, sin respetar las opciones personales de cada uno, dando por hecho que no debe haber ricos y pobres? Yo prefiero un liberalismo económico que ponga las leyes justas para que no haya ladrones ni corruptos y que cada uno sea LIBRE para ser lo que quiera ser y a la vez se ESFUERCE en conseguirlo, no lo que otros le dicen lo que realmente debe querer…

Éstos sólo son algunos de los puntos por los que yo denuncio con todas mis fuerzas la gran MENTIRA del social-comunismo… Que tu frustración y tus ilusiones de mejor vida no te lleven por el camino más fácil: Normalmente suele ser el peor y el más miserable…