Progresismo versus Humanismo

https://www.actuall.com/criterio/vida/caballero-sin-espada/?mkt_tok=eyJpIjoiTWpoaFkyVXpZMkV3TURFMiIsInQiOiJJd3NUUTV4XC92cVBRVmZoXC85bGE4cFp0UDh5bG5qdzdEUE94cldhVGtUa3VSNnBFU0NBRDg3eUdxMlUwTzJid2VPZDQrSU4ybXBhOFNCZ05mMkZSNEhVOGp1b0UxYk4yeHpQcCtUc3RXdHI4cnhQcGl3alRjYXBTNDM1ZVMzZFB4In0%3D

A muchos retrógrados (sí, eso quería decir) les sonará a retrógrado (otra vez, no me equivoco) que alguien esté contra los anticonceptivos. Sí, claro, eso ya ha “sido superado” por el “stablisment social” que lleva ya tantos años creando adeptos, creando zombis, incapaces de ABRIRSE realmente a la reflexión y el análisis profundo de las “modernidades” que durante años se nos han planteado en nuestra sociedad occidental. Esos son los verdaderos retrógrados del siglo XXI. Los que, sin el más mínimo análisis profundo, se siguen aferrando a ideas “modernas” de hace más de medio siglo.

Hay una serie de puntos incuestionables:

1) Yo también sucumbí a la manipulación progresista y fui un adolescente descerebrado, o mejor dicho, con el cerebro en mi pene…

2) Por suerte, yo nunca he sido un idiota manipulable indefinidamente y sólo lo pudieron hacer durante mi infancia, adolescencia y “juventud adulta”.

3) Hoy en día, después de muchos años (¡décadas!) de vida como soltero “empedernido”, ávido de placer sexual “per se”, he tenido la suerte de disfrutar del sexo como es debido: Con sentimiento, con amor, con compromiso, con respeto, con lealtad… con HUMANIDAD, en definitiva.

Y es que no pasa ni una vez que, haciendo el amor con mi amada, no piense en esa implicación directa que conlleva el sexo: La procreación de un ser humano… y la consideración mística, mágica, espiritual que conlleva eso… La conexión entre lo terrenal y lo místico es muy clara durante la relación sexual sentimental. Corromper esa realidad es eso, la base de la corrupción social. Y eso es lo que se ha promovido desde ya hace muchísimas décadas de falso progresismo…

Definitivamente, es cierto, los anticonceptivos fueron el primer ataque al Humanismo más esencial. Fueron el primer paso a la trivialización del sentido básico de la Vida, a la destrucción humanística del individuo, del triunfo del egoísmo por encima de los intereses sociales del mismo individuo (no hablo de un altruismo naif).

En fin, a mis 47 años cada día evoluciono y no, no soy un retrógrado que echa de menos tiempos pasados. Simplemente porque NO los viví. Sólo soy un hombre que PIENSA y ANALIZA los hechos de mi propia vida, mis sensaciones como persona y como hombre y los contrasta y compara con mi entorno más cercano y el más alejado, mediante la exposición de las ideas y valores que hay detrás de todo comportamiento (muchas veces ideas y valores inexistentes). Y todo eso me ha llevado a evolucionar, a hacerme a mí mismo y a no caer en las redes de la ignorancia y la arrogancia humana que, de seguir así, será sin duda alguna, la que nos lleve a nuestra autodestrucción como especie…

¿Follas o amas?

images

Desde siempre fui un “activista sexual”: Me encantaba el sexo como buen adolescente y en una época de “liberación social” como la que viví a esa edad siempre gritaba “Mientras llega el amor a follar sin pudor!”, jajaja!

Ahora, a mis 45 años ya tengo muy claro que vivimos en una sociedad FRACASADA desde muchos puntos de vista y el de la EDUCACIÓN SEXUAL, es uno de los más evidentes.

Yo, como muchos adolescentes e incluso gente muy madura actual, estaba DRÁSTICAMENTE EQUIVOCADO…

El sexo es NADA sin un mínimo sentimiento. Y el ideal es estar enamorado con quien lo practicas. El resto, sólo consuelos más o menos “cutres” que, si no se controlan llevan a la perdición total de la persona. Sí, no exagero: Nunca tuve demasiada suerte con el amor y mi única salida era intentar “follar” todo lo posible. Pero nunca me “llenaba” esa opción.

Como muchos y, por desgracia también ya muchas, fui asimilando que “follar por follar” era una opción tan válida como “follar por amor”. Pero cada vez me llenaba menos esa opción y cada vez necesitaba más MORBO para poder llenar ese hueco. Lo llenaba temporalmente, pero siempre se vaciaba y necesitaba más y más… Por suerte, mis largos periodos de abstinencia no me convirtieron en un depravado sexual. Otros, más sexualmente atractivos, no pudieron decir lo mismo y cayeron en la perdición de los tríos, los intercambios de pareja, orgías, sexo espontáneo… pederastia…

Por suerte, me llegó el amor… No funcionó, pero fue la luz que me enseñó cuán equivocado estaba. A partir de entonces, al cortar con esa chica, mis relaciones sexuales esporádicas fueron realmente vacías, huecas…; aunque mi cuerpo me seguía exigiendo esa “diversión” regularmente. Es una verdadera esclavitud biológica-hormonal…, o es más bien cultural? Sí, yo creo que los niños ya van encaminados a una vida sexual orientada al placer más que al sentimiento y sólo estamos generando esclavos del sexo… Yo fui uno de ellos, probablemente.

Hoy por hoy, felizmente enamorado de nuevo, el sexo en solitario (masturbación) ya ha dejado de excitarme casi por completo. Se podría decir que soy un impotente en el ámbito de la masturbación. Y no es cuestión de técnica, que depuré muchísimo durante mis años de “perdición”… No me excita porque para mi, ahora, el sexo tiene que tener un alto grado de sentimiento. Sino, simplemente “no me pone nada”. Y me alegro muchísimo que mi cuerpo haya finalmente aprendido cuál es la verdadera mecánica sexual… Es una mecánica sexo-sentimental. Ojalá me la hubieran enseñado cuando era niño/adolescente. Posiblemente mi vida hubiera sido muy diferente…

En fin, NO SOY RELIGIOSO, pero cada vez más, me doy cuenta de que la Religión, el Catolicismo en este caso, va por el camino más correcto, sin duda. Si en lugar de tanta ARROGANCIA, fuéramos más humildes y nos cuestionáramos las cosas que nos IMPONE la sociedad, sin lanzarnos de cabeza a lo fácil (el placer) muchas cosas cambiarían en nuestra sociedad. Lamentablemente, ese día aún queda muy lejos.

Este artículo me lo ha inspirado el siguiente:

http://www.actuall.com/laicismo/la-onu-catolicos-progres-se-alian-presionar-la-iglesia-asi-haga-pedazos-la-humanae-vitae/?mkt_tok=eyJpIjoiTURBNE56TmtOemMwTVdKbCIsInQiOiJQUzluYVhRa3ZlbG9PTUxybStlZVlqRCtNWWxzSXhzcUZieGltZzBXaEZ0TU9LWXFKTHZQOWFDMkFEWkc0ZGlON3pvT0x6XC9EcHpwSEJvdlQ1T0phWlBKd3VGdTlBcGgzQVRqNUlKXC8yUEpJPSJ9

El placer sexual femenino es mucho mayor que el masculino

Curiosidades-sexualidad-femenina

Aunque la mujer disfrute mucho más con la sexualidad que el hombre (cualquier hombre experimentado lo sabe), no la desea tanto como el hombre (otra evidencia aunque las feministas habitualmente lo nieguen). Es decir, GENERALMENTE, los que siempre “estamos dispuestos” somos los hombres; sin embargo las mujeres no tanto… ¿Por qué será?

Está claro que la sexualidad es mucho más que sólo placer sexual. Pero parece que las mujeres valoran mucho más esas otras facetas de la sexualidad que el hombre. Entre esas otras facetas, está el embarazo. Y ese hecho no es una simple anécdota para la vida de una mujer, claro está.

INCISO: Olvidémonos por un momento de la función de los anticonceptivos. Estamos intentando entender una actitud muy básica e instintiva y, por lo tanto, nada relacionada con la contracepción.

Por otro lado, a un hombre, es evidente que la paternidad no le afecta tanto como la maternidad a una mujer. La maternidad es un vínculo muchísimo más fuerte que la paternidad, siempre hablando en términos generales. Yo no soy un hombre típico y la paternidad sé que me marcará (espero algún día) muchísimo. Pero debo admitir que no está al mismo nivel que la maternidad. Por lo tanto, nunca tendrá la misma transcendencia tener un hijo para un hombre que para una mujer. Repito, en términos generales.

Por lo tanto, debido a las evidentes diferencias entre la paternidad y la maternidad, la actitud sexual de hombres y mujeres debe ser muy distinta. Y una de ellas podría ser la que se mencionaba en el primer párrafo de este escrito: La apetencia sexual femenina normalmente está bastante por debajo de la masculina. Y la razón, después de lo expuesto, parece bastante evidente: Instintivamente, la mujer no está tan dispuesta a tener relaciones sexuales simplemente porque pueden implicar mucho más para ellas que para ellos (maternidad). La maternidad es, según lo expuesto, una responsabilidad mucho mayor que la paternidad y por lo tanto, el peso de esa responsabilidad es el que regula el instinto de apetito sexual en la mujer.

Además, de la misma forma natural, cuando otros factores se añaden a una relación sexual, como es el sentimiento, la amistad, etc.; la apetencia sexual femenina aumenta proporcionalmente. Y eso es por el mismo razonamiento: Esos factores, intuitivamente, garantizan a la mujer que ese hombre permanecerá a su lado, aunque su instinto paternal no esté a la altura del instinto maternal de ella.

Aborto versus apetito sexual femenino

El aborto se podría considerar como un procedimiento que intenta igualar la desproporción entre la implicación maternal y la paternal. Al tener la opción del aborto, una mujer se libera automáticamente de su “esclavo instinto maternal” que no le permite tener el mismo apetito sexual que el hombre y, por lo tanto, no disfrutar de una forma tan libre de la sexualidad como lo hace el hombre.

Pudiera ver el lector cierta incongruencia al leer que una actitud social (el aborto) modifica una actitud instintiva (apetito sexual). En realidad no sucede eso. Lo que ocurre es que mediante el aborto, la mujer se permite ir más allá de lo que el “cuerpo realmente le pide”… ¿Y por qué querría una mujer trasgredir esa actitud instintiva? La razón más evidente es que estamos en una sociedad extremadamente hedonista, donde todo o casi todo debe ser realizado por puro PLACER… Las niñas, que no se escapan de esta cultura hedonista, pronto advierten la gran discriminación “natural” a la que han sido “naturalmente sometidas” y la sociedad las empuja a romper con esas reglas naturales. Evidentemente, nadie les explica que esa moderación sexual no es una actitud retrógrada, sino instintiva. Por lo tanto, según ese falso planteamiento, se fuerzan a sí mismas a ser “sexualmente muy activas” (todo lo posible). Actualmente esta situación ha llegado hasta extremos realmente ridículos, con mujeres compitiendo con los hombres en lo que apetito sexual se refiere. Ridículo, patético y muy lamentable por todas las consecuencias que tiene (no sólo embarazos no deseados y los abortos posteriores).

Como conclusión, yo creo que el aborto se pude considerar como una aberración social que, en lugar de corregir el rumbo errático de una actitud materialista y superficial, lo ratifica. El aborto lleva a las mujeres a sucumbir a una “moda” más, que oculta una actitud instintiva. Esa ocultación de una actitud instintiva es muy grave para la propia mujer (por propia definición de instintivo). Pero además, esa nueva actitud social forzada (abortista) tiene implicaciones realmente muy dramáticas: El asesinato de millones de niños no natos a manos de sus propias madres. Ante la complacencia masculina que, lejos de ver este drama de magnitudes genocidas, se congratula de que la mujer, por fin!, ya siente ese apetito sexual tan deseado por siglos en ellas… Es por eso que muchos estudiosos pro-vida dicen que el aborto no es ni mucho menos una actitud feminista, sino totalmente machista, porque beneficia esencialmente al hombre y empobrece a la mujer.
No sé qué pensará el lector, pero yo creo que todo este artículo es mucho más que una simple hipótesis. Es una CRUDA REALIDAD actual de consecuencias naturales incalculables por un lado (al eliminar de esta forma una actitud instintiva tan importante) y de VERGÜENZA absoluta futura, cuando, por fin, la Civilización se dé cuenta de la magnitud de este GENOCIDIO HUMANO, que mata a MILLONES DE NIÑOS no natos al año en todo el mundo…

Compensación de una paternidad débil

Por estos mismos argumentos; un hombre que quiera ser padre, debe aportar otros valores a la relación para compensar el poco valor que tiene su paternidad y dejarla al mismo nivel que la maternidad. De nada le sirve a una mujer comprobar el deseo e instinto paternal de su pareja, porque, intuitivamente, ella sabe que ese instinto tiene poco valor, en relación a su instinto maternal. Por eso, hay que ser muy comprensivo ante los recelos de una mujer a la hora de ser madre, en una sociedad tan materialista y superficial como la actual, donde el instinto de paternidad es una garantía de compromiso muy pobre por si sola.

Y es que, además, la mujer debe asegurarse que el hombre escogido para tener hijos, es el que se quedará con ella “para siempre”, o al menos, hasta que los hijos ya sean adultos y se valgan por sí mismos. Eso es así porque la mujer normalmente tiene la custodia en caso de separación. Y eso, que inicialmente es lo que desea la madre, al final se convierte en una carga enorme para esa mujer. Un “mal menor” que hay que evitar a toda costa. Por eso, la mujer no sólo debe encontrar a un buen padre (instinto paternal) sino a un buena pareja sentimental también.

Por lo tanto, el hombre debe de hacer un esfuerzo extra para “enamorar” a su pareja y hacerle ver que, primero no sólo quiere placer sexual; segundo que tiene realmente ganas de tener ese hijo y, finalmente; que es realmente una buena pareja sentimental. Después nos extraña que una mujer, “teniéndolo todo” le tenga tanto miedo a tener hijos. Intuitivamente se sabe por qué, pero ahora creo que ya es más evidente el razonamiento.

¿Y qué relación tiene la actitud masculina con el tema del aborto? La lucha contra el aborto pasa por re-educar al hombre para “sintonizarse” mejor con la mujer. Esa sintonización pasa por tener más en cuenta los tres puntos expuestos en el párrafo anterior:

  • No fomentar el carácter hedonista de la sociedad actual. El placer no es lo prioritario.
  • Valorar la descendencia como el hecho natural más transcendental en la vida de cualquiera. Tener hijos no se debe forzar pero tampoco quitarle la importancia crucial y evidente que tiene, como muchos grupos sociales intentan hacer.
  • Educar para el amor de pareja. Lamentablemente, muchos adolescentes llegan a la edad adulta sin tener ni la más remota idea de lo que implica estar enamorado y lo focalizan en el deseo sexual y muy poco más. Incluso, muchísimos adultos andan toda su vida muy perdidos a este respecto. De ahí la elevada tasa de separaciones y divorcios, claro.

El placer de la gratitud

Image: LULO

Recientemente he visto una película que me ha dejado huella, que me ha hecho sentir algo realmente distinto de lo que, hasta ahora había sentido: El placer de la gratitud…

La película es “Lo Imposible”. Para los que no la conozcan, es una película que narra la experiencia vital de unas personas en medio del tsunami que arrasó Asia en el año 2004.

Esa película me mostró un placer que no era desconocido para mí, pero que no sabía que podía llegar a ser tan reconfortante…, tan intenso… Sólo lo percibí, puesto que no he llegado a experimentarlo en persona. Pero es igual, algo en mi interior me dice que ese placer, esa felicidad existe y que es tan grande como yo la presiento.

En mi vida reciente me etiquetaba a mí mismo como una persona NO solidaria y me gustaba presumir de eso… Como contrapartida, solía argumentar que, mejor que la solidaridad, era la responsabilidad personal, los principios, los valores, el compromiso… de las personas con su entorno más próximo… Si todos obráramos de esa misma forma, no seria necesaria la solidaridad, porque todos aportaríamos lo mejor de nosotros mismos al mundo…

Además, solía decir que la solidaridad, tal como se suele entender, podía ser hasta contraproducente, porque podía ser empleada como una forma de encubrir nuestras bajezas… Como una especie de “dispensa papal” para poder tener otras actividades no tan altruistas…

Para acabar con mi argumentario “anti-solidaridad”, también tenía la sensación de “improductividad solidaria”. Es decir, pensaba que la solidaridad era muy poco eficiente. Que era mejor dedicarse a nuestras especialidades laborales, aunque fuera cobrando y que con eso, indirectamente, al ser más eficientes también seríamos finalmente más solidarios en el marco general de la sociedad…

Bueno, no eran argumentos vacíos… Pero ahora creo que no decantan la balanza una forma clara….

———————————————

No es que ahora diga que la solidaridad es la solución directa a todos los problemas de la Humanidad. No, no pienso eso ahora. Pero ahora, entiendo que la solidaridad también es una actitud personal de quien quiere disfrutar del placer de la gratitud

En la película que he mencionado, lo que me impactó tremendamente es lo feliz que se puede llegar a ser en medio de la mayor de las tragedias… Y ese camino es el de la solidaridad… La recompensa en forma de gratitud directa de quienes ayudas puede hasta con la mayor de las penas… En un entorno de muerte y destrucción como fue el tsunami asiático, noté la felicidad de mucha gente al recibir la gratitud de quienes ayudaban a sanarse, a encontrar sus seres perdidos, a esforzarse sobrehumanamente para salvar a un auténtico desconocido…

Yo sentí esa felicidad, ese placer directo… al obtener esa gratitud inmensa… Y reconozco que me sentí estúpido al no considerar ese factor a la hora de valorar el concepto de solidaridad anteriormente… Quizás porque yo pensaba en esa otra solidaridad, que no recibe esa gratitud de forma directa y evidente… Supongo que ese tipo de solidaridad es más bien un “trámite burocrático” basado en grandes principios pero poco en emociones esenciales y directas.

En fin, ahora ya no infravaloro el papel de esa solidaridad “anónima” porque entiendo que se fundamenta en algo esencial en el Ser Humano que se llaman Principios Fundamentales. Esos Principios, “obligan” al Hombre a ayudar a los demás, aunque no reciba nada a cambio. Ni siquiera gratitud.

Y tampoco desprecio el que se dedica a realizar simples tareas solidarias de “poca eficiencia” puesto que ayudar a una sola persona siempre supone un gran hito, ya que el valor de una sola persona debería (aunque no lo sea muchas veces) inconmensurable. Además, en un sistema tan corrupto como el nuestro, tengo serias dudas de que nuestro supuesto eficiente trabajo especializado, realmente tenga algún impacto en la sociedad en general, sino más bien en ciertos grupos de corruptos que se llenan los bolsillos con nuestro esfuerzo…

—————–

Por todo ello ahora también entiendo mucho mejor esa solidaridad “directa” (no anónima) a la que se dedican los misioneros, los voluntarios de ONGs,… Todas esas personas que ayudan directamente a los necesitados y que lo hacen, en gran medida, para recibir su gratitud…

Tan importante es mi cambio de percepción del concepto que estoy valorando muy seriamente en “hacer una incursión” al nivel que sea (profesional incluso) en el mundo del voluntariado y la solidaridad…

Una gran película que me abrió los ojos a una experiencia vital esencial que yo tenía muy dormida…