¿Qué nos hace verdaderamente felices?

Hace ya muchos años formulé una teoría que me lleva inspirando desde entonces. La “Teoría de la Expansión Personal”, la llamé, de una forma no demasiado comercial tengo que admitir. Lo cierto es que me siento muy orgulloso por ese ejercicio filosófico que, en aquel momento, no conocía, al menos en los parámetros básicos que yo formulé.

He sido un perezoso…, un humano perezoso, eso sí. Quiero decir, que no quiero fustigarme por mi falta de voluntad para seguir investigando esa hipótesis, para darle publicidad, para incluso volverme mi fan número uno… Pero lo cierto, es que, a pesar de creer muy seriamente en toda esa teoría, y de lo profunda que era, no he sido coherente con ese “descubrimiento” tan esencial sobre la Vida y he continuado siendo un “mortal más”, consolándome con eso de que “solo soy un hombre más”…

Pero acabo de ver una película realmente inspiradora: “Living proof”… Una película de las que te hacen reflexionar profundamente sobre tu vida y sobre la de los demás, sobre todo, los más queridos… Sobre el sentido final de la Vida, sobre mi teoría… Sobre si hago realmente lo correcto, lo que “se supone” que debo hacer… Sobre si no tengo la obligación de hacer algo realmente importante, es decir, algo que realmente pueda ayudar a mucha gente, cuando tengo la certeza, la intuición e incluso la seguridad de que puedo hacerlo. Y cuando, en lugar de esforzarme, aunque sea mucho, me dejo llevar por el estúpido “sólo soy un hombre más”…

No sé…, quizás este escrito sólo sea uno más de los “arranques de caballo”, al que le siguen “llegadas de burro”, que supongo tenemos todos en nuestras vidas, al menos en algunas pocas ocasiones a lo largo de la vida… Y posiblemente, mañana, pasado o el otro, volveré a ser “uno más”, que se deja llevar por la “inercia social” que es la auténtica muerte del individuo… Es que hay muchas muestras de que las comunidades “aborregan”, más que ayudan. Basta ver las pandillas de adolescentes, en las que todos parecen idiotas y que, individualmente, esos chicos tienen muchísimo potencial que, lamentablemente, muchos perderán por el camino, para convertirse en “uno más”… “Uno más” que acabará su vida siendo “uno menos”… en el “libro del olvido” de la historia humana… ¡Cuántos “Einstein”, “Da Vinci”, etc… se han perdido por el camino!

O quizás no… Quizás me ha llegado el momento en mi vida, a mis casi ya 48 años de vida, de no rendirse a esa “inercia social” que parece susurrarte al oído lo minúsculo que eres y que lo que mejor puedes hacer es seguir la corriente general…

Nunca he sido “un trasto”…, siempre he intentado ser un hombre de principios, honesto conmigo mismo, luchador, voluntarioso… Ahora tengo mucho más claros y ratificados mis ideales, muchos de los cuales, he macerado durante muchos años ya. Pero también es cierto que me he ido “desinflando” a lo largo de mis años de madurez. Me he dejado llevar por esta inercia social que, inevitablemente, a todos nos envuelve más pronto que tarde. Y esa inercia no es nada buena, creo yo. Te hace más “perrito”, más “obediente” y, por lo tanto, te evita problemas, pero también evita algo muy triste: Que seamos nosotros mismos. Y es muy frustrante ver como, sin dejar de pensar en tus principios, cada vez los respetas menos, dejándote llevar por esta inercia social, que nos idiotiza a todos, en mayor o menor medida. ¿Y es que es muy cómodo verdad? “Si lo hacen todos, será porque no es tan malo”, pensamos, para consolar nuestra pereza infinita, nuestra auto-traición infinita…

Pero es que luego, películas como esa, nos “tiran a la cara” la cruda realidad: Que lo establecido y aceptado por la sociedad, es una farsa… y además una farsa muy peligrosa, que acaba con nuestras vidas, no sólo desde un punto de vista emocional, espiritual, intelectual… sino físicamente! Farmacéuticas compradas, que viven de las donaciones robadas a los incautos que creen en el Sistema y de las subvenciones de gobiernos más corruptos si cabe… Farmacéuticas que no dudan en denunciarte y hacerte la vida imposible por denunciar su repugnante actitud…

¿Qué estamos haciendo? En la Naturaleza, los seres vivos forman comunidades que les ayudan a sobrevivir, les ayudan a ser más “felices”, aunque sea a su manera muy especial. Pero a nosotros, los seres humanos, nuestra sociedad nos está matando, desde todos los puntos de vista…

¿Quienes de vosotros recuerda eso de que nuestra generación (tengo 47 ahora) iba a ser la primera en vivir 100 años de media? ¿Dónde queda esa “promesa” ahora que veo morir a bastantes conocidos y amigos de terribles enfermedades, como el cáncer y otras similares y a edades muy tempranas? También oí recientemente que ya las generaciones nuevas tendrán menos esperanza de vida que las de sus padres!…

¿Qué más pruebas queremos de que estamos idiotizados por unas reglas sociales que nos están arruinando la vida? Empezando por lo más esencial: Nuestros hábitos culinarios…, nuestro sedentarismo… Pero sin descuidar nuestro intelecto… o nuestra ausencia de él, donde ya mucha gente se cree que piensa por sí misma, pero no hacen más que repetir como loros lo que otros, que son casi tan idiotas como ellos, dicen.

Es realmente alarmante, la idiotez profunda a la que estamos llegando y en todos los niveles y áreas de nuestras vidas. Y todo porque se ha perdido el sentido del INDIVIDUO… Nos hemos aborregado todos, como los adolescentes pandilleros, que pueden cometer cualquier idiotez, al estar arropados por la pandilla. En nuestros caso, nos sentimos arropados por la “masa”… Una falsa protección, dados los datos más reales, aunque no oficiales, puesto que la “oficialidad” es la menos interesada en que despertemos de nuestra idiotez profunda, claro.

En fin, todo este “descargue emocional” viene porque, de nuevo, estoy cansado de seguir a la manada y abandonar cada vez más a ese proyecto de Ser Humano que se llama Alberto y que cada vez está más decepcionado de mi actitud personal ante la vida… No puedo seguir dejándome llevar por esta inercia social y menos cuando ya tengo muchísimas pruebas de que no lleva a ningún lado bueno…

Tengo ideas muy interesantes que aportar a una sociedad, para volverla más sana y no tan inercial, tan aborregada, “pastosa”… Ideas en todos los ámbitos y niveles…, tantos que no sé bien por donde empezar y que posiblemente sea uno de los motivos por no haber empezado aún… Pero sea por donde sea, debo empezar. Supongo que el inicio más coherente, es por mí mismo, al intentar ser más estricto con mi propia salud, que siempre he cuidado bastante y que, paradójicamente ahora, que ya soy “mayor” y que debería ser más cuidadoso, estoy haciendo todo lo contrario… Debo mejorar mi alimentación, volver a hacer el deporte que regularmente siempre había hecho… Paralelamente, plasmar en algo concreto todas mis ideas humanísticas y técnicas…

También una tarea que me persigue en los últimos tiempos: Intentar ayudar con todas mis posibilidades a mis padres, concretamente a mi padre, que sufre de Alzheimer… Ya no confío casi nada en las instituciones, ni las médicas… No puedo, tampoco en este área, seguir confiando en que se está haciendo lo mejor para mi padre. Para empezar, el Estado no es más que un escollo que ni ayuda a mi padre, ni deja que la familia le podamos ayudar… Y el tiempo pasa y cada vez se “aleja” más y más… Es realmente patético como el Estado, de nuevo, en lugar de ayudar, no hace más que fastidiar la vida de la gente, y además, tenemos que mostrarnos agradecidos… Confiar en estados corruptos e ineficientes como el nuestro es quizás la idiotez más grande que nos infesta a todos…

¿Y qué tiene que ver todo este “rollo” con conocer el “santo grial” de la felicidad? Pues ni más ni menos, que SER UNO MISMO… Ya, esa “tontería” que dicen algunos pero que, ni significa mucho ni es realmente práctica, cual pastilla que te tomas para quitarte el dolor de cabeza, no? Jejeje…

Y es que, realmente, “ser uno mismo” significa mucho y es realmente muy práctico. Lo que pasa es que hemos llegado a tal nivel de idiotez y “bajeza intelectual” que ya muy poca gente es capaz de entender qué significa “ser uno mismo”. Y mucho menos, estamos dispuestos a invertir nuestra entera vida para ver que, ser uno mismo, es realmente algo muy práctico para ser felices… Es más, es la única vía para la felicidad. La única vía práctica, no sólo teórica.

Pero yo ya tengo la mitad del camino recorrido para “ser yo mismo”: Sé quién esa persona que quiero ser… Bueno, yo creo que es más de la mitad del camino, dado lo complicado que suele resultar saber eso, para la gran mayoría de personas… perdón “borreguitos”, que circulan por esta manada, llamada sociedad…

Pero me cuesta seguir en el camino para cumplir con esa última parte de él. Supongo que sufro de “perfeccionismo” también: Esa “enfermedad” que te impide llevar a cabo un plan porque siempre lo ves defectuoso… Entre este problema, la pereza, la inercia social y otras banalidades mundanas, mi proyecto personal (“Alberto”) no avanza, sino me temo que todo lo contrario, porque a determinadas edades (como la mía) parece que si no avanzas, retrocedes… Y entonces, parece lógica la alarma: ¿Quiero empezar a envejecer también a nivel psíquico? ¿O quiero seguir en esa lucha que nunca dejé incluso cuando era un jovencito enérgico y sano? No nos mata la edad, nos mata pensar que ya debemos parar de luchar… esa falsa creencia que, por cierto, también intenta inocularnos el repugnante estado (jubilados).

Yo decido Vivir… y con eso decido ser feliz… Así de simple se consigue ser feliz: Viviendo… pero no la vida de los otros, ni de un “otro” inexistente, representado por una sociedad idiotizada que nos lleva a barranco…

Para ser feliz el único camino es vivir tu vida propia, con tus propias “reglas”, con tus propios retos y, por lo tanto con tus propias luchas, unas ganadas o otras no tanto…, pero que siempre te dejarán el buen sabor de boca de haber hecho todo lo posible, de haber luchado hasta es final… No existe la felicidad como objetivo final, sino como un camino personal, un camino en el que puedes arroparte con los demás, pero que no debes “colgarte” de nadie… Punto y final… 😉

Progresismo versus Humanismo

https://www.actuall.com/criterio/vida/caballero-sin-espada/?mkt_tok=eyJpIjoiTWpoaFkyVXpZMkV3TURFMiIsInQiOiJJd3NUUTV4XC92cVBRVmZoXC85bGE4cFp0UDh5bG5qdzdEUE94cldhVGtUa3VSNnBFU0NBRDg3eUdxMlUwTzJid2VPZDQrSU4ybXBhOFNCZ05mMkZSNEhVOGp1b0UxYk4yeHpQcCtUc3RXdHI4cnhQcGl3alRjYXBTNDM1ZVMzZFB4In0%3D

A muchos retrógrados (sí, eso quería decir) les sonará a retrógrado (otra vez, no me equivoco) que alguien esté contra los anticonceptivos. Sí, claro, eso ya ha “sido superado” por el “stablisment social” que lleva ya tantos años creando adeptos, creando zombis, incapaces de ABRIRSE realmente a la reflexión y el análisis profundo de las “modernidades” que durante años se nos han planteado en nuestra sociedad occidental. Esos son los verdaderos retrógrados del siglo XXI. Los que, sin el más mínimo análisis profundo, se siguen aferrando a ideas “modernas” de hace más de medio siglo.

Hay una serie de puntos incuestionables:

1) Yo también sucumbí a la manipulación progresista y fui un adolescente descerebrado, o mejor dicho, con el cerebro en mi pene…

2) Por suerte, yo nunca he sido un idiota manipulable indefinidamente y sólo lo pudieron hacer durante mi infancia, adolescencia y “juventud adulta”.

3) Hoy en día, después de muchos años (¡décadas!) de vida como soltero “empedernido”, ávido de placer sexual “per se”, he tenido la suerte de disfrutar del sexo como es debido: Con sentimiento, con amor, con compromiso, con respeto, con lealtad… con HUMANIDAD, en definitiva.

Y es que no pasa ni una vez que, haciendo el amor con mi amada, no piense en esa implicación directa que conlleva el sexo: La procreación de un ser humano… y la consideración mística, mágica, espiritual que conlleva eso… La conexión entre lo terrenal y lo místico es muy clara durante la relación sexual sentimental. Corromper esa realidad es eso, la base de la corrupción social. Y eso es lo que se ha promovido desde ya hace muchísimas décadas de falso progresismo…

Definitivamente, es cierto, los anticonceptivos fueron el primer ataque al Humanismo más esencial. Fueron el primer paso a la trivialización del sentido básico de la Vida, a la destrucción humanística del individuo, del triunfo del egoísmo por encima de los intereses sociales del mismo individuo (no hablo de un altruismo naif).

En fin, a mis 47 años cada día evoluciono y no, no soy un retrógrado que echa de menos tiempos pasados. Simplemente porque NO los viví. Sólo soy un hombre que PIENSA y ANALIZA los hechos de mi propia vida, mis sensaciones como persona y como hombre y los contrasta y compara con mi entorno más cercano y el más alejado, mediante la exposición de las ideas y valores que hay detrás de todo comportamiento (muchas veces ideas y valores inexistentes). Y todo eso me ha llevado a evolucionar, a hacerme a mí mismo y a no caer en las redes de la ignorancia y la arrogancia humana que, de seguir así, será sin duda alguna, la que nos lleve a nuestra autodestrucción como especie…

España ya está condenada antes del 26J

4813909809_22bedd396b

España está totalmente perdida en un universo de corrupción y manipulación (PP-PSOE y Podemos-Nacionalistas, respectivamente).

Ha sido una prueba muy dura que hoy por hoy, ya se sabe que no ha sido superada ni por los miedosos votantes del PP ni por los manipulados votantes de Podemos y partidos nacionalistas.

Sólo somos una minoría los sensatos en este país, que no votarán ni a los unos ni a los otros… Por lo tanto, independientemente del 26J, nuestro futuro ya es muy claro: El desastre total y absoluto. Tanto si ganan los proclamadores del miedo como los manipuladores, ya hemos perdido, TODOS.

La democracia ha fallado estrepitosamente en España porque sólo queda una minoría sensata que votará a partidos por verdaderos principios y convicciones; olvidándose del miedo que el PP proclama y siendo muy críticos para evitar la manipulación que utiliza extensivamente Podemos y nacionalistas.

España sólo se recuperará de esta profunda crisis de valores cuando, POCO A POCO, la cordura, la humildad y la serenidad empiecen a entrar en las mentes de los que han sido manipulados y, por fin, estén preparados para entender a las nuevas generaciones de partidos, realmente de derechas o izquierdas moderadas, y con vocación realmente “españolista-europeísta”, que permitan aunar fuerzas, para finalmente, hacer despegar a España de sus cenizas.

Pero para ese despegue de España aún queda mucho, ya que un problema, primero necesita ser identificado de forma consensuada, después debe ser planificada la recuperación y, finalmente, pasar a la acción. Y ese plan pasa inicialmente por una buena política EDUCATIVA que elimine, por siempre jamás la corrupción y la demagogia de nuestro sistema político. Pero esa “reconstrucción educativa” es un proceso muy lento. Por lo tanto, esa recuperación final aún ni se divisa en el horizonte español…

España, RIP; te esperamos en tu resurrección…

Elecciones 2016 España – La segunda oportunidad

images

Parece que vamos a unas nuevas elecciones… BIENNNNN!!!! 😀

Me parece que, si finalmente vamos a eso, va a haber muchas sorpresas, porque yo no creo que los resultados vuelvan a ser ni parecidos a las elecciones de diciembre de 2015, a diferencia de lo que dicen muchos “expertos”.

Debido a la gran decepción que ha supuesto para muchos votantes ver este “mercadillo de pactos” entre partidos que, inicialmente no tenían nada que ver y el descarado “chaqueterismo” en personajes que pasaban del insulto personal a “colegueo” más apestoso; creo que podría existir un resurgimiento de partidos, hasta ahora en la sombra, como UPyD y VOX. Es una posibilidad que estos partidos reemplacen en el “grupo de cuatro”, a Podemos y a Ciudadanos, respectivamente. En mi opinión personal, sería una gran noticia, en ambos casos.

Como votante de derechas, totalmente defraudado por la política del PP, pido el voto para VOX, la única opción de derechas real, comprometida con sus ideas y sin los complejos que han derrotado al PP ante las ofensivas anti-democráticas y demagógicas de los partidos de la izquierda y los nacionalistas. Los votantes de derechas necesitamos un partido fuerte y que sea capaz de aguantar estos embistes de la izquierda, cada vez más radicalizada y de los nacionalistas, obsesionados con romper el regimen constitucional por sus propios y exclusivos intereses. Hoy por hoy, sólo existe un partido que yo vea capaz de lograrlo: VOX.

gE6DT4Gh

Como votante de derechas también, rechazo la opción de Ciudadanos, primero por tener claros tintes progresistas pero también por ser un partido que se ha puesto ya muchas chaquetas, sólo para conseguir poder y con la patética excusa de “por el bien de los todos los españoles”. Albert Rivera: Has tenido tu oportunidad, y la has perdido. Ahora que te voten tus amigos de la izquierda o los nacionalistas, aquellos que tanto denostabas cuando presidías un partido “de comarcas”, pero con los que te has sentado a negociar recientemente.

Para acabar, espero y deseo, que sobre todo y ante todo, Podemos se hunda en la miseria política y sea el inicio del fin de esta pesadilla que jamás debió haber existido en España: El comunismo. El fin de esta pesadilla será cuando también eliminemos a todos sus políticos de los gobiernos locales, que tanto daño están haciendo a este país en todas las áreas de gobierno (economía, sociedad, educación, cultura, …). Si, además, consiguiéramos reducir a rastrojos las opciones nacionalistas, madre mía, prometo enborracharme el día de las elecciones! 😉

PD: Nunca me he emborrachado en mis 45 años de vida… 😉

La gran orgía democrática

220px-Cleisthenes

Las únicas elecciones (españolas) en las que no pude votar (diciembre de 2015) han sido nulas a efectos prácticos… ¿Será que necesitaban mi voto? Jeje…, me temo que no, pero siempre es agradable comprobar que tienes una segunda oportunidad.

Espero poder votar en las elecciones de este verano 2016. Y seguiré haciéndolo por Principios, no por intereses personales (egoísmo) y/o fastidiar a mi oponente más directo (juego sucio). Por desgracia, eso es lo que hace la gran mayoría. Y a ese esperpento lo llaman “voto útil”. De nuevo, la demagogia es la principal aliada de los carentes de Principios o de los que pisotean los suyos propios (lo que es prácticamente lo mismo).

El otro día vi una charla del periodista Iñaki Gabilondo, donde exponía que la sociedad no se equivoca cuando vota y que los políticos son los que tienen que ajustarse al “mandato democrático”. Parecía muy convincente, la verdad, y nada demagogo, sinceramente. Pero después de un análisis sencillo, se comprueba que, realmente, este periodista estaba muy equivocado porque, básicamente, muy pocos votan por Principios personales, que es lo que se espera cuando hay que escoger quien va a gobernar a una sociedad. Y es que, como decía el sabio clásico, la democracia es el menos malo de las formas de gobierno. Y posiblemente, con una actitud egoísta y alejada de los Principios de cada uno, junto a los altos niveles de demagogia y consiguiente manipulación a la que están sometidos muchos, hacen en muchos casos que la democracia pase a ser de las peores formas de gobierno, paradójicamente.

Si todos nos concienciáramos de que, sobre todo, hay que votar por el bien común mediante nuestros Principios, nuestra Ética, etc; y que no se deben traspasar ciertas “líneas rojas” (actitud pro-etarra, por ejemplo), el resultado de las siguientes elecciones podría ser radicalmente distinto y el inicio de una democracia sana y fructífera de verdad.

Lamentablemente, creo que unos y otros continuarán prostituyendo la democrácia, utilizándola como arma vengativa contra sus oponentes y/o para beneficiarse únicamente a nivel personal (“ande yo caliente…”) Y lo más patético es que a todos ellos se les llenará la boca (bocaza mejor) con la palabra DEMOCRACIA. Y una gran mierda, eso es lo que tendrán en la boca todos aquellos que votan al “menos malo” a sabiendas de que no sigue sus Principios propios e incluso ignora alguno de ellos totalmente esenciales (tolerancia cero al terrorismo, defensa de la vida, etc). Eso es ser un buen demócrata, sí señor!

Lo que personalmente más me afecta de toda esta corrupción de base (la del propio sentido de la democracia) es que, ni siquiera los que tengo más cerca (familia y amigos) entienden lo importante lo de en este artículo expongo. En fin, espero que algún día, alguien me escuche y no sólo palabras como las de Iñaki Gabilondo resuenen en el universo mediático.

Prejuicio? Sí, por favor! jejeje!

hipocresia-yverdad

El PREJUICIO no debería estar DENUNCIADO, sólo EVITADO mediante una buena educación y no mediante la OCULTACIÓN de nuestra realidad.

Denunciar el prejuicio es el paso previo a la intolerancia, la represión y la falta de libertad individual, en general. Por otra parte, prevenir el prejuicio ajeno, ocultando tu realidad es mentir, lo que tampoco es ético. Además, al ocultarte para prevenirlo, te estás auto-restringiendo a ti mismo. O lo que es lo mismo, dejas que los demás, a través de sus prejuicios, limiten tu libertad…

Una implicación directa de esto es que no puedes culpar a tu jefe porque te prejuzgue, aunque eso pueda significar hasta tu despido. Además, estoy a favor de contratar HUMANOS (no “robots”) y, por lo tanto, yo sí apoyo las entrevistas REALMENTE personales en las que se pregunte sobre cuestiones personales, claro… Y eso puede generar muchos prejuicios pero hay que asumirlos… y tendríamos que aceptar que se nos prejuzgue en una entrevista personal-laboral, el despido de un jefe prejuicioso, etc… Ahí queda esa… 😉

Para empezar a ser realmente diferentes, debemos aceptar la parte negativa que implica denunciar a los prejuiciosos… Si denunciamos a nuestro jefe por prejuicioso le negamos la libertad de poder llevar su negocio como le de la gana, aunque sea de forma incorrecta… Porque los prejuicios, como su nombre indica, son juicios que, por precipitados, suelen ser totalmente incorrectos. Y es imposible que una empresa esté bien gestionada si está en manos de gente prejuiciosa… Así que el prejuicio, más que para el prejuzgado, es malísimo para el que prejuzga. Ya tiene suficiente castigo pues.

De la misma forma ocurre en el terreno personal y sentimental: A los amigos y parejas prejuiciosos, simplemente hay que “dejarlos ir”, sin más dramatismos añadidos… Peor están ellos que viven en un mundo de fantasía y que, además, se lo quieren imponer a los demás, no? 🙂

Por otra parte, lejos de ocultar nuestras “extrañas” ideas sobre el mundo (trabajo, emociones, ideas, etc) deberíamos exponerlas con determinación, sin miedos al prejuicio y a la represión, aunque sea indirecta. Lo más seguro es que muchas de esas “locas” ideas no sean del todo correctas, pero también es muy probable que tengan mucho de interesante y es una pena que, por reprimirlas, nunca las podemos disfrutar.

En otro sentido, existe un prejuicio “correcto”… Es ese prejuicio que proviene de nuestra intuición o nuestro instinto… Proviene de esas sensaciones que nos hacen “cerrarle la puerta” a alguien en todos los morros, sin justificación clara y coherente; sólo por “intuición”! Me perdonarán los “exterminadores de prejuiciosos”, pero esas sensaciones “prejuiciosas” son totalmente aceptables y hay que respetarlas… Un ejemplo de esto, son las relaciones sentimentales: Normalmente, se inician con una intuición (flechazo) y si no se da esa intuición especial, no hay nada que hacer, por muy “prejuiciosa” que pueda ser y de echo lo es, porque no se basa en ningún parámetro objetivo…, jejeje… Pero no hace falta irse a las relaciones de pareja: ¿Cuántos de nosotros no se ha sentido incómodo ante cierta persona, sin conocerla de nada? Pues eso, una razón de más para respetar los prejuicios, sean justificables o no…

Finalmente, yo concluyo que los prejuicios sólo deberían evitarse mediante la educación, no mediante la represión, del tipo que sea (legal o sólo social). Lo verdaderamente importante es quitarse la careta, independientemente de lo que digan los demás! Dejemos de buscar malas escusas para no hacerlo! 🙂

En el fondo, el que se siente muy ofendido por el prejuicio, en realidad está molesto porque le obligan a ser sincero en un mundo de prejuicios. Muy poca gente acepta el reto de ser uno mismo en una sociedad de prejuicios constantes. Pero si todos empezáramos a ser nosotros mismos, el prejuicio desaparecería. Se podría decir que el prejuicio es el resultado de la falta de criterio propio, de la ausencia de valores; que nos hace (estúpidamente) creer a ciegas en las ideas de los otros y menospreciar las nuestras o las de los que “osan” tener las suyas propias.

Tendencias políticas versus Humanismo

Hace poco estuve en una charla política organizada por un partido de reciente creación (2009), poco conocido y realmente diferente: El Partido de la Libertad Individual (P-LIB, http://www.p-lib.es/). Este artículo contiene mis conclusiones particulares después de dicha reunión.

Antes, a modo de pre-requisito para entender mis conclusiones, para aquellos más anti-políticos, creo que es necesaria una breve introducción sobre las tendencias políticas habituales y sobre la alternativa que este nuevo partido propone. Si se conocen ambas, el lector se puede saltar esta introducción. Si no se conocen, posiblemente, les guste el resumen que he preparado… 🙂

Tendencias políticas tradicionales en España y el liberalismo como alternativa

Actualmente, en España, existen dos corrientes políticas básicas:

  • La “derecha”: Es tradicionalmente “social-conservadora” y “económico-liberal”. Eso, dicho de una forma más simple, significa que la derecha es anti-liberal socialmente y liberal económicamente. Ejemplos:
    • La tendencia social-conservadora implica no defender el matrimonio homosexual, el aborto, la eutanasia, etc.
    • La tendencia económico-liberal implica favorecer al empresario, reducir los impuestos, no controlar los precios, etc.
  • La “izquierda”. Es el polo opuesto en todo lo que derecha propone (de ahí sus denominaciones izquierda-derecha). Los ejemplos son los mismos pero en sentido totalmente opuesto (se defiende el aborto, se presiona al empresario y se apoya al “obrero”, se controlan los precios, se aumentan los impuestos, etc.)

Entre los dos extremos anteriores, existe una opción de “centro” que no tiene un criterio definido en ninguno de esos dos ámbitos (social y económico). En su lugar, los “centristas” van tomando decisiones en función del problema en curso. Parece una opción inteligente pero también cargada de ambigüedad y poco eficiente: Pueden obrar totalmente diferente en situación casi idénticas y, al no tener un rumbo fijo, se consigue baja eficiencia en sus políticas.

Sin embargo, el P-LIB es un grupo político LIBERAL… Es decir, ni es de izquierdas ni es de derechas… No, tampoco es de “centro”… Curioso verdad? En España al menos, cualquier grupo político siempre se ha podido clasificar en alguno de eso tres grupos. Pero los liberales no pertenecen a ninguno de esos tres.

El siguiente gráfico (denominado diagrama de Nolan) muestra el posicionamiento ideológico de todas estas tendencias políticas más una quinta que sería la ausencia de democracia, en el puro totalitarismo (en el gráfico, denominado “estatalismo”). El totalitarismo es conceptualmente la tendencia opuesta al liberalismo (como lo es la izquierda de la derecha):

Gráfico de Nolan

Diagrama de Nolan

Puntualizaciones finales para no confundir el anterior gráfico:

  • Ser liberal no significa estar “entre dos aguas”, como lo “centristas”: Significa exclusivamente lo que se ha expuesto antes: Libertad en TODO, tanto en “lo social” como en “lo económico”.
  • Por otra parte, ser “estatalista” (totalitario) sólo significa apoyar la ausencia total de libertad en la sociedad, independientemente de que la política (impuesta, en este caso) sea más de izquierdas o de derechas. Existe una curiosidad relacionada con el totalitarismo: Mucha gente cree que los dictadores (los cabecillas de un régimen totalitario) son siempre de ideología de derechas, lo que no es cierto ni necesario.

Conclusiones particulares sobre la alternativa política LIBERAL

Para empezar, soy un amante de la libertad. Pero eso no significa que acepte los argumentos liberales sin previo análisis. Veamos.

Tengo dos puntos de discrepancia muy importantes en relación al liberalismo:

  • El liberalismo prioriza la libertad a los Valores Fundamentales, a la ética, a la moral, etc. Es decir, lo importante para un liberal no es lo correcto, sino que cualquiera pueda obrar en libertad mientras esa libertad no interfiera en la libertad de los demás. A priori no suena mal pero luego veremos que eso no es tan bueno como pudiera parecer.
  • La libertad implica responsabilidad. Ese es lado “negativo” de la libertad. Normalmente, todos nos “apuntamos” a la libertad. Sin embargo, pocos somos conscientes que ser libres implica tener criterio y, por lo tanto, tener cierta capacidad intelectual, ética, educación, etc, para definir nuestros criterios, o lo que se podría denominar, “valores personales”. Ya se intuye pues que la libertad no es un concepto tan gratuito…

A continuación desarrollo brevemente estas dos discrepancias indicadas.

Los Valores Fundamentales son prioritarios a la libertad individual

Una persona no es una entidad atómica, es una entidad social y no sólo junto a sus coetáneos, sino con todos sus antepasados, directos o indirectos: Toda la Humanidad, en definitiva.

¿Dónde quiero llegar con esa afirmación, aparentemente tan grandilocuente? Quiero llegar a la idea de que no podemos limitar nuestra identidad a lo que somos únicamente como personas individuales, “aquí y ahora”… Nuestra identidad es, en la MAYOR parte (sin exagerar en absoluto), producto de la sociedad en la que vivimos y de todas las “sociedades pasadas”… Sé que puede resultar exagerada esa afirmación pero baste decir que si nos hubiéramos criado solos, sin nuestros padres siquiera, seríamos poco más que chimpancés “avanzados”. Esto es un hecho, fatídicamente probado…

Y todo ese legado Humanista se transmite a través de las generaciones. Pero para no olvidar ni perder el sentido de los avances Humanistas, es necesario almacenar toda la sabiduría recolectada a lo largo de toda la Civilización Humana. Y esa especial recolecta se almacena en lo que denominamos Valores Fundamentales del Ser Humano, que son objeto de estudio por las ciencias humanísticas: Filosofía, psicología, política, teología, etc.

Por lo tanto, esos Valores esenciales no pueden estar nunca en un segundo plano en nuestras vidas. Ni siquiera por detrás de la mismísima libertad individual ya que esos valores representan parte de nuestro propio “ser individual” que, por falta de intuición o de capacidad “de consciencia”, hemos “olvidado” o no somos capaces de utilizar en algunas de nuestras decisiones fundamentales.

Un ejemplo muy claro y directo del anterior párrafo, es la consideración de la eutanaia por parte de los liberales: Como aparentemente, el suicidio sólo afecta al individuo debe estar permitido y no cuestionado, incluso fomentado, instaurando leyes a favor de la eutanasia y su asistencia… Pero es que ese concepto es “pura filosofía, ética, moral, etc”… El concepto de Vida y el derecho a morir son, cuando menos extremadamente complejos y discutibles. En esos casos, como otros muchos similares, creo que una actitud HUMILDE es la más acertada. Y en este caso, como en otros, la humildad pasa por copiar a la Naturaleza en situaciones similares: En la Naturaleza ningún ser vivo se suicida. Ninguno. Lo único que se le parece es la “desasistencia”. Es decir, no asistir a un moribundo. Pero el suicidio o el asesinato legales, explícitos no están en la Naturaleza. Por lo tanto, y debido a la ambigüedad de los conceptos tratados (vida, muerte, etc) un gobierno debería legislar conforme al derecho “natural” en su acepción más literal del término “natural”: Por muy liberal que un gobierno fuera, jamás debería permitir la eutanasia y, menos aún, su asistencia.

Por lo tanto, una alternativa liberal debería considerar los Valores Fundamentales antes que la propia libertad individual, incluso cuando, en el ejercicio de esa libertad, el individuo no interfiera de una forma evidente con la libertad de su prójimo. El fondo humanista de esta afirmación es que, aunque no sea evidente, si se trasgrede un valor fundamental, SIEMPRE se estará trasgrediendo la libertad de nuestro prójimo, aunque esa percepción sea muy complicada de tener. De hecho, no tiene sentido que se dictamine como valor esencial a algo que no afecta a la totalidad de la Humanidad. Consecuentemente, si se trasgrede ese valor esencial, se trasgrede la libertad individual de toda la Humanidad, aunque sea en un nivel muy bajo. Por lo tanto, también siguiendo la regla fundamental del liberal (libertad hasta la libertad del prójimo , respetar los valores fundamentales supone un “atajo” a sus propias decisiones…

Para seguir con el ejemplo de la eutanasia, la transgresión de las libertades del resto de la población son evidentes para los que nos consideramos Humanistas: Un Ser Humano es mucho más que un cuerpo físico y acabar con su vida es una aberración siempre. Y si es requerida por el propio individuo es síntoma inequívoco de enfermedad psicología / psiquiátrica. Y ante la enfermedad de sus individuos, una sociedad debe ser solidaria y no abandonar a dichos individuos a su destino fatal, que en el caso de la eutanasia es el más decisivo y cruel.

La libertad implica responsabilidad.

Por otra parte, y más genéricamente: La libertad necesita de un alto grado de responsabilidad y otorgar libertad a quien no tiene responsabilidad se convierte en un acto muy temerario tanto para el propio receptor de esa libertad como para el resto de sus congéneres. Una analogía cotidiana y muy cercana es la libertad que merecen nuestros propios hijos: Se la vamos otorgando proporcionalmente a su nivel de responsabilidad. Mientras no la tengan, es necesario “encaminarlos” irremediablemente…

Finalmente, un nivel suficiente de responsabilidad sólo se consigue de forma objetiva mediante un esfuerzo enorme en educación… Por lo tanto, cualquier gobierno que se auto-proclame liberal debería tener un control exhaustivo sobre la educación para que sus principios se pudieran llevar a la práctica en una sociedad culta e inteligente y, por lo tanto, responsable. En cualquier otro escenario, el liberalismo está condenado al fracaso absoluto, ya que convierte la libertad en libertinaje y conduce irremediablemente a la decadencia a esa sociedad.

Alternativas “finales”

Visto lo visto hasta el momento en España (fracaso de las dos tendencias tracionales) y que el liberalismo tampoco parece ser la alternativa más evidente creo que hace falta optar por alguna otra alternativa política que no esté contemplada en ese famoso diagrama de Nolan.

Si lo recordamos, el liberalismo carecía de un respeto a los valores fundamentales, priorizando a ellos la libertad individual. Consecuentemente, a modo de alternativa “primigenia” sólo se me ocurre acudir a una nueva tendencia política basada en el Humanismo. Esta nueva tendencia podría adoptar la ideología liberal pero sin priorizar la libertad del individuo sobre los Valores Fundamentales del Ser Humano en su conjunto.

A efectos prácticos, sólo conozco un partido político en España que pueda representar esta alternativa Humanística: El Partido Familia y Vida (http://www.partidofamiliayvida.es/sitio/index.php). Sólo soy simpatizante de este partido (al igual que el liberal) y no conozco mucho su programa electoral pero creo que, sin dudarlo mucho, me parece la opción más acertada actualmente, dada la extrema gravedad de la situación política en España en la actualidad y el grado de decadencia que está asoliendo la sociedad española actual.

Es necesario volver a instaurar y fortalecer unos sólidos valores esenciales, sobre los que fundamentar la sociedad del futuro… Es la única manera de que el Ser Humano evolucione verdaderamente: Estudiando mejor y más profundamente nuestra propia esencia… Mientras, sólo conseguiremos avanzar técnicamente, pero muy poco más.